Menú Portada
Muy orgullosa de sus claras vinculaciones catalanas

Esperanza Aguirre hace más España: volverá a veranear en la Cerdaña catalana

Julio 30, 2015

Siendo presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid, envió a la Puigcerdá a tres de sus consejeros y a 22 alcaldes por haber elegido el modelo urbanístico de esta localidad como ideal a seguir para la Sierra de Madrid en el Valle de Lozoya. Un modelo que aspira a un crecimiento óptimo de Urbanismo sostenible y de equipamientos turísticos en zonas de montaña, que sean respetuosos con el medio ambiente y permitan el progreso económico, y que “visualiza lo que quiere Madrid”

pq_933_esperanza-aguirre.jpg

Nos cuentan que Esperanza Aguirre, ganadora de las elecciones a la alcaldía de Madrid aunque gobierne Manuela Carmena, de Ahora Madrid, con el apoyo del PSOE y que acaba de recibir el archivo y el sobreseimiento del juicio sobre la falta de tráfico cometida en julio de 2014, volverá este año a veranear en la localidad catalana de Puigcerdá, en el Pirineo de Lérida, centro neurálgico de la aristocrática comarca de la Cerdanya, donde ya pasó el verano en años anteriores. Unas vacaciones tranquilas en las que la práctica del golf tendrá un gran protagonismo, pues la líder del PP de Madrid es una gran apasionada del campo, tiene un buen hándicap 0 del que se siente muy orgullosa -pues en 2007 ya ganó un campeonato en el Club de Golf Sant Marc de Puigcerdá-, y en otras ocasiones ha participado en las competiciones del Real Club de Golf de Cerdanya jugando con miembros de notables familias catalanas como los Fabregat, los Malet, los Raventós, los Cruylles o los Tusquets.

Y ello en un bello entorno natural de lagos y paisajes de montaña con lugares cercanos muy cotizados como Bolvir, Ger, Guils, o Bellver de Cerdanya, en los que aparecen salpicadas las Iglesias románicas y las grandes mansiones propiedad de la vieja y la nueva aristocracias, pues allí tienen casa desde la familia Pujol hasta empresarios de fortuna como Sol Daurella (de la poderosa Cobega-Coca Cola), o Alberto Palatchi (gran jugador de golf con casa en Puicerdá y propietario de “Pronovias”), pasando por personas del mundo de la cultura como Liliana Godia (de la Fundación Godia de Barcelona), el presidente del Salón Náutico Internacional de Barcelona, propietario de la Marina de Palamós y gestor principal de la empresa cazatalentos “Seeliger & Conde” Luis Conde de Möller, o familias históricas catalanas de enorme raigambre en la zona como los Güell o los Moxó. Hasta Shakira y Gerard Piqué están interesados en comprar una gran mansión en esos parajes a escasos kilómetros del centro de Andorra, donde también han acabado recalando los Thyssen.

“Una persona agradable que pisa muy fuerte”

Alguien que ha coincidido con ella en entornos sociales nos confirma que la siempre en el candelero Esperanza, que ha dicho querer apostar por “catalanizar España” y que desea que Cataluña deje de mirarse el ombligo para abrirse más a España, “es una persona agradable que pisa muy fuerte, es centro de las reuniones sociales a las que asiste, y manifiesta una notable personalidad pues lo tiene todo: fortuna, posición, contactos…”. Hace unos años, y tras el fallecimiento de su suegro, su esposo Fernando Ramírez de Haro y Valdés trocó con su hermana mayor, Beatriz, el condado de Murillo que él ostentaba por el más importante título de conde de Bornos, que lleva aparejada una Grandeza de España; sus hijos Fernando y Álvaro son marqués de Villanueva del Duero con Grandeza de España y conde de Villariezo respectivamente; su hermana es duquesa consorte de Bailén; su suegra es marquesa de casa Valdés; sus cuñados Íñigo y Juan José Fernández de Haro son marqués de Cazaza en África y conde de Montenuevo respectivamente; y su ex cuñado Javier Urzáiz y Azlor de Aragón es duque de Luna.

Todo un entramado de poderosas e influyentes relaciones familiares que la conectan con el gran meollo de la vieja aristocracia, y que vienen a sumarse a sus propios orígenes como nieta del conde de Sepúlveda. Una ascendencia de claras vinculaciones catalanas de la que ella se siente particularmente orgullosa a través de sus antepasados Borrell, sus primos Puig de la Bellacasa (importante familia de la provincia de Gerona), o su cuñada, Montserrat Bonada y Gomá.

Embajadora de una empresa catalana independentista en Madrid

Lógico, por tanto, que el matrimonio Aguirre-Fernández de Haro haya elegido de nuevo como lugar de vacaciones este bello enclave de la Cerdaña catalana, donde ambos volverán a encontrarse con buenos amigos como el citado Luis Conde de Möller, persona de gran prosapia entre el alto mundo empresarial catalán, que en julio de 2013 ya contrató a Esperanza Aguirre ofreciéndole un suculento contrato laboral con un sueldo fijo “razonable”, un despacho en la calle Velázquez, y “un buen variable” dependiendo del cumplimiento de objetivos con la finalidad de que fuese ella quien abriese las puertas de Madrid a su empresa. Una firma que representa a grandes grupos empresariales como el holding Agroalimen, actualmente propiedad de la poderosa familia Carulla cuya afiliación a las posturas independentistas es, paradójicamente, sobradamente conocida.

Un verano pues de campo, golf y contactos de alto nivel para esta dama de hierro a la española y que ya en 2008, y siendo presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid, envió a la Puigcerdá a tres de sus consejeros y a 22 alcaldes por haber elegido el modelo urbanístico de la Cerdanya como ideal a seguir para la Sierra de Madrid en el Valle de Lozoya. Un modelo que aspira a un crecimiento óptimo de Urbanismo sostenible y de equipamientos turísticos en zonas de montaña, que sean respetuosos con el medio ambiente y permitan el progreso económico, y que “visualiza lo que quiere Madrid” en aras de la conciliación de intereses entre zonas rurales y urbanas.

Ricardo Mateos