Menú Portada
El representante de la Plataforma arremete contra el presidente de la RFEF y contra el secretario de Estado

Fle: “Lissaveztky nos pidió que le ayudáramos a limpiar la Federación Española de Fútbol”

Noviembre 13, 2008

Como ya anticipó Extraconfidencial.com hace tres días, finalmente la Plataforma Federación de Todos ha anunciado oficialmente que no concurre a las elecciones en la Federación Española de Fútbol. Las razones, la falta de garantías electorales para poder ganar en unos comicios regidos por un reglamento que no se ajusta a la orden ministerial. Oscar Fle, cabeza visible del grupo y el más duro opositor de la gestión de Angel María Villar en estos momentos, culpa al secretario de Estado de haber colaborado con Villar en desarticular a su grupo.


En la RFEF seguirán esperando hasta las 20 horas de hoy viernes a que se cierre el plazo de candidaturas, pero ya saben que sólo está la del propio Villar, que hoy dimite para acceder a la reelección. La euforia es grande en la Ciudad del Fútbol, porque el miedo a un nuevo gestor que entrase levantando las alfombras y auditando departamento por departamento tenía preocupados a muchos. De momento pueden respirar tranquilos y esperar que la Audiencia Nacional no dé la razón a la oposición en su solicitud de anulación del proceso electoral.
Oscar Fle, presidente de la Federación Aragonesa de Fútbol y una de las cabezas visibles de la Plataforma, está indignado pero no arroja la toalla. Anuncia seguir en la oposición y denunciando todo lo denunciable. Así, sin cortapisas, sin pelos en la lengua, nos lo contaba ayer mismo en unas declaraciones que van a sentar a cuerno quemado.
– Señor Fle, tanto luchar para arrojar la toalla al final.
– No se puede ir a hacer el ridículo. Esto no es arrojar la toalla, es no colaborar en la pantomima. Estas no son las elecciones del fútbol, son las del “furgol”.
– Parece que predican en el desierto. Y eso que usted habla con claridad.
– La gestión de Villar sabemos todos lo que es. Incompetencia, indecencia, despotismo, malversación, compra de voluntades… en definitiva, corrupción. Y ahí están las auditorías de cuentas, el Tribunal de Cuentas y los juzgados de la Plaza Castilla para corroborarlo. Todo el mundo del fútbol lo sabe. Aquello se parece a un patio de malhechores. Y ojo, si por lo que estoy diciendo me quieren llevar a los juzgados, que me lleven, que iré con las pruebas. Igual allí tenemos más cobertura que la que se nos ha dado ahora.
– ¿Realmente creían que se puede ganar a un presidente que lleva 20 años en el cargo, por las buenas?
– Sí, lo creíamos y lo seguimos creyendo. Le explico. Todo es de dominio público y como consecuencia de ello y para acabar con el tal personaje se constituyó la Plataforma Federación de Todos, que llegó a tener el apoyo del 70% del fútbol español, lo que ponía a Villar en la calle en unas elecciones libres, democráticas, con voto secreto y con garantías de que no se manipulase el voto por correo. El señor Lissavetzky, que fue la persona que nos llamó a todos para que nos implicáramos, nos prometió que se aplicaría la legalidad y que si era necesario inhabilitaría a Villar. Somos muchos los testigos que estuvimos presentes en bastantes reuniones con el secretario de Estado, en las que nos pidió que le ayudáramos a  limpiar la Federación Española de Fútbol.
– Y ustedes le creyeron, claro.
– Pues sí. Pero Villar, viéndose perdido, lanzó su desafío de insumisión a la ley ante lo que el CSD, en lugar de aplicar la ley, se arrugó, dando el secretario de Estado la imagen más patética de un representante de un país democrático. Máxime cuando hasta el propio presidente del Gobierno se había comprometido a ello públicamente.
– Sus quejas son con el secretario de Estado.
-Evidentemente. Lissavetzky no sólo ha faltado a su obligación por omisión, no, también lo ha hecho por acción. De repente, de querer que Villar no siquiera, a hacer todo lo que ha hecho para que al final no haya elecciones. Que era lo que quería Villar, que no hubiese oposición, aunque algunos tuviéramos que tocarnos la nariz.
– Y como consecuencia de todo ello…
– Se ha urdido una trama político-mediática-económica que ha desmovilizado a una parte de la Plataforma y como consecuencia de ello, no nos presentamos.
– ¿Les han faltado ayudas externas?
– No hemos tenido ninguna. Salvo la del senador del PSM, Pere Sampol, que ha visto indicios de corrupción en el tema y se ha metido de lleno.
– Sí, pero por mucho que le reprochó al secretario de Estado en el Senado, como si oyera llover.
– La intervención de Lissavetzky en el Senado fue vergonzosa. Un dechado de falsedades, traición y caradura, haciendo de felpudo de Villar y Padrón. Y yo le pregunto, ¿por qué les teme? Pero claro, los dos interesados van diciendo que le tienen en sus manos y a eso no llegamos. Porque no será porque le gusten como gestores, que mal ejemplo daríamos al deporte español. ¿Qué poderosa razón debe haber? Debe ser poco confesable para perseguir a los decentes y apoyar a los indecentes, asumiendo el descrédito que ello le va a acarrear.
– Señor Fle…
– Está muy bien eso de tolerancia cero con el dopaje, pero no es tan apreciable lo de tolerancia infinita con la corrupción. Su comportamiento ha impedido que haya elecciones y ha contribuido, aceptando las exigencias de Villar, a que se perpetúen en el cargo. Miedo, ninguno. Yo voy a decir la verdad a todo el que me quiera escuchar. A un medio de comunicación o a un juez.
Pues si los jueces no lo evitan, la RFEF seguirá otros cuatro años lo mismo.