Menú Portada
En los dos últimos ejercicios el Cuerpo Nacional de Policía destinado 400.000 euros en papel higiénico

Fernández Díaz no dispara con munición de fogueo: Interior se gasta más de 1 millón de euros en 5 millones de balas para los agentes de la Policía Nacional

Mayo 11, 2014

Casi 4 millones de cartuchos 9 mm. parabellum blindados para el Plan Nacional de Tiro y cerca de 2 millones de semiblindados para munición de equipamiento
1.055.079 euros para 5.511.000 balas: 0,20 euros por cada proyectil
Fuentes policiales aseguran que la causa de juntar ambos procesos en la misma licitación como dos lotes diferenciados se debe a una “simple coincidencia”


“Balas blancas para la oveja negra”. Así coreaban los melómanos del rock más nacional el hit del grupo Barricada, allá por los comienzos de la década de los 90. La canción, un himno de la lucha contra el racismo, criticaba la mano dura de los agentes y fuerzas del Estado emprendida contra la gente de a pie, especialmente los inmigrantes o ciudadanos de color, a través de los proyectiles del arma de fuego más común: las balas.

Precisamente, la Dirección General de Policía –a través de la División Económica y Técnica del Cuerpo Nacional de Policía que dirige Ignacio Cosidó-, viene de sacar a licitación un acuerdo para adquirir la friolera de más de cinco millones y medio de balas (5.511.000 proyectiles). El anuncio, aparecía publicado en la Plataforma de Contratación del Estado el pasado 11 de abril de 2014. En detalle, el pliego licita la “adquisición de cartuchos del calibre 9 mm parabellum blindados (3.761.000 cantidad mínima), y cartuchos del calibre 9 mm parabellum semiblindados (1.750.000 cantidad mínima), con destino al Servicio de Armamento y Equipamiento Policial del Cuerpo Nacional de Policía, formado por dos lotes independientes”.

El primer paquete -dedicado a los más de 3,7 millones de “cartuchos del calibre 9 mm. parabellum blindados”-, tendrá un coste de unos 709.926,36 euros (presupuesto base de licitación); mientras que el segundo lote, para los 1,75 millones de “cartuchos del calibre 9 mm. parabellum semiblindado”, acarreará a las arcas públicas un gasto de otros 345.152,5 euros (impuestos incluidos en ambas cantidades). Su suma corresponde a más de un millón de euros (1.055.078,86 euros) que el Cuerpo Nacional de Policía –adscrito al Ministerio del Interior de Jorge Fernández Díaz-, prepara para saldar esta licitación: 0,20 euros destinados para cada proyectil.

“Simple coincidencia”, según fuentes de Interior

Preguntadas por Extraconfidencial.com, fuentes policiales han justificado la necesidad de tal cantidad ingente de balines con procesos normales de adquisición de munición para sus diferentes tareas. El primer tipo de proyectiles (9mm blindados), será utilizado por “el Plan Nacional de Tiro para la formación y práctica” de los Agentes siendo este, dicen, “un proceso normal y anual de contratación”. El segundo tipo (9 mm. semiblindados) se trata de una “munición que hay que renovar cada 4 ó 5 años y es munición de equipamiento que los policías llevan en los cargadores”. Acerca de la coincidencia de los dos procesos en el mismo anuncio de licitación, aseguran que ha sido una “simple coincidencia en tiempo y forma”.

El proceso de adquisición de los más de 5 millones de balas viene a confirmar un período de fuerte despilfarro por parte de los responsables de la Policía Nacional apoyado en un sinfín de adjudicaciones: cinemómetros y radares de claro afán recaudatorio, tóneres de impresora, sobres e incluso papel higiénico. Cabe destacar, respecto a este último elemento, que, el CNP se ha gastado cerca de 400.000 euros en los dos últimos años (200.000 en 2013 y 185.000 en 2014) para la “adquisición de papel higiénico para atender las necesidades de las distintas dependencias policiales de todo el territorio nacional”. La adjudicación del presente curso resulta más injuriosa al ser concedida a una empresa canadiense, máxime atendiendo a la situación delicada de la industria española.

Adjudicaciones millonarias
 
No es la primera vez que la Policía Nacional firma un acuerdo millonario a costa de un producto de lo más común. El Cuerpo destinaba en las últimas semanas 60.000 euros para la “adquisición de 500 (cantidad mínima, kit toner impresora Epson Aculaser M4000DN Referencia C13S051170, con destino al Área de informática del Cuerpo Nacional de Policía”; y 119.000 euros para la “adquisición de diversos tipos de sobre normalizados, para abastecer a las distintas dependencias policiales de todo el territorio nacional”.
 
En el mes de febrero, la División Económica y Técnica del Cuerpo Nacional de Policía adjudicó también el “suministro de helicópteros biturbina ligeros” por un total de 28 millones de euros -sin impuestos-, a la empresa Eurocopter, un socio habitual del Gobierno, que ya en diciembre se había hecho con 50 millones del Ministerio de Defensa. Esta adjudicación, todo hay que decirlo, resultó cortesía de la DGT en uno de los periodos más convulsos del departamento regido por María Seguí. Más tarde le llegó el turno a los coches con un presupuesto cercano a los 11,5 millones de euros para licitar el “suministro, en régimen de arrendamiento, de al menos 143 turismos radio patrulla tipo Z y de al menos 52 vehículos todo camino tipo Z, nuevos (…) con destino a la Dirección General de la Policía”. Y es que el Instituto Armado de Ignacio Cosidó se está acostumbrando al gasto.