Menú Portada
PARÉNTESIS DE LIBERTAD PARA EL "CHEF" DE MODA (II)
Hoteles de lujo, otro fracaso empresarial del cocinero catalán

Ferran Adrià liquidó su empresa El Bulli Hotels & Resorts por falta de inversores

Febrero 10, 2010

La financiación estimada para el primer hotel era de 15 millones, mientras la empresa sólo tenía un capital de 150.000 euros

La empresa fue liquidada con unos activos de apenas 9.000 euros tras no abrir ninguno de los diez establecimientos planeados


El cambio de rumbo que Ferran Adrià quiere dar a sus negocios es muy distinto al que mostraba hasta hace muy poco, nuevas empresas, acuerdos con una de las primeras cadenas hoteleras del país para desarrollar una nueva marca y concepto de cocina e incluso el proyecto de un hotel de lujo que finalizo en fiasco.

Hace apenas cinco años Ferran Adriá presentó su proyecto de llevar la “alta gastronomía” a Mallorca con un macroproyecto en el Palacio de Ayamans. Todo ello de la mano de la que era su empresa promotora hotelera, el Bulli Hotels & Resorts,  que invertiría en un hotel de cinco estrellas de gran lujo 15 millones de euros.

El lugar elegido fue el Palacio de Ayamans, un proyecto que entonces se anunció como el primer embrión de una promotora de hoteles de autor, en la que Adrià apostaba siempre de la mano de su socio Juli Soler. El proyecto mallorquín consistía en un establecimiento de 55 habitaciones, diez de ellas suites, cuyo precio medio se situaría en trescientos euros por noche.  

Para ello, El Bulli Hotels & Resorts arrendaría por 25 años el histórico Palacio de Ayamans, situado en el término municipal de Lloseta. El inmueble fue adquirido el siglo pasado por Juan March, el patriarca de la poderosa saga financiera, quien lo reformó durante la década de los años cuarenta y levantó la actual fachada de estilo renacentista. El hotel lo conformaba una parcela de 15.000 metros cuadrados, edificada en sus dos terceras partes, con 5.000 metros de jardín.

De la ambición al fracaso

El desembarco en Baleares solo era el primer paso para el Bulli Hotels & Resorts, el proyecto preveía invertir en los cinco años siguientes 100 millones de euros para crear una cadena hotelera de unos diez establecimientos de autor, bien en propiedad, gestión o arrendamiento, la mitad en España la otra mitad en la Cuenca del Mediterráneo con un primer objetivo en Croacia. El resultado final, totalmente diferente al planeado, el primer hotel no llegó a construirse e igual que está haciendo con su sociedad de catering Horbul, SL, acabó liquidando la sociedad.

Tan solo unos meses después de presentar el proyecto, anunció que abandonaba su intención de construir en el Palacio de Ayamans su hotel de lujo aunque no descartaba que en un futuro se pudiera llevar a cabo, una maniobra para presionar, sin éxito, el apoyo de la administración pero que también mostraba la falta de inversores para llevarla a cabo. El Bulli Hotels & Resorts no había conseguido los fondos suficientes para iniciar el proyecto, la inversión en capital sólo supuso 150.000 euros, es decir un 1% de la cantidad que necesitaba invertir en su primer hotel mallorquín. En junio de 2006 liquidó la sociedad con unos activos que apenas superaban los 9.000 euros.

 Pero a pesar de este fracaso, no abandona del todo su relación empresarial con los hoteles, una clave de sus futuros ingresos mientras se dedica a la “investigación” puede estar en un acuerdo con una de las principales cadenas de hoteles de España.