Menú Portada
Crónica social de héroes, actrices y miembras del Consejo de Estado

Fernández de la Vega y su “Torrente” particular

Julio 22, 2015
pq_933_fernandez-de-la-vega.jpg

Cuentan por ahí que estaban un día Hércules, Marilyn Monroe y Quasimodo en el Cielo y oyeron a Hércules decir:

       “Yo he sido el ser más fuerte sobre el planeta, mitad hombre y mitad dios nada menos, nadie me ha podido igualar”

A lo que Marilyn respondió:

       “Bueno, tú has sido fuerte, pero ha habido gente igual de fuerte que tú, mientras que, indudablemente, yo sí que he sido el ser más sexy en la Historia del planeta. No ha habido hombre que no se rindiera a mis encantos”

Quasimodo entonces intervino:

       “Pues no sé, Marilyn, tú fuiste mona, eso seguro, pero estoy seguro de que ha habido niñas igual de monas que tú, mientras que yo sí que ostento el récord indiscutible de haber sido el ser más feo de La Tierra.

Y empezaron a discutir hasta que se les ocurrió que, teniendo a Dios a mano, lo que zanjaría la cuestión seria pedirle audiencia y que Él confirmase las afirmaciones de unos y de otros.

Así que entró Hércules al despacho de Dios y salió diciendo:

       “Os fastidiáis porque Dios me ha confirmado como el ser más fuerte del planeta”.

Llegó el turno de Marilyn, que manifestó al salir de su reunión con Dios:

       “Y vosotros también, porque he sido confirmada como el ser más sexy de la historia del mundo”.

Por último, entró Quasimodo, y al salir, un tanto ofuscado decía:

       “¿Maria Teresa Fernandez de la Vega?, pero ¿quién demonios es María Teresa Fernández de la Vega?

¿Leyenda?, ¿mitología? Puede…, pero lo que es real es lo que vieron mis ojos el otro día en un vuelo entre  una de las Islas Afortunadas, así llamadas porque la cajetilla de Fortuna es mucho más barata que en el resto de España, y Madrid.

Allí estaba yo cuando observé, entre el pasaje, a la que parecía la hermana escuchimizada de Mickey Rourke, luciendo zapatillas de deporte en colores flúor, leggins negros y chaqueta de chandal… El antídoto de la lujuria hecho carne, vamos.

Como guinda del pastel, la susodicha llevaba un escolta a juego; es decir, el hombre no respondía a los cánones estéticos al uso ¿Han visto ustedes a Kevin Kostner en El Guardaespaldas? ¿Y a Santiago Segura en Torrente? Bueno, pues éste se parecía a uno de ellos y tampoco hablaba inglés.

Dicen que el Comandante del avión requirió que el escolta depositase el arma en cabina. Dicen que por miedo de le que pegara un tiro a ella en vista de las pintas que llevaba.

¿Ustedes se lo creen? Dicen tantas cosas… Pero créanselo. La realidad siempre supera la ficción.