Menú Portada
El nuevo vicepresidente de Florentino Pérez anuncia que serán inflexibles con los que se han servido del club

Fernández de Blas: “El Real Madrid tiene que ser el mejor, sin compararse con nadie”

Mayo 31, 2009

Hoy, a las una de la tarde, Florentino Pérez será presentado como nuevo presidente del Real Madrid. Instantes después tomará posesión del club con su equipo directivo. El personal ejecutivo irá llegando poco a poco. Hoy mismo, Manuel Redondo será nombrado director de la Presidencia, cargo que ya ocupó en el anterior mandato de Pérez. Mañana martes, si no es que se adelanta a hoy, será presentado Manuel Pellegrini como entrenador del Real Madrid. Kaká, el primer fichaje, comparecerá veinticuatro horas más tarde. El Real Madrid de Florentino Pérez se mueve a la velocidad frenética que exige la situación en que ha quedado la entidad tras el paso de Ramón Calderón y los suyos.

pq__efb.jpg

Las oficinas del Real Madrid van a ser un frenesí en estos quince días que la ausencia de candidatos a la presidencia le ha regalado a la nueva junta directiva. Rememorando a Alfonso Guerra, al Real Madrid dentro de un mes no lo va a reconocer ni la madre que lo parió. Pero no por capricho, sino por necesidad. Con una plantilla desequilibrada, sin referencias válidas y sin estrellas que poner en el escaparate mundial, el nuevo equipo de Florentino Pérez tiene que hacer en menos de un mes el trabajo que normalmente le hubiera llevado la mitad de su mandato. Pero para competir, para recuperar el terreno perdido, para poner orden dentro de la sociedad, no queda más remedio que tirar de talonario, aunque sea con créditos, e incrementar la producción. Para vender más hay que invertir. Y el Real Madrid lo necesita.
Pero la nueva junta no va a entrar como un elefante en una cacharrería. Velocidad a la hora de reconstruir la plantilla –Pellegrini y Kaká serán las primeras caras, a las que seguirán Xabi Alonso, Silva y Granero-, pero tranquilidad en cuanto a la reorganización de la estructura ejecutiva.

Fernández de Blas, el hombre de los socios

En este duro cometido Florentino Pérez se ha rodeado de quince compañeros de viaje. De ellos, sólo tres son nuevos respecto a su anterior etapa en el Real Madrid: Eduardo Fernández de Blas, Enrique Pérez y Luis Blasco. Eduardo Fernández de Blas, el líder de la plataforma Etica Madridista, será una pieza vital en el organigrama desde su puesto de vicepresidente segundo. No hay que olvidar que la Etica Madridista fue la asociación que más se movilizó en contra de los desmanes que se producían en el club y la que facilitó las pruebas que derrumbaron a Ramón Calderón. Florentino Pérez ha premiado esa labor con el puesto de De Blas en su equipo.
Para los madridistas, después de Florentino Pérez, Eduardo Fernández de Blas es la principal referencia en esta nueva época de limpieza y resurgimiento que se avecina. No en vano Fernández de Blas condicionó el apoyo del grupo a aquel candidato que prometiera claridad y se comprometiera a levantar las alfombras. Por eso está con Florentino. Ayer mismo, en la sede electoral que se ha mantenido abierta en espera de que alguien más presentara sus credenciales ante la junta electoral, Florentino nos decía que “hasta que no se cierre el plazo yo seguiré esperando que alguien se presente”. No le quedaba otra. Sin embargo Eduardo Fernández sí nos quiso aventurar cómo serán estos primeros meses.
Sobre qué esperando encontrar hoy mismo en el club, nos comentaba que “no sé qué nos encontraremos, pero sí sé qué es lo que llevamos en nuestra maleta. Lo que hay es mucha ilusión y ganas de poner al Real Madrid en el sitio del que nunca debió salir”.
Tanto Florentino como su vicepresidente hacen mucho hincapié en el código ético que hoy mismo firmarán los 16 miembros de la junta directiva: “Es fundamental aprobarlo el primer día. Para los que no sepan de qué se trata, es simplemente una declaración de que venimos a servir al Real Madrid, no ha servirnos de él. Es una declaración de que ninguno de nosotros ni nuestros allegados se van a beneficiar de nuestra presencia en el club de ninguna manera. Lo que es servir y no servirse, algo que últimamente se había olvidado”.
Las intenciones del nuevo equipo directivo ya las conocemos: potenciar el equipo. Pero para ello hará falta que la economía lo permita: “Veremos que cuentas hay, pero lo que es evidente es que le Real Madrid en estos tres años no ha estado a la altura de lo que debe ser el mejor club del mundo. Muy optimista no soy, pero si Florentino ha dicho que se puede invertir en potenciar el equipo como base de futuro, es que se puede hacer. Han sido tres años muy negativos para la vida del club”.
Casi tan difícil o más que cuando en el año 2000 Florentino llegó para reflotar una empresa en quiebra técnica. Esta vez su sola presencia ha ahuyentado a los aspirantes. ¿Llegar por aclamación deja las manos libres, o es una exigencia aún mayor? Para Eduardo Fernández “llegamos por aclamación, con las expectativas muy altas y esperamos no defraudar a la masa social. Hubiese sido la misma responsabilidad si hubiese habido votaciones, porque las expectativas en el Real Madrid siempre han de ser las máximas”.

Líos judiciales y contratos blindados

Otra tarea importante será sacar al club de los líos judiciales en los que le ha metido la anterior junta. ¿Qué hará la nueva Junta? “Vamos a dejar que sean los tribunales los que adopten sus decisiones –dice Fernández-. Desde el club vamos a colaborar al máximo para que se esclarezcan todos los procesos y nuestra misión será defender los intereses de la sociedad, no los de ningún particular. Estudiaremos todos los casos abiertos y adoptaremos las medidas necesarias en cuanto a nombrar representantes y demás. Colaboración absoluta con los jueces”.
Y no menos difícil será desprenderse de los ejecutivos fichados por Calderón. Una lista enorme con cerca de veinte nombres, todos ellos blindados por contrato. Al respecto el vicepresidente nos decía que “desconozco qué vamos a encontrarnos, hasta que no estemos sentados en el Bernabéu no podré saber qué es lo que hay. Lo que sí está claro es que lo estudiaremos todo y obraremos en consecuencia, siempre con la finalidad de defender al Real Madrid. No se hará nada que vaya a perjudicar los intereses de la sociedad”.
De la parcela deportiva Fernández de Blas prefiere no pronunciarse, eso es tema exclusivo del presidente y sus asesores deportivos: “Si Florentino dice que hay que hacer una inversión fuerte el primer año es porque el Real Madrid lo necesita. Tenemos que tener un equipo, otra vez, referente. Si fuimos el mejor club del Siglo XX, vamos a trabajar para que también lo sea del Siglo XXI. Pero nosotros no tenemos que ponernos como referencia nadie, en el Real Madrid no nos gusta compararnos con nadie, nuestra obligación es ser los mejores. ¿En un año? No sé si será posible lograr títulos o no, pero para devolver la ilusión a los madridistas tenemos que luchar por ello y esperamos no defraudar, independientemente de lo que se logre al final”.
Nueva era, año cero. A Florentino le motiva el poderío actual del Barcelona. Es un reto y el único capaz de revertir la situación.