Menú Portada
Mucha propaganda mediática pero pocos logros para el ciudadano

FACUA y AUSBANC, ¿las peores Asociaciones de Consumidores?

Marzo 7, 2013
pq_928_facua-sanchez.jpg

Acusa, denuncia, alerta, propone, califica… estos verbos los vemos casi a diario en las notas de prensa que lanza FACUA, pero realmente ¿qué consigue? La verdad es que en la práctica muy poco, salvo aparecer mucho en los medios, algo que logra buscando incesantemente la supuesta noticia y atacando a casi todos los frentes. Desde ejercer de “policía” con los establecimientos que incumplían la Ley antitabaco o incluso atacando las medidas de ajuste del Gobierno, algo que consumó desde que Consumo se le alertase al salirse de los -en “teoría”-, fines de esta asociación pero que fue utilizado por esta y su portavoz, Rubén Sánchez, para argumentarlo como “amenaza” del Gobierno contra su independencia. Por supuesto, la sangre no llegó al río.

Y es que las subvenciones, de las que vive, son muy jugosas. Eso a nivel nacional, porque las distintas asociaciones o federaciones de consumidores que forman parte de FACUA también perciben ayudas de las autonomías donde actúan.  

Convenios de concertación

Pero por supuesto, no todas las empresas son malas. FACUA también tiene relaciones con cada vez más a través de los llamados “Convenios de Concertación” que define como “acuerdos bilaterales creados con el objetivo de desarrollar actuaciones conjuntas encaminadas a mejorar la información de los consumidores”, convenios en los que afirman que no reciben dinero ya que si recibieran aportaciones económicas de empresas serían expulsados del Consejo de Consumidores y Usuarios (CCU). ¿Qué consiguen con estos Convenios? ¿Y en general?

FACUA mantiene en su Web oficial una pestaña en la que se vanagloria de sus supuestos logros, entre los que destacan en 2010 las multas a las emisoras de taxis de Sevilla y Córdoba, por contar con “listas negras de usuarios”, la retirada del mercado en 2009 del ColaCao Light, la devolución ese mismo año de “decenas de millones facturados irregularmente”; en 2008 ayudar a desmantelar el teléfono y páginas web de “una trama internacional de seudoadelgazantes desmantela el teléfono y las webs que servían sus pedidos para España”. La lista sigue descendiendo cronológicamente hasta adentrarse en los años 80 (FACUA fue fundada en 1981), pero ¿algún logro para el consumidor en 2012? ¿En 2011? Simple y llanamente, nada.

Y otra cosa que no hacen, además de conseguir, es construir. Cuando una asociación sólo destruye, sólo crÍtica y demuele, sin proponer ni aportar solución alguna a los problemas que denuncia, se convierte en un problema en lugar de ser una solución. El tono siempre acusador, siempre amenazante de Facua, y su absoluta ausencia de ideas creativas y constructivas convierte a su discurso en algo cansino y vacío que ya sólo repiten algunos medios, amigos de lo mismo, de la destrucción.

Seguramente las empresas hacen cosas mal y necesitan asociaciones que defiendan sus intereses, pero cuando resulta tan obvio que ese pataleo sólo responde a las necesidades de supervivencia de la propia Asociación, se hace patético. Y FACUA está muy cerca de eso.

La ”poco mediática” AUSBANC

Con la que está cayendo: participaciones preferentes, cláusulas de suelo hipotecarios, permutas financieras… cada día se demanda a muchos profesionales y expertos para aparecer en los medios de comunicación, pero a quien es difícil encontrar es a Luis Pineda, presidente de AUSBANC. Después de muchos años, no es un personaje especialmente bien visto para las televisiones nacionales. Uno de sus últimos resquicios es Intereconomía, una cadena que cada día va a menos, especialmente desde la marcha de Antonio Jiménez a 13TV. En esa cadena y en Telecinco aparece precisamente una antigua letrada de AUSBANC, Montse Suarez, a la que después de destacar en Twitter que el nuevo programa de Jiménez en 13TV había triplicado la audiencia con respecto a Intereconomía, el adjunto a la presidencia de AUSBANC dedicó en su cuenta en esta red el siguiente mensaje “Montse Suarez fue elegida como abogada florero en el caso Banesto porque iba a ser un juicio largo. Para que estuviera en el candelabro”. Todo un ejercicio de señorío.

Y es que en AUSBANC, a falta de resonancia externa, se han hecho grandes “amantes” de Twitter, especialmente Luis Pineda que utiliza esta red para promocionar a su Asociación para atacar empresas y Bancos que curiosamente no se publicitan en sus revistas. Las mismas, con las que se centra en sus demandas, atribuyéndose hasta representar a sus no asociados y llevándose varapalos judiciales como el del Juzgado de Primera Instancia nº 3 de Cáceres que desestimó una demanda de AUSBANC en la que pretendía defender los intereses de ciudadanos no miembros de esta Asociación en un pleito contra Telefónica.

Todo ello, sin dejar de recordar que AUSBANC, aunque sigan negando la realidad, está expulsada del Libro de Registro de Instituto Nacional de Consumo, por razones similares a las expuestas más arriba en el caso de Facua, es decir, por tratar de sacar dinero a sus asociados pidiendo publicidad en su revista . Pero tampoco los asociados tienen mejor suerte. Y sino, que se lo digan a los afectados por Forum y Afinsa que se sumaron a las pretensiones de Pineda, cuando incluso convocaba manifestaciones a las que acudían sus empleados a cambio de “puentes” y con la promesa de que existía una responsabilidad del Estado. ¿Qué han visto? De nuevo, cero resultados y cero propuestas. Ven pasar el tiempo sin conseguir nada, sólo pagar sus cuotas como asociados. Con Asociaciones así, ¡pobres consumidores! Llegará el día en que haya que fundar Asociaciones para defender a los consumidores de las Asociaciones de Consumidores. Al tiempo.