Menú Portada
El piloto asturiano arropado en la presentación por Ignacio González, Emilio Botín y Flavio Briattore

Fernando Alonso cuenta su vida a través de sus coches en una exposición del Canal de Isabel II en Madrid

Diciembre 3, 2013

Bien podría haberse llamado El Gran Premio de Madrid, porque era lo que parecía. En la lista de presentes en la inauguración de la llamada “Fernando Alonso Collection“, Flavio Stefano Domenicali (Ferrari), Flavio Briatore (ex Renault), Giancarlo Minardi (ex Minardi), Martin Withmarsh (McLaren) junto al necesario patrocinador como Emilio Botín,  las autoridades políticas y deportivas como Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid, y Carlos Gracia (Federación Española de Automovilismo). A todos ellos hay que sumar al piloto suplente de la Scuderia, Pedro de la Rosa, la futura estrella Carlos Sainz Jr. y su progenitor, el bicampeón de Rallies. Con todos ellos y todos los coches con los que ha corrido Fernando Alonso, estrella de la escena, se podría haber organizado un verdadero Gran Premio de no ser porque los coches no traían líquido alguno en sus depósitos. 

Alonso es un hombre terriblemente discreto, pero el equipo que pilota su Fundación benéfica -entre ellos su hermana Lorena-, le han convencido para que se deje ver un poco más de a lo que estamos habituados. Para obtener fondos en defensa de la seguridad vial infantil, fin último de la entidad organizadora, han montado una Exposición que estará abierta desde hoy y hasta mayo de 2014 en la que muestra casi 300 objetos personales acumulados por su padre, José Luís, durante toda su vida deportiva.

Del mono de probador en Jaguar al blanco impoluto de McLaren

Guantes, monos, cascos, trofeos, recuerdos y todos y cada uno de los coches con los que ha competido, tres de ellos campeones del mundo. Entre otros hay varias rarezas como el mono que utilizó como probador en Jaguar durante un cortísimo periodo de tiempo y escudería con la que no llegó a competir nunca, o el blanco impoluto con el que se subió en Jerez por primera en un McLaren. Esto ocurrió a finales de 2006 y se dice que Flavio Briatore, director por aquel entonces de Renault accediese a liberarle del contrato en vigor que tenía con su escuadra, exigió a Ron Dennis la friolera de un millón de euros. La idea era que Alonso se alinease lo antes posible en el equipo británico. El contrato con los galos estaba en vigor hasta la Nochevieja de ese año, así que tuvo que la condición sine qua non fue que se hiciera sin publicidad de ningún tipo, así que casco y mono se vieron completamente blancos, como recién comprados, y toda actividad realizada a puerta cerrada dentro del box gaditano. 

Otra pieza exótica será el F138 con el que acaba de liquidar la actual temporada. El bólido italiano no estará presente en el acto de inauguración debido a restricciones impuestas por Maranello. Son celosos de que ciertas soluciones e inventos sean visibles a simple vista, porque en la exposición estará terminantemente prohibido realizar fotos o vídeos. 

También se podrá ver el primer trofeo que recibió el ovetense, una pequeña copa en una carrera de Karts en Ribadesella, recabado en 1985. Dicen los que allí estuvieron que cuando Fernando la recogió se abrazó a ella cerrando los ojos, y se la echó sobre su brazo derecho como el que abraza a un hijo, una imagen que ha ido repitiendo durante años después. Curiosamente los elementos más sencillos de encontrar han sido los más recientes y propios de la Formula 1. Los más complejos han sido los de su niñez, propiedad en muchos casos de terceros y sobre los que no ha sido fácil seguir la pista.

La exposición estará abierta en el Centro de Arte Canal, en la madrileña Plaza de Castilla, con entradas numeradas y horario programado a siete euros. Estudiantes y jubilados pagarán la mitad. Niños, discapacitados y desempleados entrarán gratis.

José M. Zapico/Virutas
@VirutasF1