Menú Portada
Su caso es similar al de su coetáneo, Miguel Ríos o al de la Duquesa de Franco

Francisco González, presidente del BBVA, un hombre obsesionado con la estética, podría haber recurrido a la cirugía para eliminar las bolsas de los ojos

Febrero 6, 2015

También ha mejorado mucho el aspecto de su cutis, que ahora presenta menos manchas de vejez. También ha experimentado un cambio en el aspecto de su cutis. En la entrevista que ofreció a la televisión en Davos no se apreciaban las manchas de vejez que mostraba, por ejemplo, en imágenes de hace tres años

pq_929_gonzalez1.jpg

El BBVA presentó unos resultados del ejercicio económico de 2014 que, si bien mejoran los del año anterior, no han supuesto ninguna sorpresa para los analistas El beneficio alcanzó los 2.618 millones de euros gracias al aumento de los ingresos en la actividad bancaria, la reducción de costes y las menores dotaciones para cubrir insolvencias, principalmente en su negocio en España. Este crecimiento del 25,7% respecto al ejercicio precedente -sin tener en cuenta la dotación extraordinaria al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD)-, está muy en línea con lo presentado por otros Bancos españoles.

Dime los años que aparentas, y te diré lo capacitado que estás para desarrollar un puesto de mando”. Este pensamiento tan vacuo  y fútil se ha convertido en un axioma para los directivos de muchas empresas, que llenan las salas de espera de las consultas de cirugía plástica y dermatología de los especialistas de renombre. Más por vanidad que por necesidad sucumben algunos CEOS a los cantos de sirena del bisturí y las inyecciones de ácido Hialurónico, el láser para quitar las manchas, la cirugía de abdomen para eliminar michelines o las inyecciones de plasma revolucionado.

Una imagen muy renovada

En los cenáculos del mundo de la Banca hablan y no paran del renovado aspecto de FG, Francisco González, presidente del BBVA. Hay un antes y un después en su look. Ya no es el mismo que era. Su aspecto se ha rejuvenecido y los expertos diagnostican sin miedo a equivocarse que ha recurrido a la misma técnica empleada por George Clooney cuando cumplió 45 años, una blefaroplastia inferior; es decir, una operación estética que rejuvenece los párpados mediante la remodelación de los tejidos perioculares -en su caso las bolsas de los ojos-, que antes tenía mucho más marcadas.

Pero también ha experimentado un cambio en el aspecto de su cutis. Ahora, Francisco González  presenta un aspecto mucho más uniforme. En la entrevista que ofreció a la televisión en Davos no se apreciaban las manchas de vejez que mostraba, por ejemplo, en imágenes de hace tres años. Sólo los tratamientos con los mejores dermatólogos o una buena capa de maquillaje o BB Cream, hidratante con color, pueden obrar semejante prodigio. Lo cierto es que FG se cuida y mucho y exige a los que trabajan con él que lo hagan. Una persona que fue de su confianza aún recuerda como el presidente del BBVA le recomendó /sugirió/ indicó que adelgazara, ya que debía ofrecer una buena imagen en el puesto que ocupaba. 

Francisco González, que cumplió 70 años el pasado 19 de octubre, es un hombre tan preocupado por la imagen como otro de sus coetáneos, el cantante Miguel Ríos, nacido el 7 de junio de 1944, el mismo año en el que vino al mundo el banquero de Chantada. El artista de “Los hijos del rock and roll”, con permiso de la duquesa de Franco -es una de las personalidades mejor operadas de España-, aunque lo suyo no serían, siempre en opinión de expertos, las blefaroplastias, sino los liftings. Tampoco aparenta los años que tiene Ramoncín, quien, a los cincuenta y nueve, con la nariz afilada y el rostro terso como el culito de un bebé, está más joven que cuando cantaba “Marica de Terciopelo” o “Cómete una paraguaya”. Vistos los resultados, FG debería haber seguido su ejemplo mucho antes.