Menú Portada
Quiere garantizar su viabilidad

Fomento deja abierta la puerta a una futura privatización parcial de Renfe

Junio 27, 2012
pq_923_rafael_catala.jpg

El secretario de Estado de Infraestructuras, Rafael Catalá, ha dejado abierta la puerta a una eventual y futura privatización parcial de Renfe, al asegurar que Fomento tiene el objetivo de “garantizar la viabilidad y poner en valor” la operadora y que “después, ya se verá si tiene sentido incorporar socios que aporten conocimiento”.

El ´número dos´ de Fomento descartó una privatización a corto plazo de la sociedad ferroviaria pública al asegurar que “actualmente no tiene ningún valor”.

Cuando me preguntan sobre ello siempre digo que quién va a querer comprar algo que recibe una subvención para explotación del servicio de 500 millones y tiene una deuda de 5.000 millones de euros”, indicó Catalá. “En estos términos, no tiene ningún valor“, añadió.

Durante una comparecencia en el Senado, el secretario de Estado explicó que en la actualidad el objetivo de Fomento respecto a Renfe pasa por garantizar sus sostenibilidad para poner en valor la compañía.

Para ello, según indicó, la operadora ferroviaria está elaborando un plan estratégico y está fomentando su política de comercialización de billetes de tren.

“El objetivo es garantizar la viabilidad de la operadora, fortalecerla y ponerla en valor. Y después, ya veremos si tiene sentido incorporar socios que aporten conocimiento. Serán pasos sucesivos que iremos viendo”, añadió el ´número dos´ de Fomento.

AENA

En términos similares se pronunció Catalá al ser cuestionado sobre una eventual privatización de Aena. Así, reiteró que el operador aeroportuario está inmerso en un “ambicioso plan” para “poner en valor” la red de aeropuertos española, para “sanear sus cuentas y que tenga valor para cuando llegue el momento de revisar el modelo de gestión de la red”.

En este sentido, el secretario de Estado indicó que, en la actualidad, una hipotética privatización de Aena se realizaría a “valor negativo”, dado que, según recordó, hoy día la red de aeropuertos públicos tiene un valor inferior a la deuda de 14.000 millones de euros que soporta.