Menú Portada
El bicampeón tiene contrato hasta 2016 con cláusulas de rendimiento, de forma que si no se alcanzasen ciertos logros le permitiría marcharse de manera unilateral

Fernando Alonso sigue deshojando la margarita: varios esperan una respuesta, incluso Ferrari

Julio 23, 2014

El asturiano tiene un acceso como nunca antes al proyecto del monoplaza de 2015; con ello Mattiaci pretende que corra con la convicción de que su apuesta por quedarse sería la correcta, pero el propio piloto ya ha respondido a estos cantos de sirena con un lacónico "he visto muchos proyectos en julio y agosto" sabedor de que en invierno pueden ocurrir cosas que después no cristalizan
Todo apunta a que el excesivo consumo mostrado en el coche de Fernando Alonso en el Gran Premio de Alemania bien podría estar causado por los tests realizados previamente, incidiendo en la sección térmica del conjunto. Dichos cambios afectan al 48% de piezas, geometrías y diseño, y de ahí pueden aparecer caballos “dormidos”


Fernando Alonso quiere ser el dueño de su destino y sabe que en Ferrari es poco más que un pasajero de las limitaciones rojas. El plan del equipo italiano puede que funcione a medio plazo, pero el asturiano sabe que su reloj biológico no se puede parar y es lógico que le entren prisas. Han pasado ya ocho años desde la consecución de su último título y aunque su retirada aun queda lejos, quiere llevarse algún entorchado más a casa. A corto plazo esto no parece que vaya a ocurrir si sigue vestido de rojo y en su actual equipo le miman como a un recién nacido para que decida quedarse a bordo. En Maranello saben que es la mejor opción del mercado de pilotos, tiene contrato en vigor hasta 2016 pero a nadie escapa que si quiere ganar hoy y, probablemente, el año próximo, necesitaría un Mercedes, un coche que incluso a pesar de la eliminación del FRIC —sistema de compensación de frenada con todos los discos conectados—, sigue siendo superior al resto.

De entre los “equipos ganadores”, los Red Bull están un paso por detrás con el motor menos potente de la parrilla y todo apunta a que el año que viene continuarán lastrados a la espera de que Renault promueva un diseño completamente nuevo con miras a 2016. Red Bull ha afinado enormemente el software de gestión de su motor tras llegar a un acuerdo de colaboración con Microsoft, creadores de las entrañas de la centralita común construida por McLaren Electronics Systems. Por su parte, esta formación, McLaren, pasa por un año de transición con un proveedor de propulsores —Mercedes—, que acaba contrato a finales de este año y que todos sospechan no les estando ayudando excesivamente. Al equipo británico llega en 2015 Honda, motorista que aterriza tras años de ausencia en la F1 y que aporta más dudas que certezas; puede que salga bien, o puede que salga mal, nadie lo sabe.

Trabajando en el motor de 2015

Ferrari sigue en proceso de crisálida, con obras mayores en su seno, y de la que ya ha salido por la puerta Luca Marmorini, un clásico de la escudería y responsable de unos motores que no han estado a la altura de los de Mercedes. Bajo la batuta interina de Mattia Binotto ya trabajan en el motor del año próximo. La unidad 059/4 (más dos letras) ha estado trabajando toda esta semana pasada en el banco de pruebas con resultados positivos tras haber sustituido sus baterías y vuelto a las iniciales en el proyecto de 2014.

El problema del calor ha sido aliviado con aislantes de más capacidad que recubren dichas baterías y la zona de los escapes. Al parecer la FIA ha dado su bendición normativa en lo tocante a estos cambios que ya se atienen a la reglamentación del año próximo. De hecho incluso se están probando ciertas soluciones del motor futuro en pista a día de hoy, y todo apunta a que el excesivo consumo mostrado en el coche de Fernando Alonso en el Gran Premio de Alemania bien podría estar causado por estos tests, incidiendo en la sección térmica del conjunto. Dichos cambios afectan al 48% de piezas, geometrías y diseño, y de ahí pueden aparecer caballos “dormidos”. En el caso de Ferrari el área que necesita una actualización mayor es su sección híbrida y su compenetración con la térmica, algo que Mercedes ha conseguido hacer funcionar como nadie.

La incredulidad de Fernando Alonso

Alonso está teniendo un acceso como nunca antes al proyecto del monoplaza de 2015; con ello Mattiaci pretende que el de Oviedo corra con la convicción de que su apuesta por quedarse en Maranello sería la correcta, pero el propio piloto ya ha respondido a estos cantos de sirena con un lacónico “he visto muchos proyectos en julio y agosto” sabedor de que en invierno pueden ocurrir cosas que después no cristalizan en la temporada regular. No quiere llevarse por el entusiasmo mostrado por James Allison, porque sabe que la brecha con los de delante es de tal calibre que harán falta varios años como para estar en una posición dominante.  Fernando Alonso se marchó en 2007 a un equipo ganador —McLaren— con el que no consiguió el título. De allí saltó de vuelta a Renault porque sabía que eran capaces de hacer coches ganadores pero pasó dos años en blanco. Realizó el sueño de cualquier piloto al fichar en 2010 por Ferrari, pero el equipo fue de más a menos, y han sido cinco años con altos y bajos, pero sin títulos; talento desperdiciado con un eje común: decisiones acertadas a priori que a la postre se han convertido en poco productivas. Señal de que sigue siendo pieza de caza mayor para las escuderías es que a pesar de todo, no sólo no se deprecia sino que siempre es favorito.

El bicampeón tiene contrato hasta 2016 con cláusulas de rendimiento de forma que si no se alcanzasen ciertos logros podría decidir marcharse de manera unilateral. En Ferrari quieren extender su pacto hasta 2019, y hay rumores de que sobre la mesa hay cifras nunca vistas hasta hoy y que podrían superar ampliamente los 40 millones de euros anuales. Lo de McLaren-Honda, parece descartado a pesar del ofertón recibido por parte de los japoneses, debido básicamente a la escasez de certezas sobre esta posibilidad, y en Mercedes acaban de renovar por dos años a Nico Rosberg, y Lewis Hamilton tiene contrato hasta finales de 2015. En principio no parece que vaya a dejar el equipo de la estrella cromada, a menos que ocurra una hecatombe en el seno de la formación; habrá que estar muy atentos a su desempeño y su relación con el equipo de aquí a fin de año. A Alonso le han puesto cheques muy generosos por delante en otras ocasiones y no los ha aceptado por desconfiar de la solidez de los proyectos —Toyota, por ejemplo— y lo que quieres es ganar, ganar títulos. Está como los jurados de Eurovisión: deliberando.

José M. Zapico
@VirutasF1