Menú Portada
Un Informe revela numerosas anomalías en las operaciones de la ex regidora, que ocultó datos para la fiscalización de 2007 a 2009

Esperanza Aguirre cesó a la alcaldesa da Anchuelo por irregularidades en las cuentas municipales

Noviembre 14, 2011
pq_923_Esperanza-Aguirre.jpg

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, eliminó de la política y de un plumazo a la alcaldesa de Anchuelo, Rosario Paramio Ginés (PP), un pequeño pueblo al este de la capital de apenas 1.000 habitantes, cerca de Alcalá de Henares, por supuestas irregularidades en las cuentas municipales. Una auditoría de la Cámara de Cuentas de los ejercicios 2007 a 2009 aclara que la ex regidora utilizó los fondos municipales para lucrarse y contravino las normativas municipales en lo que se refiere al control de las cuentas.

En 2009, sus propios compañeros de partido pidieron su dimisión y la acusaron de apropiarse de 10.000 euros procedentes de la recaudación de la piscina municipal. También la inculparon de blanquear dinero en una ferretería que pertenecía a su hijo y el Comité de Derechos y Garantías del PP abrió una investigación. A pesar de todo, Paramio se mantuvo en el cargo contra viento y marea hasta las elecciones municipales del pasado 22-M. Sin embargo, la entonces alcaldesa fue sentenciada en enero de 2011, cuando la presidenta regional, Esperanza Aguirre, en un golpe de efecto y con la intención de mandar el mensaje de que no perdona a los que cometen irregularidades, la sustituyó en la candidatura a los comicios por Sara Martín Velayos, que ganó las elecciones y es en la actualidad el primer edil del municipio.

“Tengo la contabilidad desglosada y en regla, todo es incierto”, dijo en 2009 Paramio, pero el informe de la Cámara de Cuentas es concluyente y demoledor, y revela que la ex regidora ocultó datos sobre su gestión. En concreto, el documento establece que las cuentas generales de los ejercicios 2007 y 2009 no fueron entregados, por lo que fue imposible realizar su fiscalización.

Asimismo, la Cámara de Cuentas informa de que sus actuaciones se vieron condicionadas por “la desorganización y la falta de custodia e integridad” de los expedientes examinados. Concretamente, se detectaron incidencias en los documentos de los gastos justificativos de las fiestas patronales y en la acreditación de los ingresos procedentes de la piscina municipal y de los pagos realizados con cargo a los mismos. Tampoco fueron entregadas las fichas de control de entradas y la relación de abonos de la piscina correspondientes al ejercicio 2008, ni la venta de entradas del año 2009.

Pufos y desavenencias

En un intento para lavar su nombre, Paramio acusó aquel año a varias concejales de su partido de intentar sacarla de la alcaldía. Sin embargo, la tesorera popular, Almudena Anchuelo, contraatacó y la culpó de no pagar a los proveedores de las fiestas de 2008, dejando un pufo de 60.000 euros, según informó el diario ‘El País’.

Según Paramio, el inicio de las desavenencias se dio cuando una de las ediles se opuso a que se construyera una vivienda en suelo no urbanizable. “Almudena Anchuelo está detrás de todo, ha convencido al resto del Grupo municipal y es una manipuladora”, dijo entonces Paramio.

En su informe, la Cámara de Cuentas comunica que en el ejercicio 2009 no se imputaron al presupuesto de gastos 72.000 euros correspondientes a la nómina de noviembre, a la paga extraordinaria de diciembre y a cuotas patronales de los meses de agosto a noviembre. En el ejercicio 2010 dichos gastos tampoco fueron aplicados al presupuesto de gastos. La Cámara de Cuentas recomienda en sus conclusiones que el Ayuntamiento debe adoptar las medidas necesarias para aclarar todas estas irregularidades.