Menú Portada
En una nota sobre un nuevo acuerdo para los trabajadores de Opencor y Supercor

FETICO atribuye falsamente que Mercadona elimine la paga de beneficios para defender la firma con rebaja de condiciones de otros convenios colectivos

Marzo 25, 2013

Según los resultados de la compañía valenciana de 2012, Mercadona ha repartido entre sus trabajadores 263 millones de euros

pq_928_mercadona.jpg

El pasado 7 de marzo de 2013 Mercadona presentaba los resultados del ejercicio correspondiente a 2012 sacando pecho y promulgando a los cuatro vientos una voz que hablaba de una inversión de 650 millones de euros, creación de 4.000 nuevos puestos de trabajo fijos y una facturación de 19.077 millones de euros, un 7% más que en 2011. Ante estos datos, la satisfacción del tercer hombre más rico de España, Juan Roig, se traducía en las palabras que sentenciaba y que acompañaban a tan lustrosos datos: “Mercadona va a continuar reforzando su apuesta por el empleo de calidad; y como presidente de la compañía para mí es un orgullo poder decir que cualquier cajero o reponedor con más de cuatro años en Mercadona dispone de un salario que, incluidas primas por objetivos, supera los 1.600 euros netos al mes”.

Sin embargo, cuando la calma parecía reinar en el imperio de Roig, FETICO –Federación de Trabajadores Independientes de Comercio- en un supuesto afán por destacar un mejor convenio para los trabajadores de dos de sus empresas en las que tienen una amplia representación sindical (Opencor y Supercor) hacía saltar las alarmas unos días antes de la presentación de resultados de Mercadona con un apunte en una nota de prensa en la que repasaba la actualidad del sector de la alimentación y que decía así: “un momento difícil, especialmente en nuestro sector, donde en este mes y medio que llevamos de 2013 empresas como Supersol ha suprimido una paga extra, Caprabo ha bajado el salario a sus trabajadores entre un 5 y un 15%, Mercadona ha suprimido el pago de la paga de resultados de un día para otro, etc.”

En la conferencia que el propio Juan Roig expuso en Valencia se blandieron datos que dejaban el ataque de FETICO en una acusación infundada. Respecto a los beneficios de 2012, “Mercadona ha repartido entre sus trabajadores 240 millones de euros en concepto de primas por objetivos. A ello, además, ha de sumarse una compensación extraordinaria de 23 millones de euros, que la compañía ha decidido igualmente repartir para neutralizar los efectos derivados de la subida de los tramos de retención del IRPF. Con este reparto adicional, Mercadona ha querido garantizar a todos sus trabajadores y trabajadoras al menos el mismo salario neto que percibieron en 2011”. ¿De dónde procede entonces el interés de FETICO por falsificar la realidad y engañar a sus propios afiliados? ¿Qué verdad esconde este falso testimonio?

Versiones completamente diferentes

Las similitudes y las diferencias entre el discurso de Juan Roig y la nota de prensa de FETICO son claras. Ambos se vanaglorian de sus actos, el primero con datos contrastados que están en sus cuentas y el segundo sin respaldo documental. A través de un agravio comparativo sacado de la chistera que beneficia a FETICO -al menos una de sus variables es inverosímil-, los convenios firmados para las empresas que suscriben su política se convierten de la noche a la mañana en grandes hitos de la historia sindical porque, en palabras de la Federación, “hemos conseguido que la empresa se replanteara la bajada de las tablas salariales que llegaba a un 14%”.

Este hecho –la supuesta supresión del pago de la paga de resultados de Mercadona- ha sido contrastado con dos organizaciones sindicales que defienden los derechos de los empleados del gran distribuidor valenciano. Por un lado desde CNT aseguran que: “este sindicato desconoce, a día de hoy, la información. En cuanto se pueda, se realizará una consulta a los trabajadores de Mercadona afiliados a CNT para que puedan dar credibilidad a la información vertida”. Por el otro, en conversación telefónica con CHTJUGT, portavoces de la asociación niegan conocimiento alguno acerca de la causa, y precisan ponerse en contacto con los delegados para saber si se ha producido movimiento alguno al respecto. Una acusación que se tambalea en la cuerda de la inventiva.