Menú Portada

A QUIÉN CORRESPONDA

A QUIÉN CORRESPONDA

Suscríbete a nuestro Boletín


Tipo de Newsletter

Indique cómo desea recibir nuestro servicio gratuíto de Newsletter:


Condiciones de suscripción



Los campos con * son obligatiorios

Popular posts

Fernando Alonso y Carlos Sainz, que supera al asturiano en 25 puntos en el Mundial, cierran su mejor fin de semana conjunto justo antes de las vacaciones en la Fórmula 1

Julio 31, 2017
Alonso Hungria Happy

Inesperado, sorprendente y divertido. El Gran Premio de Hungría, ecuador del calendario y cierre de su primera parte antes de la parada veraniega, ha arrojado resultados y escenas que han dejado a todos con una sonrisa en la boca. Aunque hubo perdedores como Daniel Ricciardo, el recuperado Paul di Resta que sustituía al lesionado Felipe Massa, o el abandono de Nico Hulkenberg, en el lado positivo ocurrieron muchas cosas interesantes. Todas ellas acabaron construyendo una carrera entretenida, arrojó alguna lección vital y mostró una fotografía única.

Desde el punto de vista deportivo, Sebastian Vettel ganó una carrera que parecía destinada a entregarle su primer puesto desde el viernes. Salió en pole position y su compañero de equipo Kimi Raikkonen se mantuvo a raya, sin atacarle en toda la carrera, a pesar de que el germano corriese casi toda la prueba con un problema en su monoplaza. Las cámaras onboard mostraban claramente que su volante no obedecía del todo sus órdenes. Su Ferrari se desviaba hacia la derecha de tal forma que en la recta tenía que colocar su volante apuntando ligeramente hacia la izquierda, lo que codiciaba su trayectoria, frenadas, etc. En el equipo ralentizaron a Raikkonen, lo que permitió a Vettel acabar donde merecía, aunque con toda seguridad y con su falla, hubiera sucumbido no sólo ante su compañero de equipo sino probablemente también ante Lewis Hamilton. El de Stevenage estuvo a punto de acabar tercero de no ser por infrecuente jugada con la que remató la prueba. Lewis es segundo en el mundial y defiende como primer espada los intereses de Mercedes. Su escudería ordenó a Valtteri Bottas que se echase a un lado para dejar pasar a Hamilton, que es el que verdaderamente se juega el título. El finlandés se apartó en una curva y evidenció una jugada legal pero afeada por gran parte del público. Durante las siguientes vueltas Hamilton avanzó como una locomotora en pos de los Ferrari, pero en los giros finales se dio cuenta de que no podría dar caza a los coches rojos. En la última curva, y a escasos metros de la meta, se dejó adelantar por su compañero Bottas, lo que le permitió ser tercero. Elegantísimo el británico que devolvió a su compañero la plaza que se había ganado sobre el asfalto a pesar de que renunciaba a subir al cajón y a un buen puñado de puntos. Chapeau.

Gran resultado de Fernando Alonso y Carlos Sainz

En la pedrea que tocó a los españoles también hubo sorpresas. Si en el caso de Carlos Sainz acabar séptimo es un gran puesto y un logro nada desdeñable, la verdadera alegría la dio su amigo Fernando Alonso, y por varios motivos. El sábado el asturiano cumplía treinta y seis años y su primer regalo se lo hizo él mismo con una octava plaza en parrilla. El sinuoso y ratonero circuito magyar premia a los coches de buena tracción y chasis noble. Los muy potentes, con buenos motores para rectas largas, brillan un poco menos ante la ausencia de esta figura en su diseño. Esta pista era propicia para un buen resultado y los dos McLaren acabaron certificando la calidad de su chasis con los dos pilotos en la zona de puntos durante la tanda clasificatoria. El segundo regalo se la hizo una sanción en un coche precedente, lo que impulsó al bicampeón un puesto más en parrilla. Tras una larga y limpia pelea en pista con Sainz, Alonso logró acabar en sexta posición, su mejor puesto en lo que va de temporada.

No conforme con esto, Fernando remató su actuación con la Vuelta Rápida en carrera a dos giros del final. Demostró por primera vez en mucho tiempo ser el más rápido de todos. La guinda de su personal pastel llegó en el pódium. En realidad, sexto, no tenía derecho a estar en él pero hacía años que no estaba tan cerca. Los nuevos propietarios de la Fórmula 1, Liberty Media, tienen un enorme sentido del humor y mandaron pintar bajo el pódium una escena veraniega con playa, barco, palmeras… y un Fernando Alonso sentado en una hamaca, tal y como se mostrase el año pasado en una imagen icónica tras una de sus frecuentes averías.

Alonso vacaciones hungria

Vacaciones con mucho que pensar

La ceremonia de entrega de premios se remató con el nuevo proveedor oficial, el champán Carbon, y un Alonso sentado en una hamaca autentica, que no pintada, con un cartelito en el que se podía leer “La F1 les desea unas felices vacaciones”. Enorme sentido del espectáculo por parte de Liberty, la Fórmula 1, y el piloto ovetense que se va a ir de vacaciones con una sonrisa y ocho puntos que se suman a los dos que ya acumulaba. El MCL32 sigue certificando sus capacidades cuando el motor no es la clave, propulsor Honda que poco a poco va recuperando la amplia diferencia con la que arrancó a principios de temporada.

Los japoneses trabajan en silencio, y a pesar de que hayan roto su pacto con Sauber, sólo les quedaría McLaren como cliente para 2018 a los que se agarrarán como un clavo ardiendo. Alonso se va quedando sin opciones dentro de la F1 con unos coches ganadores que parecen dar continuidad a sus actuales planteles de pilotos. Red Bull ya ha dicho que repetirá, en Ferrari todo indica que Kimi y Vettel seguirán, y en Mercedes muestran señales similares. El futuro más sencillo para el bicampeón puede ser continuar como está, o algo que no ha descartado: irse a Estados Unidos a hacer la temporada completa de las IndyCar Series. Se marcha de vacaciones con mucho en que pensar. Próxima parada dentro de un mes, el 27 de agosto en Spa-Francorchamps, la mítica pista que según cuenta la leyenda separa a los hombres de los niños.

José M. Zapico

@VirutasF1