Menú Portada
Frente a los 3,2 millones de parados que se prevén sean cuatro a final de año

Esta es España: 1 presidente, otros 19 autonómicos, 350 diputados, 8.112 alcaldes, 66.162 concejales…

Febrero 28, 2009

A esas cifras hay que sumarles además los 1.256 diputados y los 206 consejeros autonómicos

Diferencias entre territorios: un conseller catalán cobra 127.737 euros anuales, mientras que un consejero andaluz cobra 70.032 euros


El cuadro que reproducimos habla por sí sólo. Los pronósticos más optimistas vaticinan que para final de año llegaremos a cuatro millones de parados. No se trata de hacer demagogia, pero los números cantan y el funcionariado público parece haberse convertido en un lastre para la depauperada economía española. Y no lo decimos nosotros. En su edición de ayer, el diario El Mundo publicaba una entrevista con el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, en la que aseguraba que “si hay restricciones presupuestarias, debemos congelar los salarios a todos los que ganen más de 30.000 euros”. Una medida que podría afectar hasta a un millón de empleados públicos. Cándido Méndez (UGT) ya le ha respondido que no es viable por ilegal. Por si fuera poco, el presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Gerardo Díaz Ferrán, afirmaba que en “en España sobran funcionarios”. Por cierto, el máximo accionista del Grupo Marsans debería explicar por qué dejó de pagar 100 millones de euros por el impuesto de sociedades.
El caso es que, tal y como se puede apreciar en el cuadro que se adjunta, con nuestros impuestos pagamos el salario de un presidente del Gobierno, el de dos vicepresidentes, el de 19 presidentes autonómicos, el de 15 ministros, el de 350 diputados –quienes, por cierto, tras disfrutar de dos meses de vacaciones en Navidades, ahora se toman otras tres semanas-, 264 senadores, 11 vicepresidentes autonómicos, 1.256 diputados autonómicos…
En estas cifras no se incluyen secretarias, chóferes, coches oficiales, los gastos de tarjetas VISA, los históricos “moscosos” (días libres) y otras prebendas. Una fiera difícil de alimentar a la que hay que añadir, por ejemplo, el pago de las pensiones. Juzguen y valoren ustedes mismos. Es la España de las autonomías.

Sueldos de auténtico lujo

Los parlamentarios, a pesar de sus largas vacaciones y permanentes ausencias, perciben una asignación mínima de 3.126 euros al mes. Esta cifra constituye el “salario base” de los parlamentarios españoles, pero su cuantía aumenta por su circunscripción de origen o el hecho de que formen parte de las Mesas de las Cámaras, de alguna comisión o que sean portavoces en las comisiones. Así, los diputados y senadores elegidos por circunscripciones de fuera de Madrid añaden a su retribución 1.823 euros mensuales, en tanto que los madrileños suman 870 euros mensuales. El que se lleva la palma es el presidente del Congreso, José Bono, que percibe una retribución anual de 193.999,96 euros brutos en catorce pagas (sin contar dietas y ayudas).
Los sueldos de los presidentes autonómicos varían bastante. El que más cobra es el presidente de la Generalitat de Cataluña, José Montilla, 164.043,54 euros; le sigue el lehendakari vasco, Juan José Ibarretxe, con 99.574 euros. Marcelino Iglesias (Aragón), con 87.000 euros; Emilio Pérez Touriño (Galicia), 83.000 euros; Paulino Rivero (Canarias), 80.000 euros; Manuel Chaves (Andalucía), 79.000 euros; Juan Vicente Herrera (Castilla y León), 79.000 euros; José María Barreda (Castilla La-Mancha), 79.000 euros; José Luis Valcárcel (Murcia), 79.000 euros; Miguel Sanz (Navarra), 78.000 euros; Francisco Camps (C. Valenciana), 78.000 euros; Francesc Antich (Illes Balears), 71.000 euros; Miguel Ángel Revilla (Cantabria), 69.000 euros; Vicente Alvarez Areces (Asturias), 68.000 euros; Pedro Sanz (La Rioja), 63.000 euros; y Guillermo Fernández Vara (Extremadura), 54.000 euros.
Pero Cataluña se lleva la palma también en cargos medios: un conseller catalán cobra 127.737 euros anuales, mientras que un consejero andaluz cobra 70.032 euros. Y es que tras las elecciones de mayo de 2007, más del 90% de los alcaldes se subieron el sueldo. Así, alcaldes de ciudades medias, como el de Huelva, con un sueldo de 81.014 euros, cobra más que la mayoría de los presidentes de Comunidades Autónomas.