Menú Portada

A QUIÉN CORRESPONDA

A QUIÉN CORRESPONDA

Finiquito e indemnización de despido: ¿En qué conceptos debe fijarse? Una web del Consejo General del Poder Judicial le ayudará

Marzo 30, 2017
finiquito

El final de una relación laboral viene acompañada –en la mayoría de los casos-, del finiquito, un concepto no del todo claro para muchos, ya que en el mismo mezclan otro muy distinto como es la indemnización por despido.  Por ello, lo principal es distinguir que es un finiquito. Este es la propuesta de liquidación de los conceptos salariales que la empresa debe al trabajador al día de finalización de la relación laboral del mismo. La importancia del mismo es vital, ya que, realizado el pago del mismo, quedará la relación laboral extinguida.

¿Qué debe reflejar el finiquito?

En resumen, el finiquito debe incluir todas las cantidades pendientes de cobro. Algunas son fáciles de calcular, porque sólo hay que actualizar los pagos en nómina por el número de días que queden por computar. Pero en otros no existe este valor económico directo, como ocurre por ejemplo con las vacaciones pendientes de disfrutar. Estos son los conceptos básicos:

1- Salario de los días del mes en el que se produce el despido. Por ejemplo, si el final de la relación laboral es el día 5, tendrá que abonarle los cinco primeros días.

2- Las vacaciones no disfrutadas. Si el trabajador ha generado el derecho a unas vacaciones y a fecha de extinción de la relación laboral no las ha disfrutado, la empresa tendrá que pagarle esos días, y además cotizarlos a la Seguridad Social. Tenga en cuenta que estas vacaciones no disfrutadas influirán en el plazo para pedir el paro.

3- Pagas extraordinarias y otros pluses: se tiene derecho a la parte proporcional de las pagas extra por el tiempo que se ha generado. La cuantía dependerá de si las pagas están o no prorrateadas y si son anuales o semestrales

4- Horas extra: se incluyen las horas extra que se han realizado y no se han pagado o compensado aún.

Estas cantidades, siempre figuran en bruto y habrá que aplicar las retenciones del IRPF correspondientes.

Cuando el trabajador paga a la empresa

También puede darse el caso contrario: que el trabajador adeude a la empresa, por ejemplo, por exceso de vacaciones consumidas. En la práctica se resta en casi todos los casos con los pagos que tenga que realizar al trabajador. Aunque hay un caso especial, como el no realizar un preaviso, que puede costar dinero al trabajador. Estos son los casos más comunes:

1- Vacaciones disfrutadas de más: Si por ejemplo ya ha disfrutado los 30 días de vacaciones a los que tendría derecho si hubiera trabajado todo el año, pero acaba su relación laboral antes del fin del mismo, el empresario podrá descontar los días de vacaciones que se han disfrutado de más.

2- Falta de preaviso de la baja voluntaria: El trabajador cuando presenta una baja voluntaria tiene que dar el preaviso que en la mayoría de los casos es de 15 días, pero que puede ser distinto según en el Convenio Colectivo en el que se rija la relación laboral. La empresa puede descontar los días que falten de preaviso al trabajador.

3- Anticipos recibidos: En algunas ocasiones la empresa entrega al trabajador anticipos que pueden ser reclamados al trabajador.

¿La indemnización por el despido debe ir incluida en el finiquito?

Muchas veces se diferencia el finiquito con la indemnización por despido. Si tiene derecho a la misma nunca debe venir reflejada en el finiquito, sino de forma separada. Esta suele venir plasmada en la carta de despido o en otro documento independiente.

La indemnización, si es la legalmente establecida, está exenta de cotizar y tributar, al contrario que el resto de conceptos de finiquito. La indemnización por despido depende fundamentalmente de tres factores: el salario del trabajador -la cantidad total de lo que se cobra-, su antigüedad en la empresa y el tipo de despido. Actualmente, solo tienen indemnización: el despido objetivo y el despido improcedente. Si un despido es procedente, no hay derecho a la indemnización, aunque sí al finiquito. Herramientas como la aplicación web que recientemente ha lanzado el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), en la que tan solo hay que introducir las fechas de inicio y de finalización de la relación laboral y el salario bruto. Le ayudará a comprobar la exactitud de la propuesta que le realice la empresa.