Menú Portada
LOS OTROS INTERESES DE FG (IV)
Un millón más de lo aportado en el ejercicio 2009

Francisco González retiró tres millones de su SICAV un mes antes del anuncio de cambio de Tributación

Febrero 9, 2011

La operación, que supuso una reducción del capital en un 31,56%, se orquestó en los meses de julio y agosto

Esta medida le permitirá ahorrarse más de 700.000 euros en pagos de impuestos

En 2011, el presidente del BBVA cobrará un sueldo de 4,97 millones de euros más 3,01 millones en concepto de retribución variable y percibirá una pensión de 79,9 millones 


La pasada semana el presidente del BBVA, Francisco González, presentaba los resultados correspondientes al ejercicio de 2010: un beneficio atribuido de 1.240 millones de euros (+0,2%). Todo un éxito para los tiempos que corren. Pocos días después, toda la prensa –casi sin excepción-, publicaba que el sueldo en 2011 del presidente de esta entidad financiera será de 4,97 millones de euros. La información, lineal en todos los medios, ampliaba que esa cantidad supone un descenso de 6,3% con respecto al salario de FG en el ejercicio anterior. Eso sí, su nómina anual se verá reforzada con los 3,01 millones en concepto de retribución variable por los resultados de 2010. Eso sin contar con la pensión de jubilación que tiene ya asegurada por importe de 79,7 millones de euros.

El 13 de agosto de 2010, BBVA Patrimonios -gestora de la SICAV Orto Inversiones (METER LINK DE LA INFORMACIÓN), propiedad en un 99% por el presidente de la segunda entidad bancaria de España, Francisco González, y su esposa, Carmen Ordóñez Cousillas-, notificó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores que reducía el patrimonio de su sociedad, Orto-Inversiones, en un 31,56%, equivalentes a casi cuatro millones de euros, una operación instrumentada a lo largo de los meses de julio y agosto.

Curiosamente, poco más de un mes más tarde, el Gobierno anunciaba el endurecimiento fiscal en la retirada de capital en este tipo de sociedades, con prácticas como la de Francisco González, de forma que no eludan impuestos.

Estas sociedades, que tributan exclusivamente un 1% en el Impuesto de Sociedades anualmente, tendrían que tributar al 21% como retención en caso de retirada, pero en la práctica, cuando acumulan reservas procedentes de beneficios que han tributado al tipo del 1%, generan retorno a los accionistas mediante la devolución de capital o de prima de emisión. Estos retornos no tributan en el momento que se producen, ya que tales devoluciones simplemente constituyen un ajuste en el valor de adquisición; por tanto, la salida de fondos se puede producir mediante una oleada de reducciones de capital

Inversiones de riesgo

Orto-Inversiones, en la que Francisco González figura como presidente y máximo accionista con un 99,99% de las acciones, ha resistido bien los vaivenes de los mercados en el primer semestre de 2010, consiguiendo no entrar en pérdidas aunque sus ganancias han sido bastante exiguas, del 0,73% en los seis primeros meses. Para ello ha invertido en fondos de rentabilidad absoluta, aquellos que buscan una ganancia utilizando libremente cualquier tipo de instrumento financiero y aunque el mercado baje.

También ha utilizado productos de riesgo de renta fija, en plena tensión de tipos de interés como ha sido los meses previos al verano, y estrategias de renta fija en bonos corporativos. El peor año de esta sociedad fue 2008, cuando cayó un 21,2%. El resto de ejercicios ha logrado rentabilidades de entre un 5% y un 9%.