Menú Portada
El novio de Maite Zaldivar se defiende, por primera vez, de las acusaciones de su presunto camello

Fernando Marcos: “Ese delincuente está mintiendo”

Septiembre 29, 2008

No aguanta más la presión. La reciente entrevista de su supuesto ´camello´ en la revista Interviú le ha vuelto a colocar en el disparadero. Y no está dispuesto a quedarse callado. Fernando Marcos aclara la situación.

pq_601_fernando.jpg

La entrevista que Juan Carlos Menéndez, el presunto ‘camello’ de Maite Zaldivar y su novio Fernando Marcos, ha concedido a la revista Interviú ha provocado un sinfín de especulaciones y comentarios. El ex presidiario, que fue arrestado en la estación de Málaga cuando regresaba de Madrid con más de doscientos gramos de material estupefaciente, asegura haber proporcionado grandes cantidades de droga a una Maite Zaldivar que pide sesenta mil euros para acudir a un programa de televisión y hablar, a calzón quitado, sobre este peliagudo asunto. En el reportaje, firmado por Ramón Alcaraz, Menéndez excusa su comportamiento ‘largón’ insistiendo en que ha recibido constantes amenazas por parte de Maite y Fernando. No sólo eso, pues no duda en reconocer que la controvertida tertuliana llegó a adquirir cerca de diez gramos de cocaína en una sola semana: “Compraba un día sí y otro no”, dice. Ante sus afirmaciones, polémicas y extremadamente duras, los protagonistas han decidido no quedarse de brazos cruzados. Sus abogados estudian interponer una querella criminal contra Juan Carlos y esperan resolver tamaño enviste mediático ante los tribunales.
 
Fernando aclara
 
Es poco frecuente que Fernando Marcos decida ahondar sobre los asuntos que conciernen a su vida privada. Acostumbrado a las informaciones sobre su relación con Maite Zaldivar, insiste en querer permanecer en un segundo plano, alejado de focos y cámaras. Sin embargo, en esta ocasión la presión le ha superado. Con la voz temblorosa y algo excitado, decidió atenderme con la cordialidad que le caracteriza: “Mira, ha llegado el momento en el que tengo que hablar porque se están diciendo auténticas barbaridades sobre nosotros. Me parece absolutamente bochornoso todo lo que nos está ocurriendo y ¡ya no puedo más!”, me confesó. En uno de sus días más amargos, Fernando se pregunta sobre la trascendencia que puede llegar a tener su vida íntima en la prensa: “Tampoco os entiendo a vosotros, los que trabajáis en los medios de comunicación, que deis cabida y credibilidad a un delincuente que únicamente quiere su minuto de gloria. Ese es un individuo que, a pesar de los pesares, miente en todo lo que ha declarado a la revista”. Ante la insistencia, no deja lugar a dudas: “Yo no consumo ni trafico con nada. Y si fuera así, también sería un delito que se contara en televisión o en cualquier otro medio de comunicación. Yo sólo me dedico a trabajar dieciséis horas diarias para levantar mi negocio. Eso es lo único que hago”. Así pues, a la espera de nuevos capítulos de este macabro culebrón, Fernando y Maite recurrirán a la justicia: “Lo hemos puesto en manos de nuestros abogados y creo que la justicia decidirá. Lo que no me parece justo es que todo el dinero que gano con mi trabajo lo tenga que gastar en abogados. Pero no me queda otra y todo (se refiere al dinero) va destinado a estos asuntos”. Tiempo al tiempo.
 
Por Saúl Ortiz