Menú Portada
En la calle Génova ven con buenos ojos esta idea de fusión interregional

Feijoo echa un pulso a Rato, y por ende a Rajoy, en su intento de fusión de Caja Madrid, la CAM y Caixa Galicia

Febrero 17, 2010

No cuenta para ello con el apoyo inicial del presidente de la Xunta, que quiere crear la suya propia en Galicia

pq__feijoo-y-rajoy.jpg

Tras su entrada en Caja Madrid por la puerta grande como presidente con mando en plaza, Rodrigo Rato ya piensa en crear la gran Caja de Ahorros del Partido Popular. Para ello pretende llevar a cabo la fusión de las tres grandes Cajas de Ahorros en poder del PP, que son Caja Madrid, que lidera ahora el propio Rato, Caixa Galicia, en poder de Alberto Núñez Feijoo, y la CAM (Caja de Ahorros del Mediterráneo), en poder de los populares valencianos, aunque no se sabe muy bien si todavía en manos de los zaplanistas o del presidente Camps. Esta última Caja fue la que colaboró activamente con el constructor Francisco Hernando, más conocido  como Paco el Pocero, para realizar su mega ciudad de Seseña, entre Toledo y Madrid, cuando el íntimo amigo del constructor, el líder popular Eduardo Zaplana, mantenía mando en Génova y en la Comunidad de Valencia. 
 
Esta nueva idea de Rato, que ya conocen en la esfera más cercana a Mariano Rajoy, no goza sin embargo del apoyo total del presidente de la Xunta de Galicia que pretende crear por su cuenta la gran Caja de Ahorros gallega formada por la fusión de Caixa Galicia y Caixanova, una unión que no cuenta por ahora con el beneplácito de la Unión Europea, ni del aparato socialista de Ferraz. Sin embargo, Feijoo podría cambiar de idea si ve que la fusión gallega es imposible en su materialización, sacrificando los activos de la caja única gallega en beneficio de su partido nacional.
 
Rodrigo Rato ya ha puesto a trabajar a su equipo y pretende crear esta gran Caja del PP apoyándose en la Ley de Cajas de Ahorros del Gobierno Zapatero. En la sede el PP ven con buenos ojos esta idea de fusión interregional, ya que así contarían con una gran caja amiga que se convertiría en la tercera entidad financiera española, por delante de La Caixa.  De esta manera, podría servir de aparato de financiación a muchos de los proyectos del Partido Popular. Pero Núñez Feijoo se resiste. Quiere mantener su cuota de poder económico-financiero. Sabe que sin el poder y respaldo de la gran Caja gallega no es nadie y menos si, como aseguran, la Xunta se le ha quedado pequeña y aspira a más.