Menú Portada
Isabel Pantoja nunca perdonó a Techi que abortara

EXCLUSIVA: Kiko Rivera ahora lo reintenta con Naya

Noviembre 1, 2009

Nunca es tarde para volver a empezar. Parece que tras el rechazo de Carolina, su última novia, Naya se ha vuelto a poner en su punto de mira. Kiko Rviera intenta reconquistarla…

pq_889_kikorivera.jpg

Llegó nerviosa y algo titubeante, pero su actitud discordante, incluso chulesca, descolocó a todos los integrantes del ‘Sálvame Deluxe’. Techi, la eterna ex novia de Kiko Rivera, decepcionó en su primera comparecencia ante las cámaras de televisión. Prometía ser una de las entrevistas más interesantes de los últimos tiempos, pero una llamada telefónica recibida minutos antes de entrar en plató echó por la borda el fantástico trabajo de redacción y producción del espacio. Cuentan que alguien muy cercano a Isabel Pantoja consiguió amedrentarla y guionizar hasta la última de sus palabras. Puede que le recordaran cómo y porqué decidió abortar. Esa es una historia que va más allá de los rencores y que acabó en un impactante enfrentamiento con Isabel Pantoja. Parece que el día en el que Techi le transmitió su decisión de no continuar con el embarazo, Pantoja montó en cólera y, al grito de “vas a matar a mi nieto”, salió airosa de la casa. Isabel es mujer de pensamientos e ideas algo más tradicionales. Fue éste el motivo por el que la tonadillera le reclamó el dinero del famoso viaje a México y, que en un principio, iba a sufragar la de la bata de cola: “a la madre de mi nieto se lo pagaría todo” le espetó. Este fue uno de los principales motivos por los que Kiko Rivera decidió no continuar con su turbulenta relación sentimental. Era feliz junto a ella, su madre la aceptaba pero los últimos acontecimientos le ponían entre la espada y la pared. Algo arrepentida, Techi intentó volver con el hijo menos agraciado de Paquirri en más de una ocasión. Insisten en que su intención era, ahora sí, crear una familia con él y disfrutar de un amor que todavía no se ha apagado. Sin embargo, ahora Kiko está muy dolido. No quiere ni oír su nombre. Tanto, que el pasado fin de semana acudió a una discoteca y ante las preguntas de sus chabacanas seguidoras, él contestaba con un “de esa no quiero ni hablar”. Cosas del querer.
 
Otra oportunidad
 
La que sí habló fue Carolina, su última novia, una brasileña de rompe y rasga con la que Rivera compartió cuatro meses de su azarosa vida. La morena no tuvo problema en explicar cómo transcurrían sus días como novia oficial y a qué dedicaban su tiempo libre: “nos pasábamos todo el día jugando a la play station”. Toda una revelación que no sorprende, pues en la ficha laboral del mozarrón tan sólo aparece reflejado un tímido intento de ser camarero en ‘Kantora Copas’ y una especie de gogó discotequero de extrarradio. De lo que sí puede presumir Kiko Rivera es de lucir esbeltas mujeres a su lado. Nadie lo entiende, pero las damiselas de zonas asilvestradas de Madrid no esconden sus deseos libidinosos ante su estilo “agroman”. Pero él prefiere lo malo conocido a lo bueno por conocer. Hace unos días envía incesantes mensajes a Naya, una jovencita de lengua viperina, con la que tuvo un escarceo o revolcón y que ella ventiló en todos los programas habidos y por haber. Insisten en que en esta ocasión Kiko está dispuesto a sentar la cabeza y reintentarlo con ella. De mascletà fallera. Arriquitaun.
 
Por Saúl Ortiz (saul@extraconfidencial.com)