Menú Portada
Están recuperando el tiempo perdido

Floky, el hijo de Micky Molina, no se quiere separar de su padre

Noviembre 27, 2009

Nunca es tarde si la dicha es buena. Tras años de impetuosa tormenta, ahora las relaciones entre Micky Molina y Katrin, la madre de su hijo Antonio Floky van viento en popa y a toda vela.

pq_912_miccky.jpg

Durante años lo pasó francamente mal. Sus grandes e impactantes ojos que os sonreían forzadamente cuando le recordaban que era padre de un niño muy pequeño. Mascullaba en su dormitorio. Lloraba en silencio. Han pasado los años y Micky Molina ha encontrado, por fin, uno de sus mejores momentos personales. La relación con su hijo pequeño, fruto de una relación con Katrin, una de las mujeres que le dejó en la estacada y sin derechos paternos. Sin embargo, ahora está disfrutando del tiempo perdido. El pequeño Floki está encantado con pasar varios días con él y el próximo diecisiete de diciembre volverá a Madrid para pasar unos días. Será Sandra, la mujer actual de Molina, una espléndida señora de mirada dulce y expresión amable, la que recogerá al pequeño en Londres para acompañarlo en el segundo vuelo hasta la capital de España. No será algo nuevo. Hace unas semanas, Antonio Floky también estuvo en su casa paterna disfrutando de unos días de vacaciones. Me cuentan que es más que probable que, en los próximos meses, empiece a rodar su primera película como protagonista.
 
Sorprende, pero gusta, que ahora, pasados los años, haya sido la madre de la criatura quien haya querido que su hijo vuelva al redil. Katrin está a punto de volver a España, quizás porque allende los mares su hijo no goza de todo el cariño de su padre. Es importante, pero sobre todo es inteligente. Micky está inconmensurable. En breve se sumergirá en la representación teatral de una especie de homenaje a Miguel Hernández en Madrid y su aspecto ahora luce sano, imponedor y hasta sensual. Es, sin duda alguna, uno de los grandes y no sólo de la escena nacional, sino de la propia vida.
 
Por Saúl Ortiz (saul@extraconfidencial.com)