Menú Portada

A QUIÉN CORRESPONDA

A QUIÉN CORRESPONDA

Europeo Sub 21: Salvaje exhibición de Saúl ante Italia que mete a España en la final (3-1)

Junio 28, 2017
saul

Dicen que uno de los mayores problemas que han tenido los técnicos que se han cruzado con Saúl en su vertiginosa carrera ha sido su abrumadora personalidad. Bendito problema, en todo caso. El futbolista del Atlético tiene la absoluta convicción de que se va a comer el mundo. Y muchas veces se lo come. Ante Italia sucedió. Sin el rigor táctico al que es sometido en el club rojiblanco, Ñíguez se puede desahogar a gusto con sus compañeros de la sub 21. Llega, llega y llega desde la segunda línea. Y marca, marca muchos goles. Concretamente lleva 5 tantos en 3 partidos. Es el centrocampista total, el todoterreno de una selección que bien podría ser una evolución de la absoluta. Más moderna, más letal.

Y es que esta España mantiene la esencia de la posesión pero resulta mucho más vertical, mucho más preparada para el contragolpe. Aunque a algunos les pueda resultar un pecado lo que voy a dejar escrito, el equipo de Celades ofrece más diversión que el combinado de los mayores. Los momentos de pausa se intercalan con lances de desenfreno. Algunos echarán de menos más control en la selección y otros -entre los que me incluyo- simplemente disfrutarán.

Y eso que ante Italia la batuta siempre fue para España. Es verdad que la ‘azzurra’ (en ninguna de sus categorías) ya no es el equipo agazapado con el máximo objetivo de no recibir gol. En Polonia intentó discutirle la posesión a la escuadra de Celades, pero le fue imposible. Y además, la cabra tira al monte, así que en la primera parte optó por el envío de balones largos en profundidad. España, por su parte, se apropió del esférico como estrategia defensiva. Ya saben, si yo tengo la bola no la tiene el contrario. Pero cuando más peligro creó fue en transiciones rápidas. Este equipo necesita muy poco para llegar a la otra portería. El primer acto terminó con empate a cero: diez minutos fueron para Italia y el resto para España.

Y en la segunda parte apareció Saúl

En un partido en el que los tres de arriba (Asensio, Sandro y Deulofeu) ofrecieron más trabajo que contenido, la segunda línea fue fundamental para la selección. El trío Llorente-Saúl-Ceballos se complementa a las mil maravillas porque cada uno aporta algo diferente al otro. Llorente contención y orden, Ceballos serenidad y visión de juego y Saúl la locura. Y la locura es fútbol. Así llegó el primer gol: pase de Ceballos a Saúl, que suelta el latigazo sin esperar a nadie. Saúl no piensa, actúa. Poco después llegó una justa expulsión de Gagliardini, un futbolista no muy ducho en el arte de defender sin estridencias.

El partido parecía finiquitado, pero entonces irrumpió el gen italiano: saque rápido de falta y buena jugada individual de Bernardeschi, hasta entonces lastrado por sus decisiones. Ningún problema para Saúl, que se echó el equipo a la espalda y lanzó un cañón desde fuera del área en el que quizás pudo hacer algo más Donnarumma. El portero del Milan partía como protagonista del partido y se quedó en nada. El otro protagonista del encuentro iba a ser Asensio, que se tuvo que conformar con dar el pase del tercer gol al verdadero líder. En esta ocasión, Saúl esperó a que la defensa italiana se incrustara en su portería para remachar el partido. Increíble lo de este chico que encarna la evolución del juego en nuestro país. Porque el toque sin potencia no sirve de nada. Ahora espera Alemania. Visto lo visto, que tiemblen.

Felipe de Luis Manero

@FelipedeLuis99