Menú Portada
https://track.adform.net/C/?bn=17156992 1x1 pixel counter :

Fernando Alonso tiene los mismos puntos que Carlos Sainz pero cobra casi veinte veces más

Junio 16, 2016
alonso sainz

Cuando el fabricante de turismos Honda se planteó su vuelta a la Fórmula 1 tras su marcha en 2009, decidió hacerlo de la mano de la escudería McLaren y su meta era ganar desde el primer momento. Para ello necesitaban a un superclase, un piloto que ya fuera Campeón del Mundo o de garantías y la presencia de Jenson Button y el novato Kevin Magnussen no les convencía. Tras casi un año de charlas y negociaciones, consiguieron atraer a un Fernando Alonso cuyo infructuoso paso por Ferrari mostraba claros síntomas de agotamiento en las relaciones y en el plano de los resultados. El asturiano salió de Maranello con la idea de que vestido de rojo nunca ganaría títulos y que si quería hacerlo tendría que ser con un proyecto completamente distinto; ese plan le fue mostrado por los británicos. A su lado había un cheque que ronda los cien millones de libras por tres años, el contrato deportivo más abultado de la historia de la Fórmula 1, a razón de unos 35 millones de euros al año —cerca de 100.000 euros al día— de nómina sin tener en cuenta las bonificaciones por puntos logrados. Casi año y medio después el resultado neto para el bicampeón son diez abandonos (dos de cada cinco salidas), dos aparatosos accidentes, un quinto puesto como mejor resultado y 29 puntos en su casillero tras veinticinco salidas tomadas y dos pruebas en las que no pudo participar tras sendos accidentes. Durante el mismo periodo su ex compañero Lewis Hamilton, y vigente campeón, acumuló un título, 496 puntos, 22 pódiums y 12 victorias.

Según el Business Book 2016, un estudio anual que realiza el periodista galo Marc Limacher, McLaren gastó 465 millones de euros en su proyecto, cifra que se incrementó un 50% tras el empuje recibido con los fondos casi ilimitados del fabricante nipón (Se dice que aportan 300 millones de euros anuales), Los pilotos suelen tener acuerdos en base a los resultados obtenidos en formas de los llamados bonus por puntos logrados. En el caso de Alonso debe haber recaudado poco en este sentido a tenor de lo escaso de sus resultados; mejores que en 2015, pero a todas luces muy lejos de lo que sus capacidades indican que pudiera hacer con otra mecánica. Sus emolumentos por patrocinios ya no alcanzan los índices de cuando pilotaba para Renault, época en la que sus representantes le consiguieron más de una docena de patrocinadores personales en una misma temporada por los que ingresaba más que como piloto. Una de las razones por las que McLaren le paga una nómina tan generosa es para que no pierda mucho tiempo con rodajes, actos promocionales y temas relacionados con sponsors no directamente relacionados con su formación. Esto es algo que el asturiano agradece porque no es disfruta especialmente de los actos públicos y los escenarios repletos de gente.

El avance insuficiente de McLaren en esta temporada

En cuanto a su planteamiento deportivo, en este su segundo año fuera de la disciplina de Ferrari, los triunfos planeados tampoco llegan pero al heredero de su asiento, Sebastian Vettel. Fernando Alonso apostó muy fuerte al irse de la Scuderia y a ojos de muchos se fue a peor situado de los cuatro equipos ganadores, y en un momento delicado. Llegaba un cambio de ciclo, con un motorista nuevo, con un proyecto y enormemente prometedor pero a vista de los resultados no puede decirse que el éxito les haya acompañado.

Ciertamente su equipo ha avanzado mucho pero sigue siendo insuficiente para dar caza no ya a los de delante, sino a los del centro del pelotón. Alonso ha superado en toda circunstancia a su compañero Jenson Button, ya sea en velocidad pura marcada en las tandas clasificatorias del sábado o en carrera los domingos, pero llegar a la Q3 y meterse en la zona de puntos de la parrilla sigue siendo muy complicado. Ha puntuado sólo en dos ocasiones de las seis carreras que ha arrancado esta temporada, una de cada tres.

Carlos Sainz, el éxito y la lucha con un sueldo y presupuesto muy inferior

Empatado a puntos con el asturiano tras el Gran Premio de Canadá y de no puntuar ninguno de ellos en Bakú,  el otro español de la parrilla, Carlos Sainz, amigo del asturiano que afirma pelear esta temporada por mantener su asiento dentro de la estructura de Red Bull con los que quiere ser campeón. El equipo Toro Rosso acabó en 2015 en séptima posición, dos por delante de McLaren y gastó 137 millones de euros. De forma paralela Sainz terminó su temporada en decimoquinta posición, con 18 puntos, dos puestos por delante de su amigo asturiano. Este año estaba técnicamente empatado en resultados con su compañero Max Verstappen, y está superando en toda circunstancia al degradado Daniil Kyvat, su compañero desde el Gran Premio de España.

El sueldo del madrileño parte de un fijo de 250.000 euros anuales complementado en gran medida por los puntos logrados. Se sabe que los integrantes de Red Bull ingresan la mayor parte de su sueldo en función de los resultados. No hay una cuota fija, ni un standard, pero si se parte de la base que cada punto puede abonarse de manera promediada a razón de 50.000 euros, es fácil pensar que Sainz percibió el año pasado de manera estimada 1.2 millones de euros. Parte va en función de los puntos recaudados, los puestos en la tabla clasificatoria o por metas concretas como le pasó a Hamilton en 2007. Su padre negoció con Ron Dennis que los alrededor de 350.000 euros que cobraría aquel año se multiplicarían casi por cinco si Lewis llegaba líder de la tabla a verano, y eso fue justo lo que ocurrió; Hamilton se hizo millonario días antes del Gran Premio de Inglaterra. Se dice que había una cláusula dentro de ese contrato que indicaba que de haber sido campeón la cifra se hubiera multiplicado por treinta.

Que deparará el futuro

Todo apunta a que Fernando Alonso seguirá en McLaren-Honda el año que viene donde cobra la mayor parte de su sueldo procedente de Honda y aproximadamente una cuarta parte de McLaren. Los rumores apuntan a que podría abandonar la categoría en 2018 con una posible marcha a correr en Le Mans con Porsche.

En el caso del madrileño, el reciente paso de Max Verstappen y la (aún no oficial pero ya comentada), renovación de Daniel Ricciardo hasta al menos finales de 2018 dejan un escaso margen de maniobra para Sainz. Generalmente los pilotos de Toro Rosso suelen durar dos o puede que tres años, pero no más. Quedarse ahí, sin una meta clara ni una mecánica ganadora pueden condenar su carrera y su mejor opción está fuera. Williams o Renault bien podrían ser su posible destino pero lo más complicado no sería que se interesaran por él, algo que los galos ya han dejado claro, sino que Red Bull abriese el contrato y le dejasen irse. Si se fuera a Renault, no sería de extrañar que en la jugada de la posible marcha del piloto entrasen los motores que el fabricante galo montará en los cuatro monoplazas azules el año próximo como moneda de cambio. Ambas partes ganarían. El rumor lanzado por Sky TV este pasado fin de semana es que presumiblemente el piloto español continúe al menos un año más en su actual formación.

En cuanto a los dos pilotos españoles, empatados a puntos, uno gana casi veinte veces más que el otro. Alonso está más cerca de su final como piloto que del principio, mientras que su alumno aventajado no ha hecho más que empezar, así que tiene tiempo de sobra para superarle en el plano financiero.

José M. Zapico

@virutasF1