Menú Portada
Aclara la polémica

Fran Álvarez: “Belén no me ha echado de casa”

Octubre 4, 2010

Horas después de la truculenta interviú, Fran abandonaba el domicilio familiar de Paracuellos del Jarama sin rumbo fijo. Cargado con tres maletas, con gesto impávido y algo molesto con la presencia de los medios, el camarero ponía tierra de por medio: ” Belén no me ha echado de casa. Quien diga eso está mintiendo, yo me he ido fuera de Madrid con unos amigos porque creo que era lo mejor, pero no me ha puesto las maletas en la puerta”. Es, sin duda alguna, lo que más le sorprende. La desconfianza de su mujer le ha hecho recapacitar: “Habrá que ver que nos depara el futuro”.

pq_922_franalvarezpe.jpg

El marido de Belén Esteban está que trina. No aguanta más la presión. Está cansado, aturdido, descangallado y ciertamente asombrado. Jamás pudo imaginar que la que fuera una de sus mejores amigas saliera en televisión para narrar una historia de amor y pasión que jamás fue escrita. Fran Álvarez no entiende el motivo por el que le han traicionado. Ni siquiera los casi treinta mil euros que Arancha Contreras se embolsó por una entrevista en el programa que conduce Jaime Cantizano, son suficientes para entender una estocada similar. Que Arancha asegurara públicamente que durante tres meses mantuvo un acalorado romance con él, le ha trastocado: “Horas antes de la boda me llamó y me dijo que si se lo pedía, él no se casaba”, explicó la morena ante una audiencia millonaria. Sus palabras, rebatidas por algunos de los colaboradores del espacio, consiguieron su objetivo: provocar una crisis en el matrimonio Esteban-Álvarez. Y de qué manera.
No entiende la desconfianza de Belén
Horas después de la truculenta interviú, Fran abandonaba el domicilio familiar de Paracuellos del Jarama sin rumbo fijo. Cargado con tres maletas, con gesto impávido y algo molesto con la presencia de los medios, el camarero ponía tierra de por medio: “ Belén no me ha echado de casa. Quien diga eso está mintiendo, yo me he ido fuera de Madrid con unos amigos porque creo que era lo mejor, pero no me ha puesto las maletas en la puerta”. Es, sin duda alguna, lo que más le sorprende. La desconfianza de su mujer le ha hecho recapacitar: “Habrá que ver que nos depara el futuro”. Parece convincente, aunque se entiende el resquemor de Belén, quien ya tuvo que lidiar contra los rumores de infidelidad hace algunos meses. Por aquel entonces ella parecía mucho más nerviosa y alterada. Ahora está más fuerte, menos enrabietada, quizás porque la coz no ha sido inesperada. La ruptura anterior le dejó escaldada. Belén siempre creyó que entre ellos había otra mujer. Prefirió borrar y olvidar.
Harto de luchar
Lo que no se puede negar es que Fran muere a chorros de amor por su mujer. Aunque no sabe cuál será el final de este capítulo, el camarero quiere dejar absolutamente claro que en su matrimonio con Belén no ha habido terceras personas: “Siempre he sido fiel a Belén. En todo momento la he respetado y jamás, nunca, he mantenido relaciones sexuales fuera de nuestro matrimonio. Todo lo demás son auténticas mentiras que lo único que pretenden es hundir nuestra relación. No sé si al final interpondré demanda para proteger mi honor e intimidad”, me dijo tremendamente calmado al otro lado del teléfono. Fran es un hombre de carácter afable y distendido. No le gustan las polémicas, pero tampoco quiere dejar caer la lluvia a sus espaldas. Son demasiados los dardos envenenados que contertulianos y periodistas le lanzan directos al corazón. Habrá que esperar, pero pintan negras para una de las parejas del colorín con mayores altibajos. Suerte.