Menú Portada
Yamaguchi Producciones cerró el 2012 con unas ventas de 67.717 euros y unos beneficios de 12.224 euros

Fidel Albiac resurge de sus cenizas… empresariales: de facturar 159 euros en 2010 a superar los 119.956 euros al año siguiente

Abril 8, 2014
pq_927_fidel_rocio.jpg

Hace apenas unos días extraconfidencial.com informaba  sobre los últimos movimientos empresariales de Roció Carrasco, en concreto como escindió parte del capital de la sociedad Promociones de Espectáculos Musicales SL (creada por Rocío Jurado en mayo de 1988 para la gestión y explotación de sus derechos y conciertos) en dos empresas “Este es mi Momento SL y “Alma Libre SLU”, ambas dedicadas a “la adquisición de toda clase de inmuebles, rústicos y urbanos, la contratación y ejecución de obras y la construcción de toda clase de edificaciones” en las que aparecen como administradores su tía Rosa Benito y a su primo Fernando Mohedano Benito. Todo ello después de aumentar de forma importante su facturación y volver a los beneficios, un cambio similar a lo sucedido en la principal empresa de su pareja, Fidel Albiac.

De aspirante a Policía a empresario

Después de que dejara sus aspiraciones a Policía Local, dos meses después de iniciar su relación con Rocío Carrasco, en abril del año 2000, el hasta entonces desconocido Fidel Albiac constituyó su primera empresa, Yamaguchi Producciones Artísticas SL, dedicada a la “representación y explotación de derechos de imagen de artistas”, y domiciliada en el chalet de la lujosa urbanización de Guadalix de la Sierra en la que vive la pareja. De hecho, con esta empresa consiguió el contrato para la Gala Homenaje de TVE en diciembre de 2005, pero casi desde ese momento, la empresa cayó en picado.

En el año 2009 cerró el ejercicio con una facturación de tan sólo 484,38 euros. Pero quedaba lo peor: el ejercicio 2010, en el que sus ventas alcanzaron los 159,42 euros con unas pérdidas de 49.226 euros que, sumadas a las acumuladas en los ejercicios anteriores, alcanzaba la cifra total de 422.597 euros de resultados negativos. Una situación calamitosa que se reflejaba en su balance con un patrimonio neto de apenas 84.000 euros y deudas que superaban los 447.147 euros.

De vuelta a la actividad empresarial

Pero el 2011 tuvo un cambio radical para la empresa. De golpe, su facturación mínima se multiplicó por más de 1.000 hasta alcanzar los 169.956 euros: de tan sólo contar una tesorería -cuentas bancarias y caja-, de 60 euros se disparó hasta los 60.214 euros. Este incremento también tuvo su correspondencia en los gastos que se dispararon especialmente en gastos de explotación (de 10.000 euros a 67.000) y aprovisionamientos que sumo 14.000 euros. A pesar de ello, la empresa cerró con 51.049 euros de beneficio.

En 2012 la tendencia fue parecida pero en menor cuantía. Facturó por 61.712 euros y cerró el ejercicio con 12.224 euros de beneficio. Con todo ello la sociedad siguió siendo excesivamente “patrimonial”. De todos los activos de la mercantil, valorados en 770.802 euros, el 94% de ellos en activos inmobiliarios; en concreto, su vivienda que figura como domicilio social. Una vivienda pagada en buena parte por deudas financieras que genera grandes dudas, especialmente cómo se pagaban cuando la sociedad facturaba poco más de 100 euros.