Menú Portada

Estreno de temporada agridulce para Fernando Alonso, decepcionado con su primera prueba, mientras Carlos Sainz completó 51 vueltas de forma discreta

Febrero 28, 2017
mclaren alonso

Las caras de preocupación en el box McLaren contrastaban con las de moderada satisfacción en las de Toro Rosso durante la primera jornada de tests de pretemporada de la Fórmula 1. El circuito de Barcelona-Cataluña acoge desde hace década y media los tests de pretemporada donde las escuderías presentan sus monoplazas y en el caso de los pilotos españoles sus primeras experiencias no han sido todas las deseables.

En el caso de Carlos Sainz su STR12 protagonizó un incidente relacionado con su motor un par de días antes, durante una de las dos jornadas de rodajes y promociones que permite el reglamento. Para ese tipo de actividad Pirelli proporciona unos neumáticos “demo” con los que no se pueden obtener tiempos; su dureza y agarre distan mucho de los utilizados en carrera y son inútiles para obtener datos. El sobresalto llegó poco más allá de la quinta vuelta, a un ritmo moderado, cuando el motor cedió y dejó tirado al Toro Rosso. La escudería ítalo-austriaca (con media sede en Inglaterra) ha cambiado de proveedor de motores este año y las novedades han de ir encajando. Al igual que su equipo matriz, Red Bull, se pasa a equipar unos propulsores Renault de los que se espera mucho con una configuración completamente nueva. En una extraña jugada, el año pasado equiparon los procedentes de Ferrari de 2015 que les proporcionaron un rendimiento aceptable durante los primeros compases del año, pero según el resto iban avanzando, su potencia quedó estancada y perdieron comba. Este año el constructor galo les ha prometido acceso a las últimas evoluciones y muchos analistas barajan la posibilidad de que Toro Rosso ponga en apuros a Red Bull en más de una ocasión. Contando con los mismos motores es muy posible que esto ocurra tras demostrar la calidad de sus monoplazas en las dos últimas temporadas. A pesar de todo, Carlos Sainz pudo dar un total de cincuenta y una vueltas sin apenas problemas reseñables. Dentro del patrón habitual de los coches azules, los tiempos tienden a ser discretos al inicio de los entrenamientos, y aunque haya quedado a más de dos segundos de los mejores registros, se entiende que durante las siete jornadas siguientes es seguro que esta diferencia irá a menos. El piloto madrileño lleva este año uno de los coches más bonitos de la parrilla, más claro que en años anteriores y con los colores azul brillante y rojo, que muestra formas muy trabajadas.

csainz

Baño de realidad para Fernando Alonso

Justo lo contrario le ocurrió a Fernando Alonso. Tras la espectacular presentación de su monoplaza en Woking se dio un baño de realidad el día del estreno con una serie de averías que convirtieron su box en un catálogo de caras serios y gestos de gravedad. Basta con ver el coche a simple vista para saber que el monoplaza que compartirá el asturiano con Stoffel Vandoorne ha llevado mucho tiempo de trabajo, con toda seguridad año y medio o más. Con un morro, aleta delantera, trasera, cuerpo central muy trabajados y repletos de detalles, cuenta con “aleta de tiburón” y el controvertido tercer elemento en la suspensión delantera. Esta solución vista también en los Red Bull y Mercedes equilibra el coche con respecto al aire y lo equilibra, pero está en discusión ante los comisarios deportivos; todo el paddock está a la espera de que se dictamine sobre su legalidad. Espectacular, su decoración, con un naranja brillante que domina el bólido, lineas blancas y negro mate, que le otorgan un aspecto agresivo y alegre. Da que pensar la ausencia casi total de sponsors de cierto peso; la mayoría de los que tiene son pequeños o correspondientes a los patrocinadores técnicos. El coche de Alonso hizo el viaje inverso al de Carlos Sainz. Durante la jornada de rodajes publicitarios del domingo el McLaren MCL32 no mostró ningún tipo de problema pero las primeras goteras asomaron en el primer giro del asturiano durante los entrenamientos. En plena vuelta de instalación los ingenieros detectaron una repentina pérdida depresión en un depósito aceite —o al menos esto adujeron— y el coche estuvo parado durante más de seis horas antes de poder volver a pista. Esto no fue lo más grave, sino que en su segundo intento Alonso retornó a boxes con el motor parado e impulsado por la inercia. Mientras, algunos mecánicos del box contiguo negaban con la cabeza y mascullaban entre dientes “disaster”. Esto revolucionó a todos los mecánicos presentes en su equipo que no le esperaban. Caras de tensión, silencio, y a los quince minutos su motor volvió a adquirir vida para salir a pista y sumar un total de veinte giros con ritmos muy discretos. A pesar de que los tiempos se iban reduciendo paulatinamente, no buscaba un crono sino comprobar que todas las piezas encajasen. El segundo problema se achacó a un sensor, pero la escena llenó de preocupación a los integrantes de la escudería británica, justo cuando recibían la visita de un grupo de trajeados y cariacontecidos directivos japoneses. No ha sido el comienzo deseado.

Mercedes, de nuevo líder indiscutible

En líneas generales, jornada tranquila, sin incidentes graves y con un líder indiscutible: Mercedes. Si Valtteri Bottas realizó sin problema alguno 79 vueltas por la mañana, Lewis Hamilton logró el mejor registro de la jornada. Lo importante no fue el tiempo, tres décimas más rápido que la pole position de 2016, sino que muy posiblemente ese tiempo quedará muy rebajado desde aquí y hasta la última jornada de tests. En los primeros días lo que prueba es que todo funcione, los sistemas trabajen de manera integrada, y la búsqueda por las prestaciones llegará en las dos últimas jornadas. Muy bien Ferrari y sus socios, los norteamericanos Haas. Impresionante el paso por curva de los coches de 2017, mucho más rápido que el año anterior y apreciable a simple vista. otro efecto que se esperaba es el del enorme downforce generado por la nueva aerodinámica, esto es, mucho más agarre aerodinámico. Los coches frenan mucho más tarde al final de recta de meta y en la contrarrecta de entrada a la zona de El Estadio. Este año vamos a ver una Fórmula 1 distinta, pero al acabar la jornada, y la frase más escuchada en la sala de prensa, con la boca chica fue “que le vayan preparando el título a Mercedes”. Con Ferrari a una décima, y el habitual ‘despertar’ de los Red Bull en las fases finales de los tests, es posible que les resulte más complicado. Ojalá.

José M. Zapico

@VirutasF1