Menú Portada
Joaquín Vázquez Alonso es propietario de la empresa Spengler, además de haber sido socio de Mario Conde y gran amigo del Rey Juan Carlos

Felipe González “compra” la finca de caza en Guadalupe al constructor que hizo obras en La Moncloa y recibió numerosas contratas públicas siendo él presidente

Septiembre 23, 2013
pq_936_felipe-gonzalez.jpg

Hace unos días el diario El Mundo publicaba que el ex presidente del gobierno español Felipe González había comprado “El Penitencial”, una extensión de tierra de 120 hectáreas situada en la sierra de Guadalupe (Cáceres), valorada en un millón de euros y que forma parte de una finca matriz (El Común). Adquiría esta heredad al constructor Joaquín Vázquez Alonso. Ahora las investigaciones de Extraconfidencial.com desvelan quién es este controvertido personaje amigo del que fuera líder del PSOE durante tres décadas. Se trata del propietario de la empresa constructora Spengler, muy controvertida en los años noventa por el modo cómo conseguía sus contratas y que emprendió varias obras en el Palacio de La Moncloa en tiempos de Felipe González.

Felipe Gonzalez mantiene excelentes relaciones con Joaquín Vázquez desde el inicio de la década de los noventa. Y desde entoncesha visitado en numerosas ocasiones las propiedades de Joaquín Vázquez, entre ellas El Común, de unas 2.000 hectáreas, donde ha participado en varios encuentros privados y fiestas de cacerías. Ahora le ha “comprado” a Vázquez el enclave de “El Penitencial” dentro de “El Común”, una adquisición que lleva fraguándose desde la pasada primavera, pero que a día de hoy no se sabe aún en que condiciones ya que el nombre de Felipe González Márquez no aparece en ningún documento registral ni oficial de compra y venta.

El próximo paso de González y de su actual compañera Mar García Vaquero va ser reconstruir por entera la casa de la finca, de unos 600 metros cuadrados divididos en dos plantas. Y que, según fuentes consultadas, va ser cambiada entera por orden de Mar García Vaquero. “Ha cogido toda la responsabilidad de la restauración, por no decir derribo”, indican estas fuentes. Esta finca, situada en la comarca de Villuercas-Ibores-La Jara, tiene su principal activo en la castaña, un fruto cuyo negocio es donde ahora Joaquín Vázquez está penetrando con fuerza.

El papel de la constructora de Splenger

La constructora Splenger estuvo especialmente introducida en la ejecución de obras públicas durante el mandato como presidente del Gobierno de España del líder socialista Felipe González. Spengler realizó reformas de diversas cárceles, como Sevilla I, Sevilla II, Penal del Puerto de Santa María, y efectuó trabajos, entre otros, para el Instituto de Servicios Sociales (INSERSO) y, junto con Agromán, la entonces constructora de Banesto, rehabilitó el Cuarto Alto de los Reales Alcázares de Sevilla, con motivo de la Expo de Sevilla de 1992. También Spengler resultó beneficiada por la adjudicación directa de dos casas cuartel de la Guardia Civil, en las localidades de Almazán (Soria) y Guadalupe (Cáceres), por un importe de 400 millones de pesetas, durante la etapa de Luis Roldán al frente de la Benemérita, y cuando éste adjudicaba “a dedo” y sin concurso las obras a empresas afines.

Además de su estrecha amistad con Felipe González, el constructor Joaquín Vázquez,  ha sido socio de Mario Conde, quien tambien ha puesto a la ventaen el mercado inmobiliario su finca y mansión de Las Salcedas, cómo ya informó la pasada semana Extraconfidencial.com. Según fuentes de este sector, Conde pide por ella 25 millones de euros, a 9.000 euros la hectárea. La heredad del ex presidente de Banesto está situada entre los Montes de Ciudad Real y Toledo, en las cercanías del Parque Nacional de Cabañeros, con una extensión total de 2.800 hectáreas rodeadas de centenares de olivos, un gran pantano, una espectacular capilla y una mansión de dos plantas: en la superior está la extensa biblioteca y en la baja la gran sala comedor con una enorme mesa redonda bajo un techo de bóveda azul con estrellas y lucecitas de colores.

Amigo y socio de Mario Conde

Precisamente Vázquez también se encargó de construir la finca Los Carrizos de Mario Conde, en Sevilla, con unas 4.000 hectáreas. Las estancias de Los Carrizos poseen dimensiones gigantescas, algunas miden 140 metros cuadrados por seis de altura, con bóvedas y paredes estucadas en colores vivos y alfombras de la Real Fábrica de Tapices. El edificio está inspirado en la arquitectura italiana, en todo, en sus colores, las proporciones, las asimetrías…

Paralelamente a esta construcción hecha para su amigo y socio Mario Conde, Vázquez consiguió que a “su pequeña inmobiliaria” Spengler se le adjudicara en 1990 la remodelación de casi todas las fachadas de las sucursales de Banesto. En cuatro ejercicios Spengler facturó 11.500 millones de pesetas, pero a día de hoy todavía nadie se explica dónde se hicieron las mejoras. También se le llegó a abonar unos 2,8 millones euros (4.600 millones de pesetas) por la remodelación de las plantas de la alta dirección de la entidad bancaria en la sede central de la calle Alcalá. Según la investigación judicial sobre las actuaciones irregulares de Conde, la operación reveló varias anomalías, como el pago en una sola vez y por adelantado, y según los peritos judiciales la estimación del valor de las obras no alcanzó dicha cantidad.

Así, por ejemplo, el que fuera posterior presidente de la entidad, Alfredo Sáenz, en su comparecencia en el Congreso ante la comisión Banesto indicó que este tipo de operaciones especiales de Conde no tenían refrendo alguno: “Tan sólo se recuerda que un alto directivo del antiguo equipo gestor de Banesto salía en defensa de su candidatura para este tipo de obras. “Eso, para Spengler”, decía. Y no se discutía más”. Spengler, domiciliada en la madrileña calle de Claudio Coello según los datos del Registro Mercantil Central, tiene como objeto social la “realización de toda clase de obras públicas y privadas, construcción rehabilitación y compraventa, arrendamiento y explotación por cuenta propia o ajena de toda clase de fincas rústicas y urbanas” El capital de Spengler estaba distribuido en acciones al portador, por lo cual era muy difícil identificar a sus propietarios.

Esta sociedad anónima se vio inmersa en un proceso de suspensión de pagos en el año 2000 cuyo expediente de suspensión de pagos se comenzó a tramitar en el otoño de ese año en el Juzgado de Primera Instancia número 59 de Madrid.Por el accionariado y consejo de administración de Spengler han desfilado personajes tan singulares como Santiago Jaime Cardenal Pombo, socio, a su vez, del testaferro de Luis Roldán, Jorge Esparza; Francisco de Borja Prado Eulate, hijo de Manuel Prado y Colón de Carvajal, amigo íntimo del rey Juan Carlos; la mujer de Vázquez, Rosario Valiente, y la hija de ambos, Elisa. La familia Vázquez ha tenido gran empatía con el Rey Juan Carlos y su círculo más íntimo, con los que ha sido socio en varios negocios inmobiliarios. Precisamente este constructor fue quien remodeló en su día el palacio de La Zarzuela.

Juan Luis Galiacho