Menú Portada
LA MALA GESTIÓN DE LAS OPERACIONES DEL ESTADO EN EL EXTERIOR (II)
Inició negocios sin la aprobación del Comité Comercial

Expansión Exterior promovió operaciones en otros países sin realizar control de los pagos realizados

Mayo 17, 2011

Para disponer de una parte de la financiación mediante créditos FAD y créditos OCDE, una empresa española socia que suscribió el contrato de exportación emitió dos facturas por servicios que no se encontraban efectivamente prestados

En las operaciones promovidas con Uniones Temporales de Empresa, eran los socios privados los que tomaban las decisiones sin contar con Expansión Exterior


Expansión Exterior SA, en la actualidad P4R, y presidida por Carmen Rodríguez desde 2004, ha desarrollado prácticas que no debe realizar una empresa pública acumulando una larga serie de irregularidades. Así, como ya adelantó extraconfidencial.com en su edición de ayer, la falta de sistemas y mecanismos de control encaminados a garantizar el cumplimiento de la normativa básica que rige determinadas materias, como son la financiación oficial a la exportación o la normativa de contratación pública, generó pérdidas y falta de control de fondos. Es el caso de los créditos de ayuda a la exportación, que deberían servir tanto para ayudar a las empresas españolas a incrementar su posición en el extranjero como a colaborar económicamente con los países en desarrollo, algo que al menos en teoría era muy importante para el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero.

Operaciones en marcha antes de ser aprobadas

Uno de los casos más llamativos es como se ejecutan proyectos, antes de su aprobación. Así, en una operación de titular de riesgo compartido, consistente en el suministro de equipos y componentes informáticos al Gobierno de Costa Rica, los distintos contratos mediante los que se formalizó la operación fueron suscritos y comenzaron a ejecutarse con anterioridad a que el Comité Comercial acordara la participación en la operación, lo que pone de manifiesto un incumplimiento de las normas internas.

En otra operación de prestación de servicios con una empresa colombiana, con los mismos objeto y fecha pero con diferentes importes, se produjo una modificación contractual sin que tuviera lugar la preceptiva aprobación del Comité Comercial, llegando a asumir el coste de un impuesto indirecto colombiano que ascendió al 10%, así como un impuesto de timbre por el 1,5%.

Descontrol de proveedores e irregularidades en el cobro

El caso del descontrol en cobros y pagos es incluso más grave. En dos operaciones en China que recibieron financiación con apoyo oficial, se verificó que “se excedieron indebidamente los porcentajes máximos de material extranjero y gasto local incorporados al valor de la exportación”, según se denuncia en la documentación que obra en poder de este periódico. Caso parecido ocurrió con una empresa española en un proyecto de suministro de equipos de cardiología para dos Hospitales de Costa de Marfil en la que no se elaboraron los informes económicos de periodicidad mensual que se preveían en dicho acuerdo, ni se efectuó una liquidación del resultado final de la operación; tampoco se disponía de un control sobre los movimientos de fondos realizados con cargo a la cuenta bancaria, titularidad del socio español, desde la que se producían todos los cobros y pagos derivados de la operación.

En la misma operación referida se detectó que, para disponer de una parte de la financiación mediante créditos FAD y créditos OCDE, con fecha de 22 de diciembre de 2004, la empresa española que suscribió el contrato de exportación emitió dos facturas por servicios que no se encontraban efectivamente prestados a dicha fecha, bajo los conceptos de prestaciones locales y gastos de formación y mantenimiento. En consecuencia, dicha empresa dispuso indebidamente de 167.000 euros de los créditos FAD y del mismo importe de los créditos OCDE, que no le hubieran correspondido dado el vencimiento del periodo de disponibilidad, lo que hubiera ocasionado además un reintegro al Instituto de Crédito Oficial Expansión Exterior, S.A.

Contratación sin concurrencias de ofertas

Gran parte de los proyectos llevados a cabo por la empresa se realizó en conjunto con otras sociedades formando Uniones Temporales de Empresas. De 73 contrataciones de proveedores examinadas, en 38 de ellas existido concurrencia de ofertas y en las 35 restantes se seleccionó “directamente” al proveedor de bienes o suministrador de servicios. Y lo que es peor, el examen de la documentación justificativa ha puesto de manifiesto importantes deficiencias, como son:

          En las operaciones analizadas en las que Expansión Exterior compartía riesgos como titular con otros socios, no se ha promovió la debida concurrencia y objetividad en la selección de los proveedores, dado que estas funciones correspondieron al socio privado, sin que la aprobación de las ofertas recibidas tuviera lugar conjuntamente.

          En determinadas operaciones, no quedó acreditado que existiera concurrencia de ofertas y que, en otras, se seleccionó al proveedor en base a criterios diferentes a los indicados en la ficha de “Evaluación de proveedores” que debe elaborarse para justificar el criterio de selección utilizado.

La empresa estatal paga los sobrecostes, los proveedores, no decide y hace la vista gorda ante supuestas irregularidades. Todo un chollo para algunos.