Menú Portada
La joven interpondrá una denuncia contra Cayetano Martínez de Irujo

Exclusiva: Los vecinos de Amina le acusan de no pagar la comunidad

Mayo 5, 2008

Amina está dispuesta a erradicar los comentarios que la tachan de montajista interponiendo una denuncia contra Cayetano Martínez de Irujo. Algo parecido harán sus vecinos, quienes le acusan de no pagar los gastos comunitarios.

pq_512_aminados.jpg

Ha decidido que no va a permitir que ni si quiera Cayetano Martínez de Irujo la niegue públicamente. Amina Cherrib, la guapísima mozarrona que tuvo una relación sentimental con el jinete del ceño eternamente fruncido, recurrirá a los tribunales para demostrar que durante un tiempo indeterminado formó parte de la vida del hijísimo de la Duquesa de Alba. Está convencida del paso que va a dar, sobre todo porque son muchos los que han cuestionado sus palabras, los que la han tachado de montajista y aprovechada. Y ya está cansada. Asegura tener pruebas que demuestran que hubo un día en el que Cayetano palpitó por su fornida silueta. Lo cierto es que la de los ojos negros no sólo habla con los periodistas cuando se le remunera, pues sus últimas declaraciones en televisión, emitidas en Está Pasando, se obtuvieron gracias a la tenacidad y el esfuerzo de una Joana Morillas conseguidora de lo imposible. Cabe resaltar que Amina tiene el mismo derecho que Cayetano a airear sus intimidades. La misma obligación a recurrir a los medios de comunicación para ventilar una relación que interesa a la mayoría. La magrebí promete poner los puntos sobre las íes aunque sea recurriendo a la justicia.
 
Graves acusaciones
 
Y mientras la batalla con el Conde de Salvatierra no ha hecho más que empezar, los vecinos de la veiteañera la acusan de no pagar la comunidad desde que se instaló en el casoplón de Galapagar en el que vive junto a su hermana y su madre. Una casa acogedora, de decoración austera, a la que se mudaron hace cerca de un año. Aseguran que las deudas de Amina y su familia se acercan a los mil euros. De traca. Sin embargo, pese a que el marco en el que se encuentra el domicilio es verdaderamente incomparable, la junta de vecinos pretende denunciar públicamente que Cherrib tampoco ha hecho frente al pago de una derrama para la construcción de una piscina comunitaria para todos los chalés y adosados de la urbanización: “no podemos entender cómo es posible que no haya pagado ni siquiera la obra de la piscina”, me espetó una vecina que me invitó a acceder al jardín de su casa para enumerarme los impagos familiares. Quedé sorprendido, anonadado e incluso perplejo cuando otra de las residentes arremetió verbalmente contra Amina y la acusó de engancharse ilegalmente a la red de distribución eléctrica, aprovechando el contador de una de las viviendas colindantes: “este es el tapón que quitan y por el que chupan la luz. A mi hermana le han hecho la vida imposible con el gasto de la luz”, me confesó agitada una de las presentes. Ciertamente nerviosas, las vecinas me aseguraron que, pese a que durante más de un año de convivencia les han propuesto múltiples formas para liquidar sus deudas, lo cierto es que “han preferido tomarse esto a broma”. Tanto es así que incluso la Comunidad amenaza con interponer una denuncia ante los tribunales para que se apresuren a abonar el importe de los recibos atrasados. Lo que faltaba. Y, ante tanta aseveración, Amina se defiende: “es mentira que debamos nada, pero tampoco vamos a pagar una obra (se refiere a la de la piscina) que ha quedado de esa forma”. Lo cierto es que la piscina de marras tiene unas dimensiones realmente reducidas, más bien parece un nadadero privado de una única vivienda.
 
Por Saúl Ortiz