Menú Portada

España se gasta 30 millones en mantener vivo el fantasma de la radiofrecuencia modulada (FM), mientras otros países como Noruega digitalizan sus emisiones

Agosto 29, 2016

El primer lote se ocupará del servicio de difusión en FM por un importe de 28.904.970,15 euros mientras que el segundo, para el servicio de distribución de audio, tendrá un presupuesto de 1.133.500,31 euros. La tecnología que sustituirá a la Frecuencia Modulada en toda Europa será un sistema digital conocido como DAB (Digital Audio Broadcasting)

jose antonio sanchez

Nada nuevo decimos cuando hablamos de la superioridad de los países nórdicos en Europa. Al menos en ámbitos como la Educación, la Sanidad o el civismo. Suecia, Finlandia, Dinamarca, Islandia y Noruega dan buena cuenta de ello. Hay ejemplos para todos. Suecia es referente en los valores. En abril de 2015 y tal y como informaba Extraconfidencial.com, el diccionario de referencia de la lengua sueca incluía un nuevo término: el pronombre personal neutro hen, que no tiene género y que se puede utilizar para hablar de las personas transexuales o aquellas que no se identifican con ninguno de los dos géneros. Finlandia, por su parte, exporta su modelo educativo. Un país que se sitúa siempre en los primeros puestos en los resultados del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA), siendo en muchas ocasiones el país europeo mejor clasificado. Esto se debe a un gran sistema educativo que no excluye a ningún alumno. Dinamarca, ha refinado su calidad de vida, contando con uno de los Estados de Bienestar más potentes del mundo y los daneses copan las primeras posiciones en las encuestas de felicidad. Islandia ejecuta una lucha ejemplar contra las injusticias sociales y bélicas. En 2011 se convirtió en el primer país de la zona occidental de Europa en reconocer el Estado palestino. Y ahora Noruega envía otra lección al mundo.

El país nórdico será el primero en eliminar la radio en Frecuencia Modulada. Este nuevo apagón, similar al analógico audiovisual, se producirá el próximo 11 de enero de 2017 y traerá consigo importantes beneficios para el país. La tecnología que sustituirá a la frecuencia modulada será un sistema digital conocido como DAB (Digital Audio Broadcasting), que ya dispone de una gran popularidad en Noruega con 22 emisoras distintas. Los oyentes tendrán acceso a contenidos de radio más diversos y plurales con nuevas funciones y una mejor calidad de sonido, ha explicado la ministra de Cultura, Thorhild Widvey.

España, a rebufo

Mientras tanto, en España, el Gobierno sigue gastando cantidades ingentes de dinero público para mantener viva una Frecuencia Modulada destinada al ocaso de sus días. La Dirección de Compras de la Corporación de Radio y Televisión Española, presidida por José Antonio Sánchez, se gastará 30.038.470,46 euros en los próximos cuatro años para perpetuar un fantasma viviente: el servicio de emisión de radio en FM.

Por un lado, se licitará el primer lote que se ocupará del servicio de difusión en FM por un importe de 28.904.970,15 euros, mientras que el segundo lote, para el servicio de distribución de audio, tendrá un presupuesto de 1.133.500,31 euros.

El sistema DAB, por el contrario, posibilita lanzar nuevas estaciones y servicios temporales de una forma más barata y no susceptible a cortes o al pirateo de la señal como la distribución por IP. Parece que los técnicos de la Corporación de Radio y Televisión Española no se encuentran informados de los últimos avances en difusión de señales audiovisuales en Europa. España, otra vez, a la cola del viejo continente, y por negligencia propia.