Menú Portada
El presidente del Real Madrid ha visitado con absoluta naturalidad y excesiva frecuencia dadas sus múltiples ocupaciones, a Isabel Preysler en su domicilio durante los meses previos al fallecimiento de Miguel Boyer

Florentino Pérez, el mejor apoyo de Isabel Preysler

Octubre 23, 2014

¿Qué hay de malo en que dos adultos de distintos sexos mantengan una relación de amistad si esta es pura y sincera? se preguntan las habituales a las partidas de bridge de La Moraleja.

pq_929_isabel.jpg

Isabel Preysler se ha convertido en la nueva viuda de España. En los programas de información rosa no se habla de otra cosa sino del tremendo dolor en el que se ha visto sumida tras la muerte de Miguel Boyer el pasado día 30 de septiembre como consecuencia de una embolia pulmonar.

Se habla de ella con respeto y veneración, y se omite mencionar el nombre de la persona que ha sido y será uno de sus mejores apoyos ante el futuro incierto que se abre ante ella. ¿A qué tanto cuidado? ¿Qué hay de malo en que dos adultos de distintos sexos mantengan una relación de amistad si esta es pura y sincera? se preguntan las habituales a las partidas de bridge de La Moraleja.

Visitas en los meses previos

Especialmente si tenemos en cuenta que, según sostienen ‘las moralejinas’ el presidente del Real Madrid ha visitado con absoluta naturalidad y excesiva frecuencia dadas sus múltiples ocupaciones, a Isabel Preysler en su domicilio durante los meses previos al fallecimiento de Miguel Boyer, y según aseguran, llegó coincidir con visitas que iban a ver al ex ministro de Economía y no a Isabel. Algo que, por otra parte, no tiene nada de malo.

Cuentan fuentes bien informadas que el aprecio que siente Florentino Pérez por la viuda de Miguel Boyer es tanto que ha puesto durante este verano a su disposición para cualquier cosa que pudiera necesitar tanto sus coches como su avión privado.

Ausencias en el funeral

El mayor interrogante que se plantean es por qué Florentino no estuvo presente en los actos fúnebres relacionados con la muerte de Miguel Boyer. Si no era amigo de él, sí lo era de su viuda y de su familia. Ninguno de los hijos de Isabel Preysler acudió. Julio José no llegó a tiempo y Enrique estaba de gira. Tuvo que ser Fernando Verdasco, novio de Ana Boyer y los hijos y nietos de Elena Arnedo, la primera mujer de Miguel Boyer, los que ejercieron el rol protector masculino en el cementerio de San Isidro.

Hay que recordar que Isabel y Miguel Boyer fueron fotografiados juntos en el besamanos a los actuales reyes de España con motivo de su proclamación. Isabel acudió sola, sin acompañante masculino, y finalmente en la fila de espera, precedió a Florentino, que fue inmortalizado mientras observaba con admiración el soberbio porte de su amiga, quien se mostró, con ella, según publicó Extraconfidencial.com, muy cordial y afectuoso. 

También sorprendió la presencia de Isabel Preysler en la final de la Champions League en la que jugaron el equipo merengue y el Atlético de Madrid. Entonces Isabel estuvo acompañada por sus hijas, Ana y Tamara. Isabel Presysler, pese a que uno de sus tres maridos fue futbolista –Julio Iglesias ejerció como portero en las divisiones menores del Real Madrid-, jamás ha tenido interés alguno por el futbol. Ni siquiera, afirman los que la conocen, podría enumerar el nombre de cuatro o cinco jugadores. Lo suyo siempre fue el paddle.

Primeras palabras de Isabel Preysler

Dos semanas después de la muerte de Miguel Boyer, su afligida viuda concedía una entrevista a la revista ¡Hola! en la que hablaba abiertamente de sus sentimientos, de su dolor de mujer entregada que supo estar junto a la cabecera de la cama de su marido hasta el último momento. Afirmaba que no tiene ganas de plantearse el futuro. Prefiero, dijo, que, “por ahora, todo siga como está…”.

Sabias palabras. Son las de una mujer que ha sabido seguir siendo fiel a sí misma y a su naturaleza intrínseca. Cambió de marido tres veces, pero en el fondo, como en las canciones de su primer marido, todo siguió igual. Isabel continuó y continua siendo esa mujer chic, fascinante y seductora que despierta tantas envidias como curiosidad. La mujer para la que su segundo ex, Carlos Falcó, a pesar de los pesares, sólo tiene palabras de admiración.

Sigue y seguirá siendo capaz de llenar muchas páginas de revista. Cumplió sobradamente la promesa que le hizo a Julio Iglesias: “Voy a ocupar más portadas que tú”. Hasta ahora la prensa deportiva no había tenido interés en ella, y eso que es la suegra “putativa” de la Sharapova, la novia eterna de su hijo Enrique. Tal vez, si vuelve a ir a algún otro partido invitada por Florentino, la podamos ver en la portada del As o el Marca. ¿Quién sabe?

 
Ana Montesinos