Menú Portada

España, con un enorme Pau Gasol, torea a Francia y llega al final del Eurobasket

Septiembre 18, 2015
gasol

Ni tener delante a la actual campeona de Europa, ni 27.000 franceses que llenaron el Lille Arena, ni tampoco un arbitraje más que cuestionable ni siquiera las burlas desde el público cuando creían los franceses que la victoria francesa era segura con trompetas y “olés” pararon a la mejor España del torneo. Con un Gasol histórico e imparable, que ha liderado a una España muy bien acompañada en este partido de Sergio Rodríguez, que supo imprimir la velocidad y romper el juego en momentos clave, Francia sucumbió en la prórroga (85-70) en un partido que será recordado.

España subo sobreponerse a momentos malos en los que otros equipos se hubieran hundido. Al igual que con Grecia, ofreció una gran defensa y sólo tuvo un déficit, como en la eliminación del Mundial de España del año pasado, el rebote. Quizá Orenga desde su casa, se dio cuenta de lo que ofrece Felipe Reyes en esa faceta y lo que pudo haber aportado el año pasado, si le hubiera permitido jugar. Hoy con garra, cuando consiguió cerrarlo, la cosa cambio y de hecho, hubiera sido más justo haber ganado en los 40 minutos reglamentarios y no pasar a la prórroga.

Primera parte igualada

La primera parte fue muy igualada tras un ml arranque. España de nuevo siguió con casi nula aportación desde el perímetro y sus primeros cinco lanzamientos desde la línea de 6,75 fueron errados. La buena noticia, es que a pesar de ello, y que Francia dominaba el rebote ofensivo, no se escapaba en el marcador, consiguiendo una ventaja de 23-15 que se fue diluyendo. Un triple sensacional del Chacho Rodríguez, también muy enchufado en este partido, en el cierre de cuarto, dejaba en mínimos la ventaja francesa.

El segundo cuarto más de lo mismo, gran defensa pero malos porcentajes (3 de 12 en triples en total y 8 de 18 en tiros de dos), aun así, Francia no se despegaba y se llegó al descanso con una ventaja mínima para los locales, 33-32.

De nuevo, tercer cuarto para olvidar y remontada en el último

El arranque del tercer cuarto nos recordó al del partido contra Grecia. Pero si en ese partido partíamos con ventaja en el marcador, en este partido no era el caso y tras un o triple a tabla de Lauvergne, Francia alcanzó una ventaja máxima de 11 a tan sólo 12 minutos para el final del partido. Pero donde otros se hunden, España no. Un buen triple de Llull, que volvió a estar discreto en ataque pero enorme en defensa (si el martes su víctima fue Spanoulis hoy le tocó a Parker) la diferencia se estabilizó en los 6 puntos. España conseguía en ocasiones a cuatro y tres puntos, pero de nuevo se desaprovechó y se cerró el cuarto con nueve puntos a favor de los galos (52-61).

España siguió creyendo y tuvo su recompensa. Gasol seguía sumando y haciendo historia y tras una jugada suya se cerró un parcial de 10-0 dejando a España 1 arriba. Buenas defensas y una mejora en el rebote llevó a que se consiguiera una ventaja de 3 puntos a falta de tan sólo 16 segundos, pero un error, permitió que Batum clavó un triple desde la esquina mal defendido que llevó al empate. Gasol tuvo la segunda, forzó mucho y ante una defensa algo más que al límite, falló y tocó sufrir 5 minutos más en la prórroga.

Tras un intercambio de golpes, Francia consiguió escaparse de 3 puntos pero era otro partido para que Gasol hiciera historia y no lo desaprovechó. Cuatro puntos de puro carácter con mate y gancho incluidos, y la mejor defensa de Llull y Rudy con robo incluido llevaron a otros 3 puntos de ventaja. Pero entonces, una inocente falta de Claver, nos hizo pensar en que todo se esfumaba de nuevo. Los tres tiros libres de Batum posibilitaban un nuevo empate pero increíblemente erró los tres. Buena transición de España y mate de Gasol para sentenciar el partido y conseguir unos números de otro planeta, 40 puntos, 11 rebotes, 1 asistencia y 52 de valoración.

La selección española no sólo estará en una nueva final, también ya está en unos nuevos Juegos Olímpicos sin pasar por preolímpico tras un partido en el que Pau Gasol es más leyenda que nunca.