Menú Portada
Ferrari necesita al asturiano más que él a Ferrari

Fernando Alonso, el bombero rojo sufre bajo fuego amigo

Septiembre 21, 2014

El mono ignífugo del piloto parece hecho del mismo material que los chalecos de los Tedax, echen lo que le echen, lo aguanta todo


Cabreado. Esa es la palabra que define a un Fernando Alonso en un momento delicado de su carrera y así precisamente es como se ha mostrado durante el pasado fin de semana durante el Gran premio de Singapur: ciertamente molesto de principio a fin. Llegó a la ex colonia británica cargando contra un filtrador de información sin dar su nombre, y se marcha dejando claro que si hay un piloto de rojo que saca las castañas del fuego a la Scuderia es él y no otro, por si a alguien le quedaba duda alguna. 

El mono ignífugo del piloto parece hecho del mismo material que los chalecos de los Tedax, echen lo que le echen, lo aguanta todo. En la prolongada implosión de Ferrari han ido cayendo como fichas de dominó responsables de diseño, ingenieros jefe, directores de equipo y hasta el mismísimo presidente que acabó con veintiún años de sequía de títulos, Luca di Montezemolo. El asturiano parecía imperturbable hasta que esta semana pasada la cadena Sky Sports italiana adelantó la posibilidad de un intercambio de asientos entre él y Sebastian Vettel. Los dos pilotos pasan por un momento deportivo poco favorable y ambos entran en todas las quinielas como deseosos de cambiar de aires.

Fernando Alonso no se quejó antes de la carrera de la presión mediática, ni de los rumores en sí a los que restó importancia, sino que dijo: “a veces es triste cuando desde Italia llegan este tipo de rumores que no ayudan en nada a Ferrari”. Ese mismo día atendió sin ningún tipo de acritud a la propia cadena de la que partió el rumor, lo que apunta a que no culpaba al medio, sino más bien a la fuente del mismo y todo indica que esto partía de las profundidades de Maranello. A continuación dejó caer que él es más discreto. “Si tengo algo que decir, lo haré en unas semanas”, afirmó ante los periodistas destacados en Singapur, a lo que añadió “puede que haya a quien no le guste, quizá haga yo las filtraciones que quiera o me interesen”. 

La profunda crisis de Ferrari
 

Se sabe que en un equipo con la profunda crisis de resultados por la que pasa Ferrari hay departamentos enfrentados, técnicos de las misma zonas geográficas que se defienden, temores ante los cambios y esto afecta a todos los estamentos, incluidos los pilotos. Alonso no es de los que se callan una, y sus críticas internas deben haber pisado algún callo en las interioridades de la formación, pero lo que no esperaba el de Oviedo, y es lo que hacen pensar sus palabras, es que alguien ‘de dentro’ ha sido el encargado de hablar de la citada posibilidad, enturbiando unas aguas ya de por si turbulentas.

Tanto Alonso como Vettel han negado que esto vaya ocurrir, y si raro sería que el bicampeón fuese fichado a golpe de talonario a otra escudería cuando tienen una ‘granja’ de pilotos de la que han ido saliendo valores como el propio Vettel, Daniel Ricciardo o el prometedor y emergente Daniil Kyvat, más raro sería que Sebastian Vettel quisiera marcharse del segundo equipo actualmente —Red Bull— a uno que al que le está costando dios y ayuda mantenerse cuarto, y al que se le presenta una cuesta arriba enorme hasta salir de donde están.

La gran diferencia entre los pilotos de la Scuderia 

Fernando Alonso empezó el fin de semana reivindicándose al afirmar que ha conseguido el doble de puntos que su compañero y lo acabó diciendo “el otro Ferrari está a 45 segundos” (Raikkonen acabó octavo por cierto), algo que a pesar de ser una realidad palmaria no debe haber hecho demasiada gracia a Kimi, al que el asturiano está endosando la mayor diferencia de puntos a su compañero desde que está en Ferrari. Este dato no deja lugar a dudas: Ferrari necesita a Alonso más que Alonso a Ferrari

Sobre la mesa del corredor existen varias ofertas, y aunque diga una y otra vez que su deseo es volver a ganar con Ferrari, esta opción se torna en compleja a corto plazo. A las ya rumoreadas se abre ahora una que va tomando cuerpo cada vez más: se habla de que es posible que el año que viene dos o tres escuderías desaparezcan, y el organizador permita la alineación de un tercer coche por equipo para rellenar la parrilla. De ser así, todos los equipos punteros optarían a contar con él sin tener que desplazar a ninguno de sus titulares, pero esto es aún lejano y una posibilidad en estudio. En todo caso y a día de hoy, su presente es encarnado. Ante esto, el observador italiano Leo Turrini, periodista muy respetado en el país transalpino, abre la puerta a que elija de manera consecuente: “si Alonso ha perdido la confianza en Ferrari, debe irse, aunque si cree que el título vale mas de rojo, debería respetar el contrato”. La decisión se tomará en breve. 

José M. Zapico
@VirutasF1