Menú Portada
Su idea inicial era presentarlo para las próximas elecciones locales

¿Fomenta Mario Conde un nuevo partido político junto al presidente de Ausbanc, Luis Pineda, y el sindicato Manos Limpias?

Febrero 15, 2015

Las reuniones con sus personas de confianza las ha llevado Cristina Seguí, la ex de VOX y colaboradora de Alex Vidal Cuadras, un hombre también ligado al grupo mediático Intereconomía. No obstante, la aventura política del ex presidente de Banesto ha sido en los últimos años un fiasco
Su función sería actuar como portavoz de “esos empresarios que no quieren dar la cara públicamente”. Estos formarían parte del consejo político del partido. Las bases de su ideario serían la libertad individual y la económica. Todo con el fin de atacar frontalmente la corrupción desde la derecha


Varias han sido las reuniones llevadas estas semanas pasadas en la capital de España y en Valencia entre personas próximas al presidente de Ausbanc, Luis Pineda Salido, al sindicato Manos Limpias, que preside el incombustible Miguel Bernard, y al ex banquero Mario Conde, ahora más ligado que antes al Grupo mediático Intereconomía. Todo con el fin de apoyar un nuevo partido político de derechas liberal que en un principio se pensó denominar Queremos, pero que al final parece que se llamará Gobiérnate, para hacer competencia desde la derecha al partido populista de izquierdas Podemos.

La persona que ha servido de enlace para intentar este acercamiento a todos ellos ha sido Cristina Seguí, la ex presidenta de Vox Valencia y colaboradora del ex eurodiputado popular Alex Vidal Cuadras, un hombre también muy unido al Grupo Intereconomía y que fue uno de los principales fundadores del partido derechista VOX. Cristina Seguí, una chica nacida en Valencia en 1978, que ha hecho carrera política desde los platós de televisión dada su imagen, llegó a figurar como número cinco en las elecciones al Parlamento Europeo dentro de la lista de esta formación.

La aventura política de Mario Conde, un fiasco continuo

No obstante, la aventura política de Mario Conde ha sido en los últimos años un fiasco. En 2012 fundó un partido denominado “Sociedad Civil y Democracia”, que presentó en sociedad el 6 de octubre de ese mismo año el Palacio de Congresos y Exposiciones de Madrid ante 3.000 fieles seguidores que vitorearon sin complejo alguno al ex banquero. Sin embargo, su descalabro en las últimas elecciones a la Xunta de Galicia, donde se presentó como candidato por Pontevedra, fue mayúsculo. Su partido Sociedad Civil y Democracia no logró alcanzar ni siquiera a los 16.000 fieles acólitos en toda Galicia: lo que supuso el 1,1% de los votos registrados en las cuatro provincias de la comunidad de Galicia.

Mario Conde sumó en Pontevedra, donde figura como cabeza de partido, el 1,96% de los votos (9.566 seguidores), y dentro de esta demarcación en Vigo sumó 3.730 votos, una cifra ridícula en comparación con otras fuerzas políticas. En Coruña sólo llegó a los 2,793 votos y en Lugo sumó su cifra fue más ridícula: 622 votos; Y hasta en Orense, donde reside y tiene su pazo, sumó escasos 2.800 votos; es decir, supuso otro fracaso político y electoral de Mario Conde, tras su sonoro traspiés con la formación de centro CDS en las elecciones generales de 2000. 

“Un partido de empresarios”

Ahora parece que el ex banquero quiere volver al candelero político, aunque esta vez desde la sombra. No quiere aparecer. Han sido personas próximas a él quien han estado presentes en las gestiones con el presidente de Ausbanc, Luis Pineda, y con el sindicato Manos Limpias, entre otros. En cambio, la que si gusta de aparecer en primera línea es Cristina Seguí, una persona que se dejado ver estas semanas por todos los cenáculos políticos de Madrid buscando apoyos de la “sociedad civil”. Seguí ya intentó en su día estar al lado de Ciudadanos pero no lo logró y ahora intenta fundar un nuevo partido político.

Desde que dejara hace unos meses la presidencia de Vox en Valencia ha ido dibujando diferentes alternativas para concurrir a las próximas elecciones municipales de mayo. Y en esa búsqueda quiere el apoyo de Mario Conde, de Luis Pineda y del sindicato Manos Limpias, entre otros. Cristina Seguí, considerada como una de las chicas con imagen televisiva de la derecha española, quiere contar, según ella misma ha declarado a personas próximas, “con importantes empresarios con el fin de lanzar el nuevo partido a finales de febrero”.

El nuevo partido, según ella reveló incluso al diario ABC, estaría formado por “profesionales en sus respectivos ámbitos, y no por políticos, para poder presentar un proyecto de forma libre y auténtica”. La función de Seguí sería actuar como portavoz de “esos empresarios que no quieren dar la cara públicamente”. Estos formarían parte del consejo político del partido. Las bases de su ideario serían la libertad individual y la económica. Todo con el fin de atacar frontalmente la corrupción desde la derecha, y hacer competencia a Podemos desde la izquierda. “Actuamos con absoluta independencia al tratarse de personas de la sociedad civil, y la conservaremos para hacer política sin prebendas ni pactos tácitos con otros partidos”, llegó a señalar esta mujer de 35 años, que se define como liberal en lo económico y conservadora en lo moral.

Tras abandonar Vox a finales del pasado año, Cristina Seguí comenzó su rueda de reuniones con personas muy próximas a Mario Conde, dada su cercanía al Grupo Intereconomía donde ella ha actuado a menudo, a Ausbanc  donde pretende que Luis Pineda auspicie con sus relaciones bancarias este proyecto, y al sindicato Manos Limpias en busca de unir fuerzas contra la corrupción. Todo con el objetivo de conformar un gran triunvirato de apoyo dinerario y mediático, donde ella sería, según sus declaraciones, “la portavoz de todos ellos”.

Juan Luis Galiacho
@jlgaliacho