Menú Portada
El Gobierno español realizó complicadas gestiones con Somalia y la Unión Africana para la liberación de los pescadores

España pidió ayuda al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para solventar el secuestro del “Playa de Bakio”

Mayo 7, 2008

Informes de la ONU y la Organización Marítima Internacional han reiterado durante los últimos años la frecuencia de estos incidentes

Yáñez Barnuevo mostró su preocupación por los graves ilícitos contra la seguridad de las rutas marítimas internacionales en aguas de Somalia

Nuestro país emplazó a la comunidad internacional para actuar conjunta y coherentemente “bajo la égida de Naciones Unidas”


Todavía colean las gestiones realizadas por nuestro para liberar a los pescadores del “Playa de Bakio” apresados en aguas de Somalia. Finalmente, según las últimas informaciones conocidas, para garantizar la integridad física de los marineros, agentes del Centro Nacional de Inteligencia pagaron la cantidad exigida por los piratas para liberar a la tripulación del buque español.
No obstante, antes de este desembolso económico, nuestro país llevó la vía diplomática a la máxima escala, hasta agotarla. El pasado 23 de abril, el embajador de España y representante permanente en la ONU, Juan Antonio Yáñez Barnuevo, remitió una carta al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, solicitando apoyo para resolver tan delicado asunto. En la misiva, en poder de extraconfidencial.com, el delegado español y presidente de la Comisión Jurídica de este organismo, pidió a su homólogo sudafricano Dumisani Shadrack Kumalo, presidente del Consejo de Seguridad, ayuda para la resolución satisfactoria del secuestro.
Este es su contenido (Ver archivo adjunto):
Señor Presidente. Tengo el honor de dirigirme a Vuestra Excelencia para poner en su conocimiento que el 20 de abril de 2008 el barco pesquero español “Playa de Bakio” fue apresado en alta mar, a unas 230 millas de la costa de Somalia, por elementos no identificados. A bordo del buque viajaba una tripulación compuesta por 26 personas, de las que 13 son de nacionalidad española y las 13 restantes proceden de Ghana, Madagascar, Senegal y Seychelles.
A las 11.00 horas GMT del 20 de abril, la tripulación del “Playa de Bakio” se vio sorprendida por un grupo compuesto por una docena de personas fuertemente armadas y organizadas, que viajaban a bordo de una lancha rápida. Los asaltantes hicieron uso de lanzagranadas, causando graves daños materiales al buque, aunque sin afectar a su navegabilidad ni causar daños personales. Posteriormente, los asaltantes condujeron a la fuerza al buque y su tripulación a la costa de Somalia. El barco está actualmente fondeado en las cercanías del puerto de Hobyo y la tripulación continúa retenida contra su voluntad.
El Gobierno de España ha iniciado, sin dilación, contactos con las más altas autoridades del Gobierno Federal de Transición de Somalia, que han mostrado su solidaridad y cooperación, a fin de lograr la pronta y pacífica liberación de los marineros secuestrados y del buque. Asimismo, el Gobierno español ha entablado contactos a este respecto con la Unión Africana y otras organizaciones pertinentes y Gobiernos interesados. Por otro lado, con el objeto de realizar un seguimiento más estrecho del desarrollo de la situación, el Gobierno de España ha decidido destacar en la zona una unidad de la Marina española.
El Gobierno de España condena enérgicamente el apresamiento ilegal del buque “Playa de Bakio” y expresa el más ferviente deseo de que lamentables incidentes como éste no se vuelvan a producir, como desgraciadamente viene siendo el caso en estos últimos tiempos en las aguas adyacentes a las costas de Somalia, según se viene poniendo de manifiesto en los informes del Secretario General así como en las resoluciones aprobadas al respecto por la Asamblea General de las Naciones Unidas y por la Asamblea de la Organización Marítima Internacional.

Necesidad de actuar bajo la ONU

En este sentido, el Gobierno español quiere recalcar la necesidad de que la comunidad internacional actúe de manera conjunta y coherente, bajo la égida de Naciones Unidas, a fin de prevenir y castigar actos de esta naturaleza, que ponen en peligro la llegada y distribución de la ayuda humanitaria, contribuyen a la desestabilización de la región y constituyen una a1nenaza para la seguridad del tráfico marítimo internacional.
Por ello, las autoridades españolas desean trasladar esta información al Consejo de Seguridad con el propósito de contribuir a los trabajos y deliberaciones que el Consejo viene manteniendo con el objeto de salir al paso de manera efectiva frente a las graves acciones ilícitas que afectan a la seguridad de las rutas marítimas internacionales en las aguas en tomo a Somalia.
Mucho agradecería a Vuestra Excelencia que tuviera a bien hacer distribuir la presente carta como documento del Consejo de Seguridad. Aprovecho esta oportunidad para reiterarle, señor Presidente, el testimonio de mi más alta consideración. Juan Antonio Yáñez-Barnuevo.

J. J. Miravete