Menú Portada

Felipe Reyes: la lección bien merecida que le dio una madre muy enfadada al capitán madridista

Abril 7, 2017

El jugador reprendió a una señora por haberle hecho pararse en un paso de cebra para cruzar la calle cuando él conducía su coche. Una nube de los niños que juegan y entrenan en Valdebebas se acercó a pedirle autógrafos y al jugador de baloncesto no le hizo ninguna gracia. Al parecer, tiene una visión distorsionada de la realidad, al igual que Paula Echevarría, que no sería nadie de no ser por Bustamante.

reyes valdebebas

“Ni sé quién eres ni me importa, pero estoy harta de todos vosotros”, le soltó una señora sin alterarse a un sorprendido Felipe Reyes, capitán del Real Madrid de Baloncesto y la Selección Española, que creía que iba a dejarla muda. El jugador la regañó  por haberle hecho detener la marcha en un paso de cebra de la Ciudad Deportiva del Real Madrid. No conducía muy deprisa, eso es cierto, no a más de 60 y se paró porque la  mujer empezó a cruzar. El baloncestista parece ignorar que su obligación en estos casos es frenar el coche y esperar que el peatón cruce la calle, le guste o no. No es una gracia que él conceda, es lo que tiene que hacer. Si  Valdebebas está llena de niños jugando o entrenando, tanto de las categorías infantiles del equipo merengue como de los de otros equipos que juegan la liguilla allí, no es culpa de nadie.

Y sí, firmar autógrafos a los pequeños forma parte de las servidumbres de alguien que gana una millonada. Es un precio que hay que pagar por ser famoso y tener éxito. La soberbia viene de regalo… Los que contemplaron la escena se quedaron perplejos ante la actitud del jugador, que se llevó una lección merecida por parte de una mujer que supo bajarle los humos. La señora le explicó que estaba harta “de todos ellos”, porque muchos de sus compañeros, tanto del equipo de Baloncesto como del de Futbol, conducen a 100 por hora para salir rápido de la Ciudad Deportiva en sus potentes automóviles y, aunque pasan tan veloces que no dan tiempo a que nadie se le ocurra cruzar, “un día va a ocurrir una desgracia como se nos escape un niño detrás de una pelota o le dé por cruzar sin mirar”. Esperemos que haya transmitido el mensaje a sus compañeros de equipo.

El protagonista absoluto, David Bustamante

Esta semana ningún jugador del Real Madrid ocupa las portadas de las revistas del corazón. Ni siquiera Cristiano Ronaldo, en páginas interiores a la espera de sus dos nuevos bebés que vienen en camino, muy apoyado por su novia Georgina. El protagonista absoluto es David Bustamante junto con Paula Echevarría. Dicen que se veía venir. Que los dos tenían personalidades muy fuertes y lo suyo iba a terminar tarde o temprano. De David todos afirman que es un ser muy noble, que estaba enamorado locamente de su mujer y que, pese a los problemas de convivencia, confiaba en que todo terminara por arreglarse. De ella hablan menos bien…Que, sin ser Madame Curie, pretendía estar muy por encima intelectualmente de su marido y su familia, a la que solo toleraba, como casi confesó ingenuamente el bueno de Busta en el programa de Bertín Osborne, y que la fama, como a Felipe Reyes, le ha distorsionado la visión de la realidad. No sería nadie sin David Bustamante. Y eso es así… La ex de Coronado, a lo sumo. David Bustamante sabe cantar y, de Paula y sus dotes dramáticas, resultaría cruel hablar.

Mientras las revistas del corazón se dedican a hablar del tema del año: en las televisiones se especula con el más que posible cierre del Deluxe, que no acaba de encontrar su sitio los sábados, a medio camino entre una Noria desfasada y las mismas historias de siempre. Podría tener los días contados.

Ana Montesinos