Menú Portada

Fernando Alonso apuntala sus esperanzas en el avance de McLaren en el próximo Gran Premio de Hungría

Julio 20, 2016
f1 hungary alonso

El bicampeón español Fernando Alonso espera ver un muy esperado cambio de rumbo en su escudería a partir del próximo fin de semana durante el Gran Premio de Hungría. El circuito magyar fue el primero en verle ganar una carrera en 2003 y desde entonces acumula cuatro visitas más a su pódium, dos cuartos puestos y tres quintos. Durante ese periodo de tiempo ha remontado veinticuatro puestos en carrera con un resultado especialmente alentador en 2015 en el que avanzó diez puestos desde su posición de salida tras una serie de abandonos entre los coches que le precedían.

Hungaroring es una pista pequeña y revirada en la que su McLaren-Honda MP4/31 puede disimular sus carencias y sacar provecho de dos características positivas que residen en él: tracción y estabilidad en frenada. Sus cortas rectas no son las devoradoras de caballos que se va a encontrar en circuitos como Spa o Monza, y a priori se trata de una pista tildada de fácil para ellos. Por contra va a tener algo de frente: el nuevo asfalto húngaro. Los gerentes del trazado decidieron remozar la superficie por la que discurrirá la carrera. Con el tiempo la capa de contacto con los neumáticos tiende a perder adherencia y a rizarse al final de las rectas con la aparición de molestos baches justo en frenada, que es cuando más agarre se necesita para no perder el control de los monoplazas. El asfalto recién echado suele resbalar mucho, porque el bitumen acumulado en la mezcla tarda en desprenderse, pero una vez que ya no está, la abrasividad y mordiente de la nueva capa tiende a devorar lo neumáticos, asignatura que el McLaren aprueba con un aprobado raspón.

Silenciosas pero constantes mejoras

A pesar de todo esto, hay que añadir las silenciosas pero constantes mejoras de su equipo. La fiabilidad parece ir de menos a más, la potencia de la sección térmica de su motor Honda empieza a situarse en la zona deseada, y hay quien piensa que está por encima del Renault y pareja a la de los Mercedes y Ferrari. Sigue flaqueando la sección eléctrica, y es algo en lo que los técnicos orientales siguen trabajando sin descanso. De hecho se esperan mejoras en este aspecto poco más allá del verano.

Prueba de estas mejoras fueron los tests celebrados en Silverstone tras el Gran Premio de Inglaterra. Sorprendió a muchos ver a Fernando en lo más alto de la tabla clasificatoria, pero si era más una circunstancia aleatoria producto de una meteorología alocada y cambiante, no debería escapar al ojo entrenado un detalle pequeño pero significativo. En la segunda jornada, el probador belga Stoffel Vandoorne dejó su coche a poco más de un segundo del mejor registro, firmado por Kimi Raikkonen.

El tiempo de Vandoorne es sumamente significativo porque si bien no se puede dejar de lado su aportación al volante, lo realizó prácticamente con el mismo coche, e igual chasis, que usase Alonso el día anterior. Si hubiera estado en manos del asturiano, por pura práctica, conocimiento y experiencia muy probablemente hubiera estado incluso más cerca de mejor registro, y desde que llegó de vuelta a McLaren nunca había estado ahí. Ciertamente los días de tests son un rompecabezas adivinatorio en forma de pesos no declarados, reglamentos que no se fiscalizan con la rigidez de las carreras o cargas de combustible propias de un ciclomotor, pero si la diferencia con los de delante en 2014 superaba con frecuencia los tres segundos, y esta temporada ronda el segundo y medio, verles a un segundo de los mejores es señal de que van por el buen camino. El propio Vandoorne expresó su satisfacción ante los cambios y reseñó las mejoras desde la última vez que se subió en el coche durante unas pruebas similares en Montmeló hace un par de meses. Si para los titulares es más difícil apreciar los cambios ya que ellos los realizan de manera paulatina, el corredor belga si puede detectar los cambios al toparse con novedades en el comportamiento general del bólido ante lo distanciado de sus actuaciones. Vandoorne fue Subcampeón de la GP2 en 2014 y campeón en 2015, sustituyó al lesionado Alonso durante el Gran Premio de Bahréin al inicio de esta temporada y curiosamente recabó el primer punto de la escudería; acabó décimo por delante de su compañero Jenson Button, que se retiró durante la prueba.

El título de 2017 más utopía que realidad

Ante todo esto, el de Oviedo dice que todos los planes de su escudería apuntan a una sola cosa: ganar el título en 2017. Alonso acabó en decimoséptima plaza de la tabla clasificatoria el año pasado y en el ecuador de la actual se sitúa decimocuarto. A día de hoy pensar que el año que viene puedan alcanzar de manera ocasional el pódium parece más un ejercicio de fe extrema que un pensamiento razonado, pero sus esperanzas se basan en dos elementos: las mejoras en su propulsor y la nueva reglamentación.

El motor Honda sigue dando pasos hacia delante y es muy posible que en su tercer año esté a una altura decente. Esto es lo que le está pasando a Renault, que si cuyo estreno fue decepcionantemente similar al del motor japonés, pero este 2016 está llevando a Red Bull al pódium, por encima de los potentes Ferrari. Por otra parte, y es donde puede estar el quid de la cuestión, gran parte de la normativa que se implante el año que viene ha sido propuesta por McLaren, y si son sus ideas, nadie debería pensar que son las que peor le vienen. Neumáticos más anchos, más ritmo por vuelta (se habla de hasta cinco segundos más rápidos) mayor carga aerodinámica, más incidencia del agarre mecánico y diversos cambios que pueden hacer cambiar el aspecto general de la tabla clasificatoria tal como la cambió el cambio de propulsores. Si Mercedes pasó de ser un equipo potente pero muy lejos de ganar y acabó arrasando al resto, la esperanza de McLaren es precisamente remontar esto con las nuevas regulaciones. Nadie sabe a día de hoy si el equipo de Woking ganará en 2017, lo que sí parece muy probable es que de un salto de calidad en lo tocante a sus resultados que puede sorprender; todo apunta a ello.

José M. Zapico

@VirutasF1