Menú Portada
A corto plazo se debería aumentar la plantilla de Hacienda en 1.687 personas para ganar operatividad

España necesitaría 26.718 nuevos funcionarios a largo plazo para reducir a la mitad el fraude, según Gestha

Enero 4, 2015

Los Técnicos del Ministerio de Hacienda calculan que la Agencia Tributaria estatal (AEAT) y la Intervención General del Estado (IGAE) necesitarían de esta cifra de empleados a medio y largo plazo para intensificar la lucha contra el fraude fiscal y reducir a la mitad el tamaño de la economía sumergida en nuestro país, que actualmente equivale al 24,6% del PIB, unos 253.000 millones de euros

pq_929_rajoy_montoro.jpg

Gestha señala que esta es una de las grandes carencias de nuestro sistema tributario si lo comparamos con la media de los países de la Unión Europea, donde existe un trabajador de Hacienda por cada 970 contribuyentes, mientras que en España hay uno por cada 1.958 contribuyentes, muy lejos de los países más avanzados, como Luxemburgo (un empleado por cada 574 contribuyentes), Alemania (740), Reino Unido (929) y Francia (942), que tiene tasas de economía sumergida entre el 10% y 15% del PIB.

Sin embargo, consciente de las limitaciones de los Presupuestos Generales del Estado y de la necesidad de cumplir con el déficit público, Gestha señala que esta ampliación de plantilla en la AEAT debe ser un objetivo a largo plazo. Por este motivo, los Técnicos han reclamado en numerosas ocasiones que Hacienda aumente en 187 millones su presupuesto en 2015 e incremente su plantilla en 1.687 personas para alcanzar el mismo nivel operativo que en 2010, justo el año que se iniciaron los recortes para paliar el déficit.

Además de esta medida para converger con la UE, los Técnicos consideran “imprescindible” una reestructuración profunda de la Agencia Tributaria estatal (AEAT) y el Ministerio de Hacienda para  controlar la eficacia del gasto público y la actividad de los gestores del gasto, además de exigir responsabilidades por la gestión en la lucha contra el fraude y en el control del gasto. Esto significaría que las normas internas de Hacienda atribuyan con claridad las funciones y competencias a los funcionarios, de forma que puedan reclamarse y no queden impunes las responsabilidades administrativas por los fiascos en la falta de detección de las grandes evasiones tributarias o el despilfarro en la construcción de grandes obras infrautilizadas.

Falta de compromiso y resistencias al cambio

Los Técnicos advierten que esta modernización de la AEAT y del Ministerio de Hacienda no será tarea fácil porque este año se intensificarán las resistencias de los funcionarios que se alternan para ocupar los puestos directivos en la Administración pública y que, a juicio de Gestha, constituyen una auténtica “casta retributiva” que rechaza la ampliación de plantillas para conservar sus privilegios por encima de la mejora en el servicio público.

No obstante, Gestha se muestra optimista porque dichos cambios serán inevitables debido al hartazgo de la población que viene exigiendo más eficacia, información y transparencia de la Administración pública.

Los Técnicos de Hacienda consideran que existe una falta de compromiso por parte de los sucesivos responsables administrativos en reducir el fraude y mejorar el control del gasto público, de forma que España es subcampeona de Europa en volumen de la economía sumergida, y ocupa la cuarta posición con el déficit más elevado de la UE. Por ello, Gestha cree que debe ser la sociedad la que exija responsabilidades a las autoridades administrativas.