Menú Portada
Media parrilla se encuentra en un atolladero económico y de muy mala solución a corto plazo en un negocio que hay que mantenerlo vivo y puede que hayan encontrado un filón

Fórmula 1 femenina, ¿propuesta real o cortina de humo de Ecclestone, un zorro de los negocios?

Abril 15, 2015

Las mujeres avanzan cada día más en un deporte netamente masculino aunque no acaba de llegar una representante que deje a todos callados. La supuesta iniciativa ha tenido relativamente poco efecto y muchos creen que no se trata más que de una cortina de humo para ocultar el marasmo en la mayor competición automovilística
De momento, sólo Carmen Jordá y Alice Powell se han mostrado receptivas ante esta hipotética nueva categoría, pero dejan a las claras que hay una diferencia física con sus compañeros masculinos y que por ello, tiene todo esto mucho sentido
La fisonomía de los actuales monoplazas están diseñados por hombres, para que los prueben hombres y acaben siendo hombres los que los hagan correr


Bernie Ecclestone, el mandamás de la Fórmula 1, anda preocupado. Tras una década prodigiosa en el plano empresarial con un crecimiento sostenido de dos dígitos, negros nubarrones se ciernen sobre cada circuito aunque nadie espere lluvia, sino más bien una tormenta de problemas, desacuerdos y posibles abandonos.

Media parrilla se encuentra en un atolladero económico y de muy mala solución a corto plazo. La llegada de los nuevos propulsores híbridos ha multiplicado los costes de los equipos, la crisis publicitaria hace que muchos coches apenas dejen ver adhesivos sobre sus carrocerías, algunos tienen que vender a bajo precio su espacio publicitario, muchas se ven sometidas a no elegir a pilotos de brillante trayectoria sino a los que traen una generosa bolsa patrocinadora e incluso a alguno, como Sauber, se le ha añadido un problema extra: por violación de contrato, ha tenido que soltar a su ex piloto Giedo van der Garde la friolera de 15 millones de euros tras llegar a un acuerdo al acabar un juicio incriminatorio. El piloto tenía contrato para correr este año, pero los gestores del equipo suizo abrieron la puerta a otros pilotos que traían dinero fresco. Esa cantidad ronda el 20% de su presupuesto anual.

Amenazas de abandonar el patrocinio

En el plano deportivo, Ferrari ha avanzado una enormidad pero no parece que sean capaces de superar a los Mercedes de Lewis Hamilton y Nico Rosberg en todas las carreras y por ello siguen siendo los claros favoritos. La actual reglamentación impide modificar de manera ilimitada los motores y los principales clientes de Renault, Red Bull, sufren sin remedio las deficiencias de unos motores inferiores, débiles en el plano de la potencia y la fiabilidad y que no pueden crecer. Es por ello y, por el escaso espacio de maniobra de los tetracampeones del mundo desbancados por Mercedes, que afirman por boca de Dietrich Mateschitz (propietario de la marca de bebidas energéticas que paga todo), que o tienen un equipo y un motor competitivos o se marcharán, amenaza paralela a la que ha lanzado el motorista Renault si no les permiten igualarse mecánicamente al resto.

Red Bull no parece proclive a querer desarrollar sus propios motores pero ni Mercedes ni Ferrari parecen inclinados a dar sus mejores armas a alguien que podría ponerles en aprietos. Red Bull queda a merced de los avances del motorista galo o que en el medio plazo, Honda sea capaz de hacer funcionar los suyos.

Ecclestone, un zorro de los negocios

Lo único bueno que le ha pasado a la F1 en este inicio de temporada 2015 ha sido la inesperada victoria de Sebastian Vettel en Malasia. De no ser por eso tendríamos una competición descompensada, equipos arruinados, audiencias que bajan en picado, un nuevo/viejo participante como McLaren-Honda que se plantea como meta el acabar carreras y, para colmo de males para los seguidores españoles, el inicio de temporada que ha protagonizado muy a su pesar Fernando Alonso.

Ecclestone es un zorro de los negocios, y aunque se culpa a si mismo por el injusto reparto del dinero estipulado así en contratos a largo plazo, carga duramente contra los responsables de Mercedes por no ceder ante el posible cambio de reglas que lo igualen todo, ha echado un hueso a la prensa para lo que muchos creen es una distracción mediática: una categoría exclusivamente para mujeres. Es muy conocida su costumbre de soltar un chiste a continuación de dar una noticia de calado en sus reuniones para quitar hierro a lo anterior y es por esto que algunos observadores piensan que no es más que una treta. 

Diferencia de criterio entre ellas

Las mujeres avanzan cada día más en un deporte netamente masculino aunque no acaba de llegar una representante que deje a todos callados. La propuesta ha tenido relativamente poco efecto y muchos creen que no se trata más que de una cortina de humo para ocultar el marasmo en la actual Fórmula 1. De momento, sólo Carmen Jordá y Alice Powell se han mostrado receptivas ante esta hipotética nueva categoría, pero dejan a las claras que hay una diferencia física con sus compañeros masculinos y que por ello, tiene todo esto mucho sentido. Al resto de las mujeres piloto a las que se les ha preguntado se han mostrado frías o incluso contrarias: Tatiana Calderón, Pippa Mann o Simona de Silvestro defienden su capacidad de rodar junto a hombres. A priori preferirían luchar en igualdad de condiciones en las actuales competiciones a estar invirtiendo su tiempo y dinero en una categoría de incierto futuro.

Mucho se habla del nivel deportivo de todas ellas -unas mejor que otras-, o de la comparación de su biología con la de los hombres, con distinta musculatura, capacidad pulmonar o que su organismo libera otra serie de hormonas como la adrenalina, la capacidad de manejar el riesgo, la tensión, o, porque no, el miedo. Esto no es ni mejor, ni peor, sino que conlleva unas reacciones diferentes y con ello unos resultados distintos.

Un filón para poder mantener un negocio millonario vivo

Pocos hablan de que la fisonomía de los actuales monoplazas están diseñados por hombres, para que los prueben hombres y acaben siendo hombres los que los hagan correr. Los elementos de ergonomía aplicados a una biomecánica diferente deberían ser tomados en cuenta, tales como radio de giro o presión del volante, espacio en el cockpit, alturas, asiento, elementos de seguridad, etc. Esto que parece una tontería hizo sufrir a una de las chicas citadas anteriormente. En su equipo de monoplazas se dieron cuenta de que frenaba mal, con poca fuerza. La piloto se entrenó de manera voluntariosa y reforzó sus piernas en sobremanera pero ni por esas era capaz de frenar en la medida de lo necesario. Un mecánico se dio cuenta del problema. Los pies de las mujeres rondan la talla 37 mientras que raro es el hombre que calza menos de la 41; sus pies son más grandes. El eje sobre el que pivota el pedal del freno estaba muy alto y por lo tanto, la chica se esforzaba en pisar con fuerza algo que nunca cedería y que apenas tenía efecto sobre la capacidad de deceleración del vehículo.

En el plano práctico, sí que hay un ángulo interesante en todo esto: la carrera deportiva de la mayoría de ellas tiende a estancarse al llegar a los estadios más altos del escalafón. Siempre será mejor para un patrocinador decir que su piloto ha ganado algo, aunque no sea exactamente la élite del automovilismo, que tener que decir “no hay sitio para ella y sólo hace test, asoma en actos públicos o se pasea por los circuitos”. A fin de cuentas, esto es un negocio, hay que mantenerlo vivo y puede que hayan encontrado un filón.

José M. Zapico
@VirutasF1