Menú Portada
EXCLUSIVA: NEGOCIOS ENTORNO AL ALZHÉIMER (II)
La fortuna de 3.000 millones de euros de los Cereceda, en guerra permanente, está tutelada por esta fundación por decisión de la jueza Yolanda San Pastor Sevilla

Estupor en el mundo jurídico por los negocios de la Fundación AFAL dedicada al Alzhéimer y que tutela a grandes fortunas, entre ellos los Cereceda

Noviembre 20, 2013

800×600

El enfrentamiento brutal por la millonaria herencia de los Cereceda ha puesto al descubierto denuncias de otros grandes patrimonios sobre la tutela de sus intereses por este tipo de Fundaciones puestas por los Juzgados
La presidente de la Fundación AFAL, Blanca Clavijo, es propietaria de otra sociedad, Geronlaw SL, para “la prestación renumerada de servicios de formación en general” que factura a su vez independientemente a la Fundación AFAL. Está situada en La Finca, la lujosa urbanización madrileña propiedad de los García Cereceda
Recientemente ha creado otra sociedad, Villafal Gestión S.L., para la creación de un macro complejo urbanístico denominado "Centro Alzhéimer Villafal", con el apoyo del Ayuntamiento de Paracuellos del Jarama quien les cedió una parcela
La Fundación AFAL no ha querido responder a nuestras preguntas sobre estos temas


La noticia publicada por Extraconfidencial.com el pasado martes sobre que Fundación AFAL, Asociación de Familiares de Enfermos de Alzhéimer, es la que hoy en día tutela, y hasta hace escasos meses “curatelaba”, la millonaria parte que le correspondía a Yolanda García Cereceda, una de las dos hijas del magnate Luis García Cereceda, que al morir en 2010 les legó a sus descendientes una fortuna que se calcula en unos 3.000 millones de euros, ha creado estupor en el mundo jurídico. Fue el Juzgado de Primera Instancia e Incapacidades número 65 de Madrid, cuya titular es la juez Yolanda Sanz Pastor Sevilla, quien decidió, en base a su particular criterio, que fuera la Fundación AFAL  la que se encargara inicialmente de la curatela (y después de la tutela), de los bienes de Yolanda García Cereceda. Fue su hermana Susana García Cereceda quien pidió tras la muerte de su padre, el 7 de junio de 2010, hace ya más de tres años, la incapacidad de su hermana Yolanda, en una guerra fratricida.

La noticia publicada ha abierto la caja de Pandora sobre los negocios de la Fundación AFAL, y de otras varias, en lo que es la tutela de los patrimonios de grandes fortunas con miembros con problemas psíquicos; muchas de las familias de estos tutelados, en referencia a la Fundación AFAL, ya se han dirigido a Extraconfidencial.com para contar sus experiencias y denunciar presuntas irregularidades que en los próximos días iremos publicando.  

En torno a 100 personas tuteladas

La Fundación AFAL tutela, en casi todos los casos por orden judicial dada su gran implantación en el Juzgado nº 65 de Madrid, a unas 100 personas. Pero la gravedad del caso de la tutela de estos millonarios patrimonios es que la Fundación AFAL es una Asociación no definida cuyo objeto social es la “asistencia en establecimientos residenciales para personas con discapacidad intelectual, enfermedad mental y drogodependencia”, y “contribuir activamente a la conquista de la enfermedad del alzhéimer”. Y no la gestión económica de patrimonios. Además no presenta cuentas en el Registro (no está obligada al ser Fundación), y en su memoria de actividades no refleja ningún dato económico.

Según la información que en su día remitió AFAL a Extraconfidencial.com ante el requerimiento para la contrastación de datos que le hizo este periódico: “AFAL Futuro es la fundación tutelar para personas con demencia que AFALcontigo constituyó cuando se dio cuenta de la necesidad de tutelar a aquéllas personas con demencia que no tenían familia o cuya familia no está en disposición de prestarles ayuda, a criterio del juez correspondiente. Esta Fundación no elige a sus tutelados sino que le son enviados por los jueces”. 

Al no tener capacidad económica ni solvencia estructural alguna para gestionar estos patrimonios, como indicó el pasado lunes el director de la Fundación AFAL, Jaime Conde, a este periódico se subcontrata a la empresa multinacional KPMG, que a su vez factura a los tutelados. En poder de Extraconfidencial.com hay un caso de uno de los tutelados que tuvo que pagar además a KPMG unos 7.000 euros por sus servicios. En esta multinacional figura Rafael Núñez Blázquez, el marido de la presidenta de AFAL, Blanca Clavijo, como apoderado de KPMG Abogados (perteneciente a la auditora KPMG).

El entramado empresarial de la presidenta

La Fundación AFAL está presidida por Blanca Clavijo Juaneda, licenciada en Derecho por la Universidad de Navarra. Pertenece a una familia bien de Logroño, aunque se crió en Menorca. Es abogada en ejercicio, socia-fundadora de Derecho y Acción Social S.L., un despacho especializado en el asesoramiento a Tercera Edad y Tercer Sector situado en la calle Goya de Madrid, con un capital social de 3.100 euros, pero no presenta cuentas desde el 2007 (acto realizado en 2008). Ese ejercicio cerró con unas pérdidas de 3.469,43 euros, unas ventas de 147.465,38 euros y un activo de 237.725,03 euros. Su objeto social es la prestación remunerada de servicios jurídicos.

Blanca Clavijo Juaneda era administradora desde el 23 de marzo de 2005 junto a Esther Mateos Jiménez. Todo indica que ya está inactiva, como fuentes solventes han confirmado a Extraconfidencial.com, ya que según estas “el negocio se rompió por discrepancias entre los socios”.

Pero la empresa más importante de Clavijo Juaneda, al margen de su presidencia en la Fundación AFAL, es Geronlaw S.L., propiedad al 100% y donde figura como administradora única. Está domiciliada en la calle Mistral (en La Finca, la Urbanización de lujo de los Cereceda). Y según fuentes solventes, factura a su vez por sus gestiones a la Fundación AFAL varios miles de euros.

Fue constituida el 16 de febrero de 2011 con el objeto social de: “La prestación renumerada de servicios de formación en general y específicamente en materia socio sanitaría, jurídica, bioética y laboral”.

Hacer escasos meses también creó otra nueva sociedad, Villafal Gestión S.L., que fue constituida el 6 de junio de 2013 con un capital de 3.000 euros (e inscrita en el BORME el 5 de septiembre de 2013), su objeto social es “la gestión, administración y explotación mediante cualquier forma admitida en derecho de residencias para personas mayores y/ o personas dependientes para el cuidado, asistencia, inserción y tratamiento de estas, de titularidad privada o pública, y alojamientos hoteleros o turísticos”. Presidida por su amigo el director de la Fundación AFAL; Jaime Conde Morala, tiene como consejeras a la abogada de la Fundación, María Mercedes Díaz Mayo y a ella misma, Blanca Elvira Clavijo Juaneda.

Nuevo centro con parcela cedida por un Ayuntamiento del PP

Precisamente, el Ayuntamiento de Paracuellos de Jarama (Madrid), gobernado por el Partido Popular, cedió una parcela en la que se desarrollará el macroproyecto llamado “Centro Alzhéimer Villafal”, que se publicita como “un complejo con variadas e innovadoras actividades dirigidas al bienestar de la persona con alzhéimer y de su cuidador familiar, que comprende una residencia y un centro de convivencia”. “La residencia procurará acogimiento y buenos cuidados a las personas bajo la tutela de la Fundación AFAL Futuro”. En la página web de esta sociedad, villafal.es, se publicita que ya está construido al 98%. Además, tiene su domicilio social en la calle General Díaz Porlier, en el barrio madrileño de Salamanca, en la misma sede de la Fundación AFAL.

Por último figura también como apoderada de Desarrollos Sociales y Familiares S.L., domiciliada en la Avenida Reina Victoria 70, Madrid y dedicada a la “adquisición, explotación en régimen de arrendamiento y disfrute y enajenación por cuenta propia de bienes inmuebles”. En esta empresa es administrador único su marido: Rafael Núñez Blázquez, y su capital social es de 247.820euros. Una inmobiliaria con la que están adquiriendo edificios por el centro de Madrid, según algunas fuentes solventes consultadas.

Entre sus cargos no vigentes figura que ha estado como apoderada en Organización Social y Familiar S.L. (donde ha sido ex socio, administrador y administrador único), y que también está domiciliada en la Avenida Reina Victoria y dedicada a: “la prestación remunerada de servicios sociales y de formación en su más amplio sentido, especialmente a la tercera edad, mujeres, inmigrantes y colectivos sociales en situación de riesgo o exclusión social, y a particulares”. Esta sociedad se fusionó en el año 2011 con Desarrollos Sociales y Familiares, aportando 2.133.145,90 euros en activos.

Cobrar a los tutelados por asesoramiento

También fue consejera de Neuron Biopharma, domiciliada en Armilla (Granada), y que se dedica a la “realización establecimientos abiertos al público de: descubrimiento, desarrollo fármacos, nutraceuticos para prevención, tratamiento enfermedades neurodegenerativas u otra naturaleza. Descubrimiento microorganismos”.

Pero la única fuente de financiación conocida de AFAL es una empresa de informática, T4L TECHNOLOGY FOR LIVING S.L., dedicada a “la prestación de servicios empresariales de consultoría, asesoramiento y desarrollo de productos y sistemas informáticos, tecnológicos y domóticos” que “participa en varios acontecimientos tanto online como offline para ganar visibilidad y así más ayuda por parte de la sociedad”. Y que también factura varios miles de euros a sus tutelados por asesoramiento y formación. Es una sociedad que pasó de vender apenas 4.166 euros en 2009, con pérdidas en 2009, a facturar 306.501 euros en 2010 (beneficio 94.734,90 euros. Todo ello tras haber acumulado hasta el 2010, 181.387,31 euros en pérdidas de ejercicios anteriores. De hecho en 2009 se anunció su disolución para luego retractarse. Y ahora sigue en pie.

Como se comprueba la guerra por la fortuna de los Cereceda sigue adelante y puede destapar presuntas irregularidades. Estas continuas discrepancias entre las hijas del fallecido constructor amigo de Felipe González han hecho que los albaceas de la herencia, los gestores de la empresa Procisa, hoy en manos de Susana, hayan pedido una prórroga de un año, ya la última, para hacer efectivo el legado. Desde la muerte de Luis García Cereceda tenían tres años para ejercer su cargo de albacea y hacer efectivo el legado, pero ahora han solicitado otro año más ante la dificultad de liquidar la herencia y llegar a un acuerdo entre Susana y Yolanda García-Cereceda.

Ahora esta guerra familiar se activa aún más con la presencia de la Fundación AFAL, como garante de la parte patrimonial millonaria que le toca a Yolanda García-Cereceda, y de la que podría percibir por Ley un 4 por ciento como mínimo. Puestos en comunicación con AFAL, tanto a través de su directora de comunicación como de su presidenta Blanca Clavijo, no han contestado  a los requerimientos de información de Extraconfidencial.com. La batalla por el poder y el dominio del gran emporio inmobiliario de los García Cereceda no ha hecho sino empezar y puede tener daños colaterales.

Juan Luis Galiacho