Menú Portada
Un juez ya admitió esta denominación para otra "organización de consumidores", Ausbanc

Facua, otro chiringuito en busca de la subvención fácil

Marzo 18, 2010

Vivir por y para las subvenciones, no para los consumidores. Esta parece ser una de las máximas de muchas organizaciones de defensa de los consumidores dedicadas a la caza de cualquier ingreso por parte de las administraciones del Estado y siempre sintiéndose discriminadas si otra recibe unos cuantos euros más.

pq_923_facua.jpg

La defensa del consumidor es cada vez más un negocio. A pesar de que para ser miembro del Instituto Nacional del Consumo (INC) y por tanto beneficiarse de cuantiosas subvenciones estas organizaciones deben ser “organizaciones sin ánimo de lucro”, la lucha por hacerse con cualquier euro repartido por las administraciones es feroz.

Luis Pineda Salido, presidente de Ausbanc, creyó inventar la pólvora y así no perder ingresos por ningún lado: no perder las subvenciones del INC separando su lucrativo negocio de ingresos publicitarios de las entidades financieras  (que en teoría debe criticar en defensa de los consumidores) por un lado a través de Ausbanc Empresas y por otro lado tener otra “pata”, Ausbanc Consumo que sin tener este ánimo de lucro se dedicaría a recoger subvenciones del Estado.

El entramado era tan obvio que al poco tiempo fue expulsada del INC y en verano de 2009 ratificada esta expulsión por el Juzgado Central Contencioso Administrativo número 3 de la Audiencia Nacional que dio la razón al Instituto Nacional de Consumo.

Otro juzgado, desestimó la demanda de Ausbanc contra Adicae por denominarla “chiringuito”. Literalmente la sentencia decía: “no puede entenderse que al calificar como –chiringuito- se está atacando ilícitamente el honor de una entidad que denominándose asociación de usuarios de servicios bancarios recibe dotación económica de las propias entidades que prestan esos servicios, y que no puede ser considerada una asociación de consumidores al no reunir los requisitos exigidos legalmente, lo que supone que funcione como una asociación de carácter genérico que puede eludir los controles previstos”

 

Facua asociación ¿independiente?


Otro teórico requisito para pertenecer al INC es ser independiente de los poderes públicos cosa difícil de ver en FACUA, otra asociación que intenta hacerse con un pedazo del pastel del negocio a base de hacer mucho ruido.

En el reparto de subvenciones por parte del INC, perteneciente al Ministerio de Sanidad, así como las que dota la Junta de Andalucía la asociación se ha sentido discriminada por que a “otras” se le ha dado más, eso sí, no renuncia a un euro de lo recibido.

En el caso de las subvenciones del ministerio de Trinidad Jiménez, FACUA–Consumidores en Acción, ha criticado que según ellos, no se utilizara criterios objetivos al distribuir las subvenciones a las asociaciones de consumidores, no evaluando sus niveles de representatividad, relevancia social e intervención en el mercado.

Y es que el pastel es muy jugoso, en 2009, el INC distribuyó 3.641.140 euros. La que más recibió fue Ceaccu con 716.622 euros, seguida de UCE con 647.502 euros y CECU con 383.988 euros. FACUA recibió  224.417 euros, poca cantidad según esta organización que nació en Andalucía que ya ha visto como también pierde poder en esta Comunidad.

Y es que en Andalucía también ha denunciado “irregularidades y favoritismos partidistas” en las políticas de Consumo de la Junta en los ámbitos de la representación institucional y la concesión de subvenciones. Este es el resultado de que desde hace unos años UCA-UCE está recibiendo más que FACUA, que se olvida de cuando tenía una posición de privilegio en Andalucía o de lo que entiende por concepto de representatividad.

Mucho ruido, sin ton ni son

La vinculación de Izquierda Unida con FACUA es conocida, y de su relación con el poder, a veces más que importante en Andalucía. Todo ello le ha llevado a realizar iniciativas en conjunto no sólo con IU si no también  en muchas ocasiones con el PSOE.

La política de FACUA es clara, hacer mucho ruido, aunque sea en aspectos que poco o nada afectan al consumo. Por ejemplo, durante el pasado mundial de fútbol de 2006, junto a Izquierda Unida de Salamanca denunciaron una campaña publicitaria de la empresa Media Markt, en la que se mostraban los pechos de dos jóvenes bajo el reclamo “verás las mejores delanteras del mundo” por sexista, muy lícita la denuncia, pero nada que ver con la defensa a los consumidores.

Otro ejemplo de la labor de defensa al consumidor de FACUA fue cuando en la Semana Santa de 2008 pidió sanciones a las hermandades  que llevaran el lazo blanco en protesta por la futura Ley del aborto, ya aprobada, por “falta de respeto a las reglas de juego democrático”.

¿Es esto lo que entiende por representatividad en defensa de los intereses de los consumidores?

Como continuará informando este periódico, para las asociaciones de consumo todo vale en busca de notoriedad que le abra las puertas de las arcas públicas o privadas.