Menú Portada

Fernando Alonso se hace empresario ciclista

Septiembre 2, 2013

Fernando Alonso ha adquirido el Basque Cycling Pro Team, propietaria legal del conocido como Euskatel Euskadi, la formación más veterana en el horizonte internacional con origen español.

La profunda crisis de patrocinios que sufren en general todos los deportes ya habían condenado a muerte a esta escuadra y su fecha de defunción era bien conocida: el 1 de diciembre tendrían lugar sus exequias. Gracias a la intervención del ovetense los contratos de sus componentes tendrán continuidad hasta al menos 2015 y seguirán asistiendo a las pruebas internacionales a las que da acceso la licencia UCI ProTour, que poseen sólo 18 equipos en todo el mundo.

El de Ferrari, enorme aficionado a este deporte, que practica casi a diario como parte de su plan de ejercicios, ha contado con la ayuda de varios patrocinadores que se ha encargado de recabar a través de su personal más cercano. Fuentes consultadas cifran la operación en una cantidad que ronda los cinco millones de euros que aportarían diversos sponsors.  

Una de las claves de la operación ha sido un buen amigo suyo, Samuel Sánchez, ciclista con el que ha sido visto en numerosas ocasiones subido en su bicicleta. Otros que vestirán el maillot con sus colores serán hombres de la talla de los hermanos Izaguirre, Igor Anton, Mikel Landa, Mikel Nieve, y se habla de que un futuro fichaje bien podría ser el propio Alberto Contador, otro deportista al que une una buena amistad con el piloto.

 En palabras vertidas por Alonso en su web, “ilusión, seriedad, sacrificio, evolución, transparencia y tolerancia cero -entendemos que ante el dopaje- son las claves que impulsan a este proyecto que pretende crecer e ir a más”. Es ambicioso y el disparo parece largo. Si cuenta con las ayudas necesarias pueden acabar convirtiéndose en un clásico.

En principio la estructura se mantendrá tal y como se encuentra ahora, pero con el tiempo la idea es que acabe teniendo sede en Asturias, lugar de origen del nuevo propietario y el también ovetense Samuel Sánchez, hombre franquicia del conjunto.

Ambas partes parecen felices con las nuevas circunstancias, no en vano en escasamente tres meses podría haber desaparecer para siempre; salvados por la campana. Se desconoce el nombre comercial con el que tendrá continuidad pero no sería de extrañar un cambio al actual debido a los nuevos compromisos publicitarios. Si Alonso gana este domingo en Monza, podrá brindar por dos cosas con el champán del podium. Ojalá.

José M. Zapico/Virutas