Menú Portada

Ex afiliados de Ciudadanos denuncian el control de los medios de comunicación por parte del partido de Albert Rivera en Castilla-León

Junio 16, 2016
rivera cyl

Miembros de la plataforma de opinión Movimiento Ciudadano Castilla y León, que engrosaron hace dos años las filas de Ciudadanos en Valladolid, con un centenar de personas entre afiliados y simpatizantes,  han denunciado a nuestro periódico “las malas mañas que usa el equipo de políticos de Ciudadanos en Castilla y León para tener controlada toda la información que sale en torno al partido que lidera Albert Rivera”.

Este movimiento de ex afiliados ha roto con la formación naranja por las “las intromisiones continuas en su labor, la falta de democracia interna, las listas a dedo en las Elecciones incumplimiento el procedimiento de listas abiertas para elegir candidatos” y por “no ajustarse al ideario inicial en la fundación del partido, empeñado en hacer lo contrario a lo que dicen sus estatutos”. Y ahora denuncia la intromisión continua en los medios de comunicación.

Según la denuncia que obra en poder de Extraconfidencial.com, todo el operativo para que la información que salga publicada no manche a Albert Rivera y a los suyos está liderado por cuatro personas: Luis Fuentes, actual portavoz del grupo parlamentario de Ciudadanos en las Cortes de Castilla y León y ex delegado de C´s en Castilla-León y (un personaje proveniente de UPS-Unión del pueblo salmantino); Pilar Vicente Tomás (ex UPyD), actual concejala del Ayuntamiento de Valladolid por C´s y también en la Diputación de Valladolid, donde Ciudadanos ejerce de bisagra para la gobernabilidad del PP; Pablo Yáñez, ex-diputado de las Cortes Generales por C´s y actual candidato por Salamanca al 26-J, además de ser el gran controlador de Ciudadanos en Castilla y León, un paracaidista ya que es de Valladolid y fue asesor en la Diputación vallisoletana pero a quien se ubicó en la lista al Congreso por la capital salmantina para asegurarle un puesto de salida remunerado; y, por último, Miguel Ángel González, el nuevo delegado de Ciudadanos para Castilla y León desde enero de este año.

 Jugar con la publicidad institucional

Según denuncia el Movimiento Ciudadano Castilla y León “este grupo, acompañado de un reducido grupo de fieles, según nos cuentan fuentes responsables de medios periodísticos, tanto escritos como digitales, están usando las peores mañas para intentar que sólo se publiquen las noticias que a ellos les interese, llegando a tal extremo de vetar en los medios de comunicación a personas que ya no están en Ciudadanos pero que siguen siendo cargos electos en diferentes municipios de Castilla  y León. El hecho de haber salido de C´s es ya de por si un veto informativo”.

Los denunciantes señalan a RTVCYL, cuyo nombre mercantil es Radio Televisión de Castilla y León, S. A, como el principal medio controlado a través de la publicidad institucional. Aunque se trata de la televisión autonómica en el fondo se esconde una empresa privada adjudicataria de la única licencia de emisión de la TDT de ámbito autonómico en Castilla y León. Una televisión autonómica, Radio Televisión de Castilla y León, que dispone de dos canales de televisión: Castilla y León Televisión (CYL7), con una programación común para toda la comunidad autónoma las 24 horas del día, y La 8, Canal con desconexiones territoriales, especializado en cada provincia.

Ulibarri y la Trama Gürtel, en la sombra

El Canal 7 es propiedad del empresario de comunicación e inmobiliario burgalés Antonio Miguel Méndez Pozo, muy amigo del líder socialista José Bono que le amparó en su incursión en los medios de comunicación de Castilla-La Mancha (domina todas Las Tribunas),  y en la operación especulativa del Aeropuerto de Ciudad Real. Mientras que el Canal 8 en Valladolid depende del  constructor José Luis Ulibarri, vinculado a la Trama Gürtel y presidente del controvertido Grupo Begar. Es dueño de importantes cabeceras locales como El Diario de León, El Correo de Burgos, El Diario de Valladolid o El Diario de Soria e hizo alianzas con grupos potentes como Vocento o El Mundo. La publicidad institucional suma cantidades que estos años han ido de 25 a 17 millones de euros.

Según las denuncias recibidas en Extraconfidencial.com, “nos consta que al ser Ciudadanos la llave tanto en la Junta de Castilla y León presidida por Juan Vicente Herrera como en la Diputación de Valladolid, presidida por Jesús Julio Carnero García, las presiones llegan al nivel, en algunos casos solapadamente, como es TV-8, con revisar los contratos de publicidad de la citada televisión, al mismo tiempo a medios escritos y digitales  tanto por medio del presidente de la Diputación de Valladolid como del presidente o del responsable de comunicación de la Junta de Castilla y León. Se les insinúa con bloquear la importante publicidad institucional a los citados medios cuando publican asuntos que a los hombres de Albert Rivera en Castilla y León no les interesa que se publiquen”.

Nepotismo y absoluto control de cargos

Los últimos casos que más ampollas han levantado han sido la publicación por parte de algún medio del asunto de la concentración de cargos de la coordinadora de Ciudadanos en Valladolid, Pilar Vicente Tomás. Esta acumula los cargos de portavoz en la Diputación Provincial y en el Ayuntamiento de Valladolid. A este último puesto accedió tras la baja de Jesús Presencio y su pase al grupo de concejales no adscritos. La acumulación de cargos públicos de Pilar Vicente Tomás ha elevado el nivel de contestación interna dentro de la formación naranja, que cuenta con casi una treintena de concejales en la provincia vallisoletana. Los emolumentos de Pilar Vicente en la Diputación Provincial ascienden a 59.159 euros brutos al año. A ellos hay que añadir los aproximadamente 11.000 euros que cobró hasta finales de 2015 del Ayuntamiento de Valladolid en concepto de asistencia a plenos y comisiones municipales.

Otro caso significativo, este de nepotismo, fue producido en la Diputación de Valladolid por el delegado de Ciudadanos para Castilla y León Miguel Ángel González. Este colocó a su hija, María González Villacorta, como administrativa de Ciudadanos en la Diputación de Valladolid. El nombramiento se publicó en el Boletín Oficial de la Provincia de Valladolid el 22 de diciembre de 2015. Miguel Ángel González era entonces subdelegado territorial. Un mes después, el 25 de enero, el Comité Ejecutivo Nacional de Ciudadanos le ascendió a delegado territorial. Las presiones informativas hicieron que su hija saliera finalmente de la Diputación, pero ni Albert Rivera ni Fran Hervias, Señor Lobo, le abrieron expediente alguno.

Precisamente, según las denuncias, Miguel Ángel González es “el máximo responsable en lo que podríamos entender como una presunta extorsión informativa, con el consentimiento y el aliento de los otros tres integrantes del grupo”. Una noticia que es voz populi en muchos foros de Valladolid, pero que, hasta ahora, no había salido de allí.

Juan Luis Galiacho

juanluisgaliacho@extraconfidencial.com

@jlgaliacho