Menú Portada
El futuro presidente del Real Madrid anunció su regreso, sin desvelar el entramado de su proyecto

Florentino ha vuelto para quedarse, bien acompañado

Mayo 14, 2009

Florentino Pérez será elegido presidente del Real Madrid el 15 de junio próximo, tras anunciar oficialmente su candidatura a los comicios que se convocarán el lunes. El que fuera presidente blanco desde 2000 a 2006, reconoció públicamente que se equivocó cuando se marchó antes de concluir su segundo mandato porque pensó que todo estaba bien atado. Admitió el error y anunció su regreso. Florentino vuelve para quedarse. Y bien acompañado.

pq_775_fphoy.jpg

Veinte minutos de lectura y setenta de preguntas y respuestas. Florentino Pérez, el nuevo FP, vuelve con la lección aprendida. Sabe que no hay que rehuir ninguna pregunta porque no hay que sembrar dudas ni sospechas. Sabe que no hay que contarlo todo de golpe, porque estamos al comienzo de una campaña electoral en la que parece que habrá competencia. Hay que guardar dinamita para ir eliminado pájaros que salgan al paso. Hay que cuidar los modos y los tiempos. Y sabe que no es momento de parecer humilde –“soy quien más sabe de números d este país”-, porque se sabe el ganador de la carrera desde antes del inicio de la misma. Aquí no es como en deporte donde no hay enemigo pequeño; aquí todos son pequeños al lado de FP. Esto no es la Fórmula 1 en la que el parado y el jubilado dan sopas con “honda” al campeón del mundo. Esto es más bien un Real Madrid-Vitigudino.
Treinta cámaras de televisión, veinte emisoras de radio, cincuenta fotógrafos, 250 periodistas venidos desde muchos puntos del planeta. Todos para ver la puesta en escena del hombre más esperado por el mundo del fútbol. Y no defraudó. Dijo lo que se esperaba que dijera, respondió a todo lo que se le preguntó sin desvelar nada que no pudiera, pero dejando leer entre líneas. Hizo afirmaciones que en 2006 hubieran sido impensables, pero transmitió en esta primera comparecencia lo que los madridistas estaban esperando escuchar. “Tranquilos. He decidido volver y sé lo que hay que hacer para llevar al Real Madrid otra vez al primer puesto del podio mundial”. Y reconoció que sus rivales se llaman FC Barcelona, Manchester United y Chelsea. Que tendrá que invertir en el primer año lo que posiblemente en otras condiciones se tardaría tres años, porque el Real Madrid ha de competir por el primer puesto, no por quedar segundo.

Préstamos y más ingresos

Y como todo eso va a costar lo que este Real Madrid que heredará el 15 de junio no tiene ni es capaz de producir, adelantó que sólo hay dos caminos: pedir prestado y generar más ingresos. Lo primero se consigue en los bancos; lo segundo, invirtiendo en el mejor producto, como en 2000, 2001, 2002 y 2003. No habló de ningún nombre, pero entre líneas dejó claro que KAKA está fichado, y que CRISTIANO RONALDO le interesa, pero no al precio pactado por Ramón Calderón. Quiere más internacionales españoles en las filas blancas y ahí el abanico es amplio: Albiol, Silva, Xavi Alonso y Cesc. En su Real Madrid no jugará ningún jugador que haya despreciado en público al club blanco. Por si quieren hacer descartes. El futuro entrenador aún está trabajando y no es ético aún desvelarlo. Lo podrá hacer el 25 de junio, en su primera comparecencia como candidato oficial.
Lanzó un aviso al FC Barcelona: “Pagar la cláusula de un jugador no es robar, es acudir al mercado y pagar por ello”. Tranquilos, porque los Messi, Iniesta, Alves o Xavi están fuera de mercado en la actualidad. Habrá pues que “inventar” a otros equivalentes, para lo que habrá que trabajar la cantera.
Anunció que el Bernabéu seguirá muchos años en la Castellana y que el Real Madrid, de momento, seguirá siendo de los socios y no de una SA. Y lanzó un aviso a navegantes: auditará las cuentas, hará público lo que se encuentre en ella, salvo aquello que perjudique al Real Madrid. Y si hay que depurar responsabilidades, se depurarán.
Es el nuevo Florentino Pérez, presidente del Real Madrid. Con las mismas convicciones y el aval de su primer paso por el club. Sin falsa humildad y firme. Lo que necesita el Real Madrid y posiblemente el fútbol español. Directivos corruptos, dirigentes poco limpios que acogen corruptelas, directivos internacionales que juegan con lo que generan otros, preparaos. Florentino ha vuelto para quedarse, y bien acompañado.