Menú Portada

El Real Madrid es una caja de bombas: Florentino Pérez quiso echar a Zidane el 5 de agosto de 2015, mientras Ronaldo continúa con sus viajes a Marruecos y Sergio Ramos se pierde en Camas

Febrero 26, 2016
Florentino Zidane

Que el vestuario del Real Madrid es una caja de bombas no lo duda ya nadie que sea conocedor del mundo del balompié español. Que las injerencias en el terreno deportivo del presidente del club blanco, el constructor Florentino Pérez, son constantes y todos los días, es un secreto a voces. Que Cristiano Ronaldo -a pesar de la advertencia negativa y explicita de su “amigo”  Florentino-, sigue haciendo sus viajes a Marruecos tampoco, un país donde las autoridades han dado orden a sus oficiales de avisar al presidente blanco en caso de que el avión de CR7 aterrice en su capital Rabat o en Marrakech. O que Sergio Ramos domina el vestuario a su antojo, donde todos los días se jacta de un prepotente chuleo y de un comportamiento de mal meter contra quien osa a enfrentarse a él, es vox populi entre los futbolistas del club merengue.

Que existe una gran división entre los jugadores estrellas afines a Zinedine Zidane y a los venidos de la base que siguen apoyando a Rafael Benítez, por su injusto modo de salir del Real Madrid, también. Que ningún compañero cree en Isco, un jugador de gran calidad técnica pero con grandes dobleces como persona dentro del vestuario, donde se le considera por algunos como un traidor, es obvio. Que Gareth Frank Bale va por libre, y que pasa de todos, ya que es la única y gran apuesta de su presidente Florentino Pérez, lo saben hasta las secretarias del club merengue. Y que el recién aterrizado James Rodríguez pierde muchas veces la cabeza en la noche de Madrid, donde se le ha visto hacer de todo, lo sabe hasta su mujer que tuvo que venir a su auxilio desde Colombia. Al igual que su amigo el canario Jese Rodríguez que pasa las noches junto a sus colegas de su ex conjunto de música Big Flow y con el DJ y productor de Cabo Verde, Nuno N.BiN, lo saben los porteros de la Ciudad Deportiva del Real Madrid que lo ven llegar tarde y a veces con dolor de cabeza y en malas condiciones a los entrenamientos.

“Cárgatelo ya”

Esta es la realidad del vestuario del Real Madrid. Pero lo más significantes es que el pasado verano Florentino Pérez, el “presi”, intentó echar a su ahora salvador deportivo, el entrenador Zinedine Zidane. Así ocurrió el día 5 de agosto de 2015 cuando en las Oficinas del Club blanco citó a su mano derecha desde hace muchos años, su eterno hombre de confianza en el terreno deportivo, el director general del Real Madrid, José Ángel Sánchez. Con su impecable traje de señor serio y formal, que nunca ha dejado de encargar a la sastrería de Cristóbal, un aspecto con el que cautivó a su querida y ya fallecida mujer Pitina, “Floro”, como le conocen los amigos, citó a su director general: “José Ángel quiero que eches ya mismo a Zidane por su fútbol rudimentario con nuestro segundo equipo y por su mala relación con los estamentos del Club”, le dijo.  Sánchez, un hombre curtido en mil batallas, no se rindió ante su jefe y le dijo. “Mira, presidente, yo no me atrevo a echar a Zidane”. Florentino calló.

Pero tanto Sánchez como Florentino contaron lo sucedido a los estamentos deportivos del Club, cada uno con su particular versión de lo sucedido. Sin embargo, la figura de Zidane quedó desde entonces muy en entredicho en el terreno deportivo, máxime con los malos resultados que iba obteniendo con el segundo equipo del Real Madrid en la Segunda B, donde ni siquiera iba de líder con el gran equipo que tenía según los técnicos de la casa blanca. De hecho el filial blanco con Ramis en el banquillo acaba de concatenar su quinta victoria consecutiva tras ganar al Real Unión de Irún, una racha que no logró Zidane.

La llegada de Benítez

Así fue la entrada de Rafael Benítez en el Real Madrid, con un equipo completamente dividido y con grandes guerras internas. La primera de ellas ideada por Florentino Pérez quien le hace saber a Benítez que quiere que se acabe de una vez con la era Cristiano Ronaldo y que pase a ser la era de Gareth Bale. “Debe ser nuestra estrella, debe ser nuestro icono”, le dijo al cuerpo técnico del Real Madrid. Desde ese día las relaciones entre Cristiano y su presidente fueron muy crispantes, llegando al “enfrentamiento” verbal que se produjo a la entrada de los vestuarios del Estadio Santiago Bernabéu.

Otro de los temas que preocupan y preocupaban a Florentino Pérez era Sergio Ramos, un jugador que intenta dominar el vestuario blanco a su antojo y que hizo pellas con Ronaldo para formar un frente común contra cualquier decisión de Benítez. Los dos se escapaban a menudo del vestuario. CR7 a Marruecos  y Ramos a Sevilla, escapadas de las que hablaremos con más detalle en un próximo reportaje en primicia de Extraconfidencial.com.

Los viajes de Ronaldo

Las ausencias de Cristiano Ronaldo a Marruecos, descubiertos en exclusiva por Extraconfidencial.com, y rebotados por toda la prensa internacional a pesar de habérselas apropiado algún que otro medio nacional en contra de la ética periodista y de nuestro código deontológico, llegaron a preocupar muy seriamente en la entidad merengue y, sobre todo, a su presidente Florentino Pérez, que llegó a hablar con las autoridades marroquíes, como conoce de primera mano este periódico, para que le informaran de si el avión privado de CR7 aterrizaba o no en Rabat para ver a su amigo el boxeador Badr Hari con el que suele compartir muchos de sus ratos libres.

fiesta-cristiano
Una de las fiestas de Cristiano Ronaldo

En el entorno del vestuario del Real Madrid existía y existe gran preocupación por el rendimiento y por los continuos viajes que el jugador del equipo blanco, el delantero internacional portugués Cristiano Ronaldo, realiza a bordo de su recién adquirido jet privado, un Gulfstream G200. El avión está disponible en la Base Aérea de Torrejón de Ardoz, relativamente cerca de la Ciudad Deportiva de Valdebebas, para que cualquier día de la semana, tras los entrenamientos, pueda ser utilizado. El astro portugués solía utilizarlo con asiduidad -hasta que este periódico desveló la noticia-, de lunes a jueves sobre las 15 horas para regresar a Madrid la misma noche para llegar al día siguiente puntual a los entrenamientos reglamentarios. Un jugador CR7 que en los entrenamientos hay que explicarle hasta tres veces los ejercicios, bien porque no está atento o bien por que se dispersa y no los entiende. Según fuentes directas del club blanco, “un jugador que es un tipo muy divo, pero sencillo de mente y de una gran calidad como jugador, una calidad suprema”. Uno de sus fieles escuderos es el jugador brasileño Marcelo Vieira, que le sigue cual fiel Sancho Panza, siempre riéndose y bromeando en los entrenamientos y fuera de ellos.

Crispación en le vestuario blanco: el peligro de Isco

Unos entrenamientos donde la crispación era total, y donde sobresalía por encima de todos el carácter discrepante de Francisco Román Alarcón Suárez, conocido deportivamente por su apodo de Isco, un futbolista de gran calidad técnica pero de informes negativos como persona que también obran en poder del seleccionador nacional Vicente del Bosque y del presidente de Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar. Informes que hablan sobre su comportamiento y lealtad como compañero que le ha ocasionado serios disgustos en el vestuario blanco y nacional. Tanto que Florentino Pérez tiene en su poder un informe sobre él de cuando le “cazan” riéndose al marcar el Rayo Vallecano el primer gol en el Bernabeu en el último partido de Liga y empatar el partido 1 a 1. Es entonces cuando el cuerpo técnico encabezado por Benítez decide defenestrarlo de manera definitiva, por eso y por individualista y mal compañero.

isco1
Isco el día del partido del Rayo Vallecano

Pero los problemas del vestuario del Real Madrid no acaban con Isco. Hay que añadir el comportamiento de recién aterrizado en España, el colombiano James Rodríguez, un chico con grandes carencias educativas, que aprovechaba cuando su familia estaba fuera de España para pasarse varias semanas degustando la noche de Madrid, donde se le vio en todos los lugares. Tanto que llego a perder su forma física e incorporarse al principio de la temporada con casi siete kilos de más, según datos que obran en poder de Extraconfidencial.com. Pero la gran virtud de James es que sigue a pies juntillas lo que dice Cristiano Ronaldo. Es la voz de su amo, de lo que digan los jugadores brasileños y portugueses del Real Madrid.

Bale, por libre

El único que va por libre es Gareth Bale, tanto que sigue hablando en inglés y “pasa” del español.  Está completamente solo. Pero tiene el apoyo infranqueable de Florentino Pérez, más a sabiendas que es su icono tras intentar cargarse a Cristiano Ronaldo y Sergio Ramos, los problemáticos del vestuario, según comentó Pérez a miembros del cuerpo técnico. Un equipo de asesores que se quedó solo en esa batalla encomendada de renovar el vestuario, encomendada en su inicio por Florentino contra estos jugadores.

Un cuerpo técnico que vio como esos jugadores se rebelaron contra su jefe, Rafael Benítez, y pusieron el vestuario en su contra. Tanto que a pesar de haber ganado al Rayo Vallecano por 10 goles a 2, al finalizar dicho partido ya pidieron a su presidente que se cargase al entrenador. Una situación muy difícil para “Tito Floren”, como le llaman en el vestuario los jugadores, sobre todo con ese marcador. Por lo que aguantó otra jornada más.

Fue en el partido de Valencia cuando el empate llevó a la definitiva baja de Benítez como entrenador del Real Madrid. En ese partido, el defensa sevillano Sergio Ramos manifestó, según todos los expertos consultados, “una dejadez  enorme”. Al terminar el partido de Mestalla, el propio Sergio Ramos le pidió directamente a Florentino Pérez que echara a Benítez. El presidente blanco dice a sus jugadores estrella, los que mandan en el vestuario del Real Madrid, que si se carga a Rafael Benítez tiene que poner como figura decorativa a Zinedine Zidane, pero que si es así quiere que el vestuario tome las riendas.

Las reuniones secretas

El día después del empate en Valencia, Florentino se vuelve reunir con sus jugadores estrella. Es en esa reunión es cuando Sergio Ramos vuelve a tomar la palabra y el mando y en representación de ese grupo de jugadores (Ronaldo, Isco, James, etc.), y se compromete con Florentino a que si el presidente pone a Zidane como entrenador y se carga a Benítez, el vestuario “tomará las riendas”.

Al día siguiente, martes, Ramos le pide a Cristiano Ronaldo que se entreviste con el presidente para garantizarle que si hay cambio en el banquillo el vestuario tomará el mando siendo Zidane el hombre de paja. CR7 no atiende la petición de Ramos porque se va ese mismo día para Marruecos a ver a su amigo. Pero a su vuelta, ya el jueves de esa misma semana, se reúne con Florentino Pérez y le dice que prepare todo para el partido del Deportivo de la Coruña, ya que se inician a partir de esa jornada una serie de encuentros aparentemente fáciles donde puede ganarse y aupar al Real Madrid.

Florentino manda entonces poner en marcha toda la caverna periodística que domina tan bien. Decide que el entrenamiento de puertas abiertas previsto para el día 28 de diciembre se cancele y se cambia ya los primeros días de enero ad hoc, para que sirva como loor de multitudes para presentar ante la afición a Zinedine Zidane como nuevo entrenador del club blanco y como la gran apuesta, cuando solo seis meses antes había intentado quitárselo de en medio por “mal técnico, demasiado primitivo, muy a la italiana, muy juventino”. Tanto que dentro del estamento madridista se preguntan cómo es posible que ahora que ha cogido las riendas del segundo equipo blanco, el ex jugador Ramis, se han ganado de golpe los cinco últimos partidos. Dicen que la felicidad reina entre todos los jugadores del equipo filial, menos en el hijo de Zidane.

Injerencias deportivas

Las injerencias de Florentino Pérez en el terreno deportivo son constantes. Así, como ya publicó Extraconfidencial.com, el día antes del encuentro en el Bernabeu contra el FC Barcelona, le dijo a su ex entrenador, Rafael Benítez: “Si juegas contra el Barça con Casemiro, Carvajal y Lucas Vázquez y pierdes, el lunes me pedirán que te eche”. Benítez acató la sugerencia de su presidente y alineó a sus jugadores estrellas. Tras finalizar el partido Florentino bajó al vestuario y le dijo: “Rafa hemos hecho el ridículo”. Y Benítez respondió: “Presidente hemos puesto a las estrellas y ahí se han visto sus limitaciones, esos jugadores no están para muchos trotes”. Pérez agachó la cabeza y asintió, algo inusual en él.

Días después, haciendo las veces de Director Deportivo, cesaba a Benítez. El ex-entrenador madridista, con un contrato de tres temporadas, accedió a pactar un finiquito si se le echaba durante su primer año antes del 15 de enero. El finiquito era un intermedio entre el año y las tres temporadas por las que se había comprometido. En ese mismo contrato, el Real Madrid le prohibía hablar de su ex-equipo, jugadores y directivos hasta finales de la presente temporada. El técnico reside ahora en Wirral, una localidad cercana a Liverpool, junto a su familia.

Todavía debe recordar las constantes sugerencias del presidente al cuerpo técnico para que alinease al jugador Danilo, como hizo Zinedine Zidane en sus primeros partidos. Para el cuerpo técnico blanco, “Danilo es un buen chaval, ofensivamente es extraordinario pero tiene mucho que mejorar en defensa”.  Hoy Danilo junto a Nacho, Casemiro, Lucas Vázquez, el portero Casilla, Arbeloa y el ya cedido al valencia, Cherysev, son nombres prácticamente desparecidos del nuevo Real Madrid de Zidane versus Florentino Pérez, su gran jefe.

En próximas entregas informaremos de los viajes de Ronaldo todavía a Marruecos y de los extraños y constantes desplazamientos de Sergio Ramos a Sevilla, en teoría para controlar su heredad que tiene cerca de su localidad natal, Camas. Unos viajes de los que se jacta en el vestuario de lo que hace.

 Juan Luis Galiacho

 juanluisgaliacho@extraconfidencial.com

 @jlgaliacho