Menú Portada

Fernando Alonso alcanza los primeros puntos de la temporada cuando se va a cumplir el tercer aniversario de su última victoria

Mayo 3, 2016
alonso-sochi

Los ocho puntos recaudados en el Gran Premio de Rusia gracias a su sexto puesto deben haber aliviado la dolorosa situación que atraviesa el bicampeón del mundo de Fórmula 1 Fernando Alonso. Resulta casi admirable ver como cuando se planta ante las cámaras de las distintas televisiones su rostro apenas cambia acabe la carrera o no, cuando durante años la pregunta era únicamente eran las relacionadas con sus sensaciones tras la victoria.

Al acabar la prueba del pasado domingo difícilmente podía adivinarse en su lenguaje corporal la enorme satisfacción y alivio que tienen que haber supuesto forzosamente esos valiosos ocho puntos —nueve para su formación si sumamos el primero de su compañero Jenson Button que acabó décimo— especialmente con miras a la siguiente cita. El próximo 15 de Mayo se disputará el Gran Premio de España, precisamente el último en el que se subió al escalón más alto en 2013 a bordo de un Ferrari. Desde entonces ni con esa escuadra volvió a ganar, ni con la actual ha pisado el pódium y esto, para un hombre de formas discretas y suaves fuera de la pista, pero agresivo y ambicioso como pocos dentro de ella es algo que debe resultar lacerante.

Una carrera aburrida con rivales desdibujados

Alonso partió de la decimocuarta plaza en parrilla en Sochi y realizó una salida contundente gracias a la que avanzó unos pocos puestos. Algún abandono de coches precedentes, y la salida del Safety Car en el inicio de la prueba le situaron en una beneficiosa séptima plaza durante más de la mitad de la carrera, en la que viajó en tierra de nadie, sin ningún piloto al que atacar, ni ningún otro del que defenderse. En palabras del asturiano, su carrera fue sencillamente aburrida. Sin ser fácil, le resultó un poco menos difícil sin Sebastian Vettel en pista, los Red Bull muy desdibujados, un Toro Rosso fuera de combate y el otro —el de Carlos Sainz— que tuvo que pagar una sanción de tiempo en vivo, y unos Renault sin músculo. Todo esto y un acertado concurso de Fernando, particularmente afortunado en la salida al evitar incidentes, consiguió encaramarse no ya en la zona de puntos, sino en un puesto muy favorecedor que le premiaron con ocho puntos de una tacada, sin perder de vista que en todo el año pasado logró once.

En principio su MP4/31 no se mostró muy competitivo en un fin de semana que en manos de Alonso nunca estuvo más allá del décimo mejor registro. Hay que añadir que la pista, que situada dentro de una ciudad pero no puede tildarse de circuito urbano, tiene un alto requerimiento de motor que es justo de lo que carece el monoplaza de Woking. A pesar de todo en su escudería se muestran esperanzados porque se acercan algunas pruebas en el calendario donde esta debilidad puede quedar aliviada. Trazados con menor necesidad de potencia como Mónaco o Hungría se van acercando en el calendario y puede ser ahí donde McLaren-Honda puede dar lo mejor de un chasis que todos reconocen como de excelente, pero sencillamente sin un motor acorde.

Cambios para 2017 que pueden crear una situación nueva

Algo muy distinto es lo que puede ocurrirles el año que viene. La FIA ha publicado esta semana los cambios que llegarán en 2017 y esto puede crear una situación nueva. Las gomas traseras serán más anchas, los alerones cambiarán a más grande el delantero y más pequeño el trasero, seguramente se instale algún sistema de seguridad tipo arco de protección para pilotos y los motores podrán manipularse a voluntad para mejorar su rendimiento siempre y cuando se crea oportuno. Cada vez que se introducen cambios radicales en el reglamento se abre la puerta a que los más ingeniosos traigan inventos y soluciones que les puedan hacer mejorar. En todo caso el conjunto hace parece mostrar la intención de neutralizar el dominio basado en la planta motriz, y esto sí que puede ser interesante para unos Honda que ya han anunciado que introducirán una arquitectura distinta para 2017 con cambios mayores y menos radicales en su concepto.

En cuanto al Gran Premio presidido por Vladimir Putin, fue ganado por Nico Rosberg, con su cuarta victoria consecutiva y un pilotaje constante y eficiente desde el primer momento. Su compañero Lewis Hamilton acabó segundo tras salir décimo. Una avería no le permitió tomar parte del ciclo final de la tanda clasificatoria y su remontada fue de las que suele protagonizar cuando lo necesita. El tercer puesto fue para Kimi Raikkonen, aunque en principio debería haber sido para su compañero Vettel, que abandonó durante la primera vuelta tras ser embestido en dos ocasiones y en el espacio de apenas 400 metros por el local Daniil Kyvat. Primeros puntos también para Renault por parte de Kevin Magnussen.

Próxima parada en el GP de España los próximos 13 al 15 de Mayo, un lugar donde los dos españoles querrán brillar especialmente, el de Oviedo porque siempre lo ha hecho, y el madrileño para quitarse el mal sabor de boca de su participación rusa.

José M. Zapico

@virutasf1