Menú Portada

Feijóo versus Vázquez. Primer asalto.

Octubre 9, 2012

El 23 de mayo de 1993 se produjo el primer debate electoral televisado en España. José María Aznar y Felipe González medían sus políticas y sus programas de acceso a La Moncloa en el plató de una pueril Antena 3 y bajo la moderación de Manuel Campo Vidal. Desde aquellas muchas cosas han cambiado. Esta estrategia política y comunicativa de masas se ha expandido de modo dilatado y ha vuelto a Galicia 19 años después. Como punto positivo, dentro del tema que nos compete -elecciones gallegas de 2012- este diálogo político ha sido capaz de zafarse de las redes de la televisión privada para ser emitido desde la cadena pública y mediante servicios y empleados públicos. A mayores de las cámaras y los micrófonos de la Compañía de Radio Televisión de Galicia, once medios de comunicación de ámbito gallego o estatal se acreditaron para no perder ripio del primer debate electoral de la tríada que protagonizará la actualidad gallega hasta el próximo miércoles.
 
El plató 5 de la TVG acogía desde las 20,35 horas la llegada de los referentes popular y socialista. Acompañados de dos de sus asesores y de hasta un máximo de 10 invitados por candidato, Feijóo y Vázquez trataban de limar los últimos detalles de sus discursos y de buscar aliento entre sus huestes, para una disputa televisada que puede confirmar el rumbo de las elecciones o provocar un giro de 180º -véase elecciones norteamericanas Romney vs. Obama-. Envidia de la puntualidad británica -a las 21,30 horas- Marga Pazos presentaba los debates como “una oportunidad histórica para la democracia”. En ese momento, por delante, tres franjas temáticas de 20 minutos para la confrontación de ideas: economía y sectores productivos; bienestar y servicios sociales, y por último, autogobierno.
 
Un Feijoo decidido, muy gesticular y resuelto fue el primero en articular palabra. Una voz frágil que fue cogiendo resuello a medida que avanzaba la discusión. En su presentación recordó un debate político realizado en la transición y fundó sus dos preceptos básicos “ser útiles desde la política e intentar que los programas se puedan debatir”. Comienza aceptando sin evasivas que “hay crisis” pero que “Galicia va por delante” y se presenta como el territorio con “menor déficit de todas las Comunidades Autónomas y líder en solvencia”. Antepone como primer punto de su programa los 259.733 parados. Alberto Núñez Feijóo pidió el voto de los ciudadanos para “proseguir en la senda del crecimiento”. En la otra orilla, un Pachi Vázquez recio y estricto, se convirtió en la voz de familias, parados y enfermos, de “mucha gente que está sufriendo, que tiene que pagar los libros”. Con una agresividad en ciertos puntos desmedida -y que llevó a Marga Pazos a apercibirlo debido a sus continuadas interrupciones a Feijóo– señaló que el PP pretende “ocultar que van a hacer después y por eso adelantan las elecciones”. “Es hablar de esperanza”, concluyó.
 
Economía y sectores productivos
 
Pachi Vázquez abrió el epígrafe económico mirando con preocupación hacia el paro juvenil. Aseguró que con el PP Galicia sigue “el camino de Grecia y Portugal” y respecto al paro –del que acusó a Feijóo no querer hablar- recordó como el actual presidente dijo que “en 45 días iba a acabar con el paro en este país”. Feijóo retó a Vázquez y volvió por el discurso del paro, “probablemente no me escuchó” le espetó, “lo que más nos preocupa es el problema del paro”. Respecto a las acusaciones de Vázquez según las que aseguró que “le endosan los gastos del Gobierno a las familias”, Feijóo apuntó como “el 70% de los gallegos tienen pensión parcial o total para los libros y el 40% de los gallegos no pagan medicamentos”. “Estamos intentando que esto no sea ni Grecia ni Portugal, que Galicia no sea rescatada como Andalucía, Cataluña o Valencia”. A renglón seguido, Vázquez planteó sus dos preguntas básicas que reiteró insistentemente a lo largo de la entrevista: “¿estamos mejor o estamos peor?” y “¿por qué adelantó las elecciones?”. El líder socialista comprometió una “política de empleo adecuada”. “Pesca, naval y lácteo”, priorizó. Ante los descréditos de Vázquez, Feijóo comparó paro, déficit y deuda con la media española. Así también se refirió a los acuerdos de la reunión de presidentes de Comunidades Autónomas “¿los sabe o no los sabe?”. Vázquez exhortó al presidente: “no retuerza las cifras. Los primeros que tienen que pagar son la banca, y los grandes patrimonios. Que paguen los que más tienen”.Feijóo reprendió a Vázquez por “contar el palo y contarlo mal”. El PP consiguió “6.200 parados menos en cuatro años de plena crisis económica que en cuatro años de bipartito de los cuales tres fueron de plena bonanza económica”.
 
El contrato con la petrolera mexicana Pemex ocupó parte primordial en el debate. En medio de su intervención, el jefe popular mostró a toda la audiencia una carta firmada por el consejero delegado de PMI de la que leyó ad pedem litterae todo se está desarrollando según lo previsto”. Además, debido a la porfía de la publicidad de los contratos, Feijóo reprodujo que “según una cláusula del contrato, de ser anunciados conllevaría la automática ruptura de los mismos debido a cuestiones de protección de la ley de propiedad intelectual y por la propia seguridad para el naval”. Mientras Vázquez se obstinaba en repetir una y otra vez “es mentira, no hay contrato con Pemex”, el líder popular adelantó que a partir de esta semana se realizarán reuniones de la empresa mexicana con los astilleros de Freire y Valiña para comenzar a “trabajar en nuevos contratos para la construcción de remolcadores”.
 
Bienestar y servicios sociales
 
Vázquez comenzó el segundo bloque con una declaración de intenciones “ni la sanidad pública ni la educación pública son las responsables de esta crisis” y cargó contra una “reforma laboral totalmente injusta”. “¿Usted cree que a la gente le interesa que el déficit esté niquelado?”, le planteó. Feijóo replicó que si han conseguido más con menos es porque “tuvimos que pagar las deudas que ustedes dejaron”. “Cuando yo vuelva a ser presidente, la educación y la sanidad seguirán estando blindadas”. Vázquez abogó por “una sociedad del conocimiento que nos posibilite competir”. “Voy anular los conciertos de los colegios que segregan por sexos porque empiezas separando por sexos y de mayor marginando a las mujeres. Ese dinero irá a libros de texto gratuitos, a comedores escolares y al transporte escolar”. Feijóo descubrió al candidato socialista al apuntar que “sorprende que diga que vaya a hacer algo que nunca hizo ya que cuando fue conselleiro pagaba a esos colegios. No le puede decir a un padre como tiene que mandar a su hijo al colegio”. Además se cubrió de las críticas al sistema educativo con una serie de datos que manifestaban que “tenemos mejor educación en Galicia en todos los ratios”. “Hay menos fracaso escolar que cuando ustedes gobernaban”.
 
En cuanto a la sanidad pública Vázquez criticó un copago que “cobra a nuestros mayores 33 millones de euros al año por los medicamentos. Yo si soy presidente, los mayores no van a pagar los medicamentos”. Feijóo discrepó “el 40% de los gallegos no pagan medicamentos. Con ese dinero sobrante lo que hacemos es abrir hospitales en Vigo, Coruña y Ourense”</em>. Respecto al plan oculto que Vázquez esbozó en más de una ocasión de la baja de pensiones cuando el PP gane las elecciones, Feijóo apuntó que “quizás no las subamos lo que nos gustaría pero congelarlas, no”.
 
Autonomía
 
En el tercer y último sector, Feijóo prometió que “en plena crisis económica blindaremos el autogobierno” y inquirió a Vázquez si acaso “volvería a plantear una reforma inconstitucional de soberanía y de ruptura”. Para el jefe socialista, Feijóo “no está creando un autogobierno gallego. Incumplió sus 14 puntos. Toda Galicia sabe que el autogobierno fue bueno para Galicia. Usted es el mayor peligro del autogobierno. Usted impide modificar el estatuto”. Feijóo rememora la situación de otras regiones “fíjese las comunidades que reformaron el estatuto: Valencia, Andalucía, Cataluña, las tres en rescate” y asevera “creo en el autogobierno y en las instituciones gallegas”. Vázquez desvía la atención “para usted es un problema el autogobierno y el Parlamento, por eso lo quiere reducir”. “No comparto separarme de España. No haríamos ninguna reforma que no sea constitucional” asiente Feijóo. Al mismo tiempo lanza un órdago a Vázquez “usted dijo que haría pacto con el BNG antes de concocer su programa”.
 
Novagalicia Banco, las preferentes y el apoyo a la automoción también ocuparon un aparte en la discusión antes de entrar de lleno en el tema de la lengua. Vázquez anunció que como presidente “voy a anular el decreto del gallego, una injusticia que se hizo con una de las cosas más bonitas que tenemos”. Feijóo reivindicó que “vamos a hacer de Galicia lo que quieren los gallegos. Estamos orgullosos de tener dos lenguas y que cada uno hable la que quiera, bilingüismo cordial”.
 
En el último minuto de sus intervenciones Vázquez y Feijóo se dirigieron de modo unidireccional y decidido a la cámara para pedir el voto a la ciudadanía. El líder socialista habló de “cambiar este país” y del “momento para aquellos que creemos en la educación pública y en la sanidad pública”. Por su parte, Feijóo enunció tres pilares básicos “estabilidad, unidad y trabajo”. “Tengo más ilusión que nunca, conozco a Galicia mejor que nunca y no tengo más compromiso que Galicia, Galicia, Galicia”, sentenció.
 
Jesús Prieto