Menú Portada
Entre 2012 y 2013 tuvieron que emigrar casi 140.000 personas

España vuelve a “expulsar” a los españoles: en enero de 2014 residían en tierra extraña más de dos millones

Diciembre 10, 2014

Ya son 702.734 los nacidos fuera de nuestro país de hijos de españoles
El Gobierno de Rajoy calla, pero sí ha reconocido en un documento oficial al que extraconfidencial.com ha tenido acceso que "España viene teniendo un saldo migratorio negativo desde el año 2010
Según datos gubernamentales, el porcentaje de los emigrantes españoles ha aumentado de forma considerable: un 38% en 2013, respecto a los datos de 2012, exactamente 22.039 personas más.
El secretario de Emigración del PSOE, Roberto Jiménez, tachó este miércoles como “escalofriantes” los datos relativos a la emigración y destacó que “desde enero de 2012 son más de 1.185.000 las personas que han salido de nuestro país”


Este miércoles, el secretario de Emigración del PSOE, Roberto Jiménez, tachó como “escalofriantes” los datos relativos a la emigración conocidos en ese mismo día. “206.000 personas se fueron durante los primeros seis meses de este año, y pese a que las cifras han bajado, desde enero de 2012 son más de 1.185.000 las personas que han salido de nuestro país buscando las oportunidades y el empleo que aquí no encuentran“, declaró. “Tenemos un país con una población muy capacitada que se está yendo fuera para evitar la pobreza y la desigualdad que han generado los recortes; pero esta huida económica de España nos provocará todavía más pobreza a largo plazo, por eso no entendemos por qué este Gobierno no hace nada para evitarlo y, sin embargo, se enorgullece de ello“, denunció Jiménez. Y es que las cifras son escalofriantes.

Con fecha 1 de enero de 2014 residían en el extranjero un total de 2.058.048 españoles, según los datos del Padrón de Residentes Españoles en el Exterior (PERE) facilitado por el Gobierno del PP a la diputada socialista María del Carmen Silva. Se trata de una contestación oficial a una pregunta parlamentaria del Ejecutivo que muestra a las claras las consecuencias del desastre económico que vive España: sólo entre 2012 y 2013 casi 140.000 españoles se han visto obligados a emigrar al extranjero… Como en las décadas de los cincuenta y sesenta, hemos vuelto a ser emigrantes.

Los datos son realmente dramáticos, tanto que, de esos más de dos millones de españoles residentes en el exterior, ya han nacido fuera de España 702.734, según admite el Gobierno de Mariano Rajoy. Pocos de ellos tienen esperanzas de volver a España, y sus hijos, menos aún. Pero ante estos hechos negros del nuevo proceso migratorio que estamos sufriendo, la oposición de izquierdas le ha preguntado al Gobierno del PP sobre qué medidas va a establecer para garantizar los derechos de españoles que se han visto obligados a emigrar.

Derechos de los emigrantes

Respecto a ese punto de los derechos de los emigrantes, el Gobierno de Rajoy calla, pero sí ha reconocido en un documento oficial al que extraconfidencial.com ha tenido acceso que “España viene teniendo un saldo migratorio negativo desde el año 2010 (dejan de vivir en España más personas de las que vienen a vivir a nuestro país)”, y que “si nos centramos en la población española, el saldo negativo se remonta a 2008“, de tal manera que desde 2008 hasta el primer semestre de 2013 “el saldo negativo se eleva, en relación con la población española, a –90.529”.

Ésa es sólo la primera parte del drama, la que se refiere mayormente al último tramo del Gobierno del socialista Rodríguez Zapatero; pero la realidad, llevada hasta 2014, es mucho más dura, según ha tenido que reconocer el propio Ejecutivo en otro documento oficial (en este caso, en una respuesta parlamentaria al socialista Miguel Ángel Heredia): casi 140.000 españoles se han visto obligados a emigrar al extranjero durante los años 2012 y 2013. Concretamente, 136.573 personas.

Según esos datos gubernamentales, el porcentaje de los emigrantes españoles ha aumentado de forma considerable: un 38% en 2013, respecto a los datos de 2012, exactamente 22.039 personas más. Así, en 2013, fueron 79.306 personas las que salieron de España, cuando en 2012 se vieron obligadas a emigrar ´sólo´ 57.267. La izquierda en general es crítica con estos datos, dramáticos por sí mismos: “El Gobierno ha invitado a demasiados jóvenes a irse lejos de su tierra y han tenido que hacerlo después del engaño del propio Gobierno, que aseguró que iba a crear tres millones de empleos”, según Heredia. 

Dos millones de españoles, en tierra extraña

En total, ya hay más de dos millones de españoles residentes fuera de España, según el PERE, pero la cifra sigue aumentando, porque en España no se crea empleo, según denuncia la oposición con los datos de la EPA en la mano. Ante este elevado volumen de emigración, el Gobierno quiere quitar hierro al asunto y en el citado documento oficial afirma que “dicha preponderancia de la cifra de españoles residentes en el exterior y nacidos fuera de España debe ser tenida en cuenta en el análisis de los movimientos migratorios desde un punto de vista sociológico, que no así desde el punto de vista de titularidad de derechos de ciudadanía“, y que la misma está directamente relacionada con:

– La concesión de nacionalidad a hijos y nietos de españoles por vía de la “Ley de la Memoria Histórica” (una ley de Zapatero, echándole, por tanto, la culpa al gobierno socialista), “que acceden a la ciudadanía sin necesidad de cambiar su residencia (muchos nunca han residido en España) y pasan a figurar en los Consulados como españoles residentes en el exterior (se han recibido 500.000 solicitudes de nacionalidad española por esta vía y se han concedido más de 250.000)”.

– “La salida de España de personas que llegaron como inmigrantes y que han regresado a su país de origen tras haber accedido a la nacionalidad española” (sic). Es decir, que han tenido que regresar a sus países de origen porque aquí ya sólo encontraban desahucio y miseria. 

Balones fuera

Igualmente, en un rasgo de tirar nuevamente balones fuera, el Ejecutivo vuelve a echar la culpa a la ´herencia recibida´ y afirma en su documento que “la realidad de saldo migratorio negativo de españoles, que como se ha señalado se remonta a 2008, había sido ignorada hasta el año 2012 en el marco de las políticas de emigración llevadas a cabo por el Gobierno anterior [sic]“.

Añade el equipo de Rajoy que ahora se ha impulsado un programa de subvenciones específicamente dirigido a los jóvenes españoles en el exterior, con la finalidad de financiación de actuaciones para la integración social y laboral de los jóvenes emigrantes; programas de formación, prácticas en empresas, de especialización profesional y de emprendimiento, que permitan la incorporación “en el mercado laboral del país de residencia” (sic: como se ve, no de vuelta a España); programas de perfeccionamiento de lengua extranjera en el país de residencia, y en último lugar, programas que faciliten el retorno, así como “la participación en proyectos emprendedores en España” (sic, en la ´emprendeduría´, ese agujero negro del que sólo sacan tajada algunos voceros de algunos periódicos).

Escasez de fondos

En concreto, el Gobierno está contento con la ´alucinante´ cifra dedicada en 2013 a tan ´benéfico´ y ´extraordinario´ fin: un total de 1.847.750 euros; vamos, la décima parte de lo que los ex responsables de Caja Madrid se gastaron en sus ´tarjetas negras´. Pero, eso sí, al que se quiera ir, el Gobierno le ´informa bien informado´ para que se vaya a gusto:

Los españoles que estén valorando salir de España y establecerse en otro país“, dice el Ejecutivo en su documento, “disponen desde el 2 de agosto de 2013 de la plataforma Movilidad Internacional, portal de Internet realizado con medios propios y cuyo objetivo es proporcionar a los usuarios acceso a través de un solo canal a la principal información sobre requisitos de estancia, residencia, estudio o trabajo en el país extranjero de destino, mediante la inclusión de contenidos específicos elaborados para el portal y la incorporación de enlaces a sitios webs oficiales de especial interés sobre cada materia“. Para que luego digan.

Jorge Ventura