Menú Portada

Fernando Alonso baraja varias posibilidades para poder ganar carreras en la temporada 2018

Junio 19, 2017
fernando alonso

Pérdida de tiempo, talento desperdiciado, decisiones erróneas, mala suerte. Depende a quien se le pregunte y que conozca el caso dará una respuesta alternativa, pero con un denominador común: Fernando Alonso no obtiene los resultados que merece su talento. A pesar de su valía como piloto el asturiano no gana una carrera desde el 12 de mayo de 2013, demasiado tiempo para un bicampeón, y uno de los mejor pagados de la parrilla al tiempo que de los más veteranos. El próximo 29 de julio cumplirá treinta seis años y es la edad a la que muchos están a punto de colgar el casco si es que no lo ha hecho ya. El corredor una y otra vez insiste en que luchará por lograr su tercer título, pero con los mimbres que tiene a día de hoy, con un coche al que le cuesta acabar carreras, se torna en quimera no ya los títulos o victorias, sino incluso acabar en la zona de puntos.

Mercedes descartado, Ferrari casi imposible

Alonso tiene varios caminos por los que tirar y se encuentran en la disyuntiva de coger un único carril si desea acertar esta vez. Si quiere un título más para su colección en la F1 ya tiene bien claro que no lo obtendrá a corto-medio plazo con sus actuales mimbres. De manera previsible en 2018 sólo tres escuderías tienen el potencial para luchar por ellos con solvencia: Red Bull, Ferrari y Mercedes. En la primera ya han dejado claro que no hay sitio para él. En la segunda, los mensajes de Lewis Hamilton dejan claro que no sería del todo bienvenido, aunque un fracaso a finales de año y con un Valtteri Bottas con contrato solo por esta temporada podría dejar espacio. Volver a encerrar a estos dos bajo un mismo techo sería un quebradero de cabeza para los rectores de la escudería tras la experiencia previa en 2007. En Ferrari guardan silencio, pero si con Sebastian Vettel parecen sumamente satisfechos, no lo parecen tanto con Kimi Raikkonen. La imagen de la marca sufriría en caso de desplazar al finlandés por segunda vez para sentar al asturiano en un coche rojo, maniobra complicada tras la salida tumultuosa que protagonizó tras la temporada 2014.

Renault, rumor alocado

Otro rumor alocado que rueda por el paddock hace relativamente poco es el posible retorno de Fernando a Renault. Jolyon Palmer no ha dado el resultado apetecido, muy por debajo de las expectativas, y se habla de una posible marcha del británico. El equipo galo está muy lejos de ser competitivo y tendrán que pasar al menos dos o tres años antes de que los sea. Si Alonso recalase allí se toparía con una situación muy parecida a la actual, y con problemas estructurales de una formación en crecimiento y no sólo con problemas en su motor.

McLaren si se rompe el matrimonio con Honda

No lo más productivo pero si lo más fácil para Alonso sería mantenerse en McLaren, su actual equipo. Zak Brown bebe los vientos por el de Oviedo, y existe una inesperada y genuina química entre ambos (Zak Brown fue piloto). El norteamericano permite a Alonso hacer literalmente lo que le dé la gana a cambio de mantenerle cerca. El problema es que su permanencia no le garantiza nada. Si el matrimonio McLaren-Honda no se rompe, cosa que parece casi hecha, haga lo que haga su equipo no pasará de un año para otro de ser últimos a primeros. Eso es imposible, no va a ocurrir. El plan B dentro de seguir atado a McLaren bien podría ser que Mercedes, tal y como se rumorea con insistencia, acabe motorizando los monoplazas de Woking tan pronto como el año próximo. Esto llevaría a una situación mucho mejor y previsiblemente positiva.

Los motores apenas se romperían, y con un chasis como el muy eficiente del actual McLaren-Honda MCL32 bien podrían estar en la órbita de alcanzar el pódium con cierta facilidad; otra cosa serían las victorias, y lo del título se antoja prácticamente inviable. Desde que Mercedes domina en la F1 gracias a los motores V6 híbridos, ningún coche que no sea la propia Mercedes ha ganado ni una sola prueba con ellos. La categoría de ser cliente de Williams y Force India, y presumiblemente McLaren, lastra su concurso con unos motores excelentes aunque no siempre con las últimas actualizaciones, evoluciones, y sin contar con la fluidez datos e información que a día de hoy si poseen con Honda, puesto que no compiten contra ellos. Si quieres ganar títulos has de tener línea de comunicación directa y exclusiva con tu motorista, o porque sea propio, o porque trabaje para ti de manera prioritaria. Todo lo que no sea eso, aboca directamente a no pelear por entorchados.

La alternativa más radical

La verdadera alternativa de Fernando Alonso, la más radical, es retirarse de la F1 durante al menos un año y volver en 2019 o cuando el motor Honda haya madurado y se muestre competitivo. Durante ese tiempo bien podría recalar en la IndyCar norteamericana y completar allí una temporada entera como preparación para dar el asalto definitivo a las 500 Millas de Indianápolis, o incluso participar de alguna manera en las 24 Horas de Le Mans, la tercera pata de la llamada Triple Corona, que conforman estas dos últimas carreras y el Gran Premio de Mónaco que ya ha ganado en dos ocasiones. Su actuación en la IndyCar fue un impacto mediático de tamaño bíblico y en el equipo Andretti sería muy bienvenido. Los sueldos que se manejan allí son mucho más bajos que en la Fórmula 1 pero Brown estaría encantado de compensar esa carencia con tal de retenerle para el año siguiente si quisiera volver a la F1 con McLaren.

En las 24 Horas la canción es distinta. McLaren participó, y ganó en años anteriores, y aunque el propio Brown sea copropietario de una escudería, sus miras estarían en los llamados LMP1, los coches más rápidos de entre las cuatro subcategorías que disputan la mítica carrera francesa, algo de lo que no dispone su actual escudería. Este año sólo cinco coches oficiales de este tipo han tomado la salida, tres Toyota y dos Porsche, y ganó precisamente uno de estos últimos. El resto no tienen su tecnología y prestaciones, y ganar con uno de ellos es casi imposible. Desde hace meses, casi años, se habla de un acuerdo verbal entre Alonso y Porsche, algo que fue desmentido por los alemanes hace poco. Además, su participación para 2018 queda a expensas de toma de decisiones antes de fin de año y no está garantizada. El otro contendiente, Toyota, lleva años intentando ganar en Le Mans con fuertes inversiones, pero sin un éxito que llevarse a la boca. Si en 2016 perdieron la carrera a una vuelta del final, este año abandonaron con sus tres bólidos. En Japón se les haría la boca agua sólo de pensar que pudieran contar con Alonso en uno de sus prototipos para el año próximo pero Honda, competidor directo en el mercado local e internacional, tendría algo que decir al respecto.

Fernando Alonso quiere ganar, y muchos son los que tiran de sus brazos para hacerle correr con ellos, pero no hay nada claro. Antes de la carrera de Canadá —quinto abandono de las seis salidas que ha tomado este año— dijo que tomaría una decisión antes de septiembre. Por todo ello, este puede ser el verano que menos duerma de su vida. Tiene muchas conversaciones pendientes con su almohada.

José M. Zapico

@VirutasF1