Menú Portada
El próximo lunes, el presidente de ACS afronta un juicio por presunto fraude en las cuentas anuales de su empresa

Florentino Pérez ultima los detalles para una posible salida del Real Madrid en un mes clave para el futuro de las dos entidades que preside

Marzo 1, 2013

El máximo mandatario de la casa blanca habría comenzado a preparar una entrevista que haga balance de sus años como presidente del Real Madrid con vistas al final de este curso

La demanda judicial acusa a la constructora del presidente del Real Madrid de falsear sus cifras en 2011 para generar unos "beneficios ficticios” de 766 millones de euros cuando el balance real del grupo debería haber arrojado pérdidas por valor de 1.495 millones

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
font-size:11.0pt;”Calibri”,”sans-serif”;}


Florentino Pérez se enfrenta al que podría ser su mes horribilis en la casa blanca. Acontecimientos deportivos de primera enjundia –con la Champions en juego- y un juicio por presunto fraude que sentará al presidente de ACS y del Real Madrid en el banquillo de los acusados el próximo lunes 4 de marzo, se presentan como auténticos match ball que pondrán a Florentino en el brete de su adiós definitivo al despacho oval del Bernabéu. Y es que como extraconfidencial.com ha podido saber, el máximo mandatario del club madrileño podría haberse puesto en contacto con un afamado periodista para concertar una entrevista de peso, realizando una retrospectiva de los logros y éxitos cosechados por el Real Madrid en sus dos etapas como presidente. Una entrevista que podría ser el preludio a su éxodo del palco del Bernabéu. Una audiencia similar a la que Don Santiago concedió en la hora de su marcha. ¿Medita Florentino Pérez su salida del Real Madrid?

Nadie apostaba por un curso fácil para Florentino, máxime tras la desaparición de su compañera y confidente María Ángeles Sandoval -alias Pitina-, una primera dama de blanco corazón volcada incondicionalmente con su marido. Tras tamaño golpe en el terreno personal, las cosas no han acabado de ir bien para el noveno hombre más rico de España. El punto de mayor aflicción para Florentino sea quizás el que se avecina ahora dentro del ámbito profesional.

Su emporio contra las cuerdas

Las cuentas de ACS correspondientes al ejercicio de 2011 se encuentran en tela de juicio, tras la demanda interpuesta por un accionista minoritario de la constructora que considera, según varias informaciones publicadas por Voz Pópuli, “numerosas infracciones en la normativa jurídico contable” en los números de la empresa. En otros términos, la reclamación –admitida a trámite por un juzgado de Madrid- acusa a ACS de falsear sus cifras para generar unos “beneficios ficticios” de 766 millones de euros cuando el balance real del grupo debería haber arrojado pérdidas por valor de 1.495 millones. El trampantojo de Florentino, según el demandante, deviene de un balance en el que se recogen las pérdidas derivadas del deterioro de la inversión en Iberdrola –de la que a finales de 2011 tenía el 18%-, pero “no la registra en la cuenta de resultados consolidada”. De hecho la deficitaria inversión en Iberdrola ha suscitado minusvalías de 1.233 millones de euros en ACS lo que llevó a Florentino, en su día, a retractarse y declarar inviable la espléndida política de dividendos que ejecutaba para sus accionistas minoritarios: “es seguro, que, con estos resultados, el dividendo a cuenta no se puede dar”.

La CNMV también está metida en el ajo. Florentino Pérez respondió a esta acusación asegurando que la Comisión “nunca ha exigido la reformulación de sus cuentas anuales”. Sin embargo el demandante ha presentado una queja ante el regulador exigiendo la revisión de cuentas de 2011 de la empresa ya que a su juicio, “ACS pretende justificar sus infracciones jurídico contables amparándose en la conformidad de la CNMV”. Con todo, la deuda total financiera de ACS podría rondar los 14.000 millones de euros y la gestión administrativa de su presidente flaquea como nunca antes lo había hecho. Ahora son muchas las voces las que castigan a Florentino apuntando hacia un total albedrío en el manejo de sus dígitos, tanto los de ACS como los del Real Madrid, dónde carece de control alguno. No sería la primera vez que se le sacan los colores a un presidente de fútbol por una misérrima gestión. Hace años Vicenç Pla, socio del FC Barcelona, denunciaba a Joan Laporta y siete de sus directivos por no avalar el presupuesto de la temporada 2006-2007. Ahora, el demandante insta a la actual junta directiva del club a pedir la ejecución de la sentencia del Tribunal Supremo que exige a los exdirectivos avalar 23 millones de euros.

Via crucis en lo deportivo

Sin embargo este no es el único frente abierto en el horizonte que otea Florentino. En lo deportivo, el equipo de fútbol del Real Madrid afronta dos semanas clave en la que se decidirá el sino de su temporada. Con ello se evaluarán con lupa los tres ejercicios de la nueva etapa de su presidente al frente de Chamartín. Tanto equipo como dirigente parece que han respirado una bocanada de aire fresco con la victoria sobre el Barcelona el pasado martes, que ha significado además la posibilidad de ganar otro título disputando la final de la Copa de S.M. El Rey. Una victoria balsámica ante el máximo rival que ha mitigado momentáneamente el rumbo errático que el Real Madrid evidenciaba en la competición doméstica. Magnolias por ahora para Florentino, pero este pulso no ha hecho nada más que empezar. Ganar al Barcelona puede saber a título, pero la final será en mayo y ante un duro escollo como otro eterno rival, el Atlético de Madrid. Mañana sábado se viene otro clásico, con la Liga prácticamente en el cajón del olvido –a una diferencia mayúscula con el líder- pero con mucho prestigio en juego sobre el césped y otra alegría que brindar a una afición tan famélica como exigente.

Reputación a la que los jugadores tendrán que sumar pundonor, coraje y mucho fútbol tres días más tarde ante el Manchester United en lo que supondrá la tercera reválida madridista. En Old Trafford, el Teatro de los sueños, el Madrid se enfrentará a su pasado y a sus miedos. Un campo icónico en el que necesita marcar y conseguir un buen resultado para levantar el 1-1 cosechado en el partido de ida. La primera estación para comenzar la escalada hacia la Décima Copa de Europa por la que ya se contabilizan once años de suspiros. Los jugadores pugnarán sobre el terreno de juego para salvar la temporada y quién sabe si para prorrogar el mandato de Florentino, que se lo juega todo a tres cartas a partir de ya.

En este batiburrillo de pleitos, descapitalización de ACS y partidos clave dónde el futuro de un club se decide, Florentino Pérez celebrará su sexagésimosexto cumpleaños. Será el próximo 8 de marzo. Quién sabe si tal día soplará las velas sujetando el cetro de una empresa libre de pérdidas y de procesos fiscales mientras maneja los hilos de un club vigoroso que continúa su ascenso hacia la Décima, o bien lo hará de modo más comedido mientras empaqueta los enseres personales que adornan su despacho del Bernabéu. Alea jacta est.